lunes, 24 de enero de 2011

La Isla 2.0 - 1x04 - Monstruo COMPLETO

Esta es una entrada de un juego, la experiencia La Isla 2.0. Es una especie de simbionte entre aquéllos míticos libros de "elige tu propia aventura", un juego de rol y una comunidad online completamente interactiva. El juego se desarrolla en tiempo real. Sólo de tus decisiones dependerá el curso de la historia. Si es la primera vez que juegas, por favor, rellena antes este formulario, solo te tomará un par de minutos.  Pulsa el botón "Fill Out My Form" para rellenar el cuestionario: . Se recomienda encarecidamente echarle un vistazo a las reglas del juego en este enlace permanente. Si te has perdido algún episodio y quieres ponerte al día, te recomendamos este enlace. Y recordad: todos los enigmas que se planteen en esta experiencia tienen una solución. No hay pregunta sin respuesta aunque, como ya hemos dicho, dependerá de ti, y sólo de ti, que las cosas lleguen a buen puerto.
Leo y Javier, que llevan ya muchos días de expedición, han logrado capturar vivos a dos "hombres de negro". Aún no pueden creer su suerte. Mientras, el equipo de rescate se aproxima cada vez más a ellos. En su camino han encontrado rastros de civilización, aunque a juzgar por los rastros en sí, se podría decir que ha pasado mucho tiempo desde que alguien estuvo allí. En las cuevas, M.J. y Claude tratan de idear nuevos planes para solventar los misterios de la isla.

Día 21


Amanece en las cuevas. 
Pero casi nadie ha dormido esta noche. La tercera guardia vino corriendo a despertar a todo el mundo. 

-¡Peligro!- gritaba. 

Asomándoos a la entrada de la cueva comenzáis a oír lo que ocurre. Desde el volcán llegan aullidos, gruñidos y bufidos, pero con una intensidad y fuerza que os hace pensar en películas de monos gigantes encaramados a rascacielos. Lo peor es que, cuando ya todo el mundo está despierto, asustados, oís como el sonido comienza a acercarse hacia las cuevas a gran velocidad. Es como si un animal enorme, que corre como una locomotora, fuera hacia las cuevas lanzando aullidos y gruñidos para que todo el mundo sepa que va a morir devorado por la bestia. 

La gente se abraza, llora, reza. Monto ha salido corriendo hacia el interior de la cueva y se ha desmayado junto a las pinturas rupestres. 

El sonido de la bestia se hace cada vez más cercano. Con los prismáticos de visión nocturna de M.J. creéis ver cómo los árboles de la jungla se mueven, se desplazan e incluso se caen al paso de lo que sea que viene hacia vosotros. 

-Coged algo que os sirva de arma- grita M.J., armado con un palo con punta que se ha afanado en afilar estos días. Parece igual de nervioso que el resto, pero sabe que hay que movilizarse. 

La alarma sonora que habíais preparado, la cuerda con objetos colgados para hacer ruido al ser tocada, comienza a resonar por todo el perímetro. Es como si el acantilado entero estuviera rodeado de sonidos. De pronto se oye un gemido gutural que os hace pitar los oídos y el ruido deja de avanzar. Aúlla y gruñe como si se hubiera abierto la puerta del averno. Pasados unos instantes llega el silencio. Pero nadie ve moverse la vegetación en dirección contraria. Lo que sea no ha vuelto sobre sus pasos, solamente se ha callado. 

Amanece en medio de la jungla.

Eliseo os ha despertado a todos un poco antes de la salida del sol. Cuando amanece por fin calculáis que ese poco ha sido un par de horas. Y, al poco de caminar, oís ruidos apagados en la vegetación.
Casi reptando os arrastráis entre la vegetación y veis, al abrigo de una elevación del terreno a un tipo vestido de negro, dormido o inconsciente, atado a un árbol. Al lado hay otro, en idénticas condiciones. Y, discutiendo alrededor del desayuno, están Leo y Javier. 

Buenos días, Isla.

EDITADO (25/01/11)


En las cuevas todo el mundo esta un poco nervioso por los sonidos que llegan desde la jungla. Parece como si un enorme monstruo merodease por allí. Después de derribar el sistema de seguridad se ha quedado resollando y gruñendo, aullando de cuando en cuando, cerca del campamento. Mientras, el equipo de rescate ha conseguido su objetivo, encontrar a Leo y Javier. Pero parece que no están solos. Han capturado a dos hombres de negro que no parece que hablen español. 

Día 22

Amanece en las cuevas. La gente está de los nervios. Cuando logran olvidarse de los ruidos, estos vuelven a resonar. Es como si un enorme animal estuviese observándoles desde la selva, junto al barranco. Es como si cada vez que bajaran la guardia el animal lo notase y gruñese, aullase o gimiese para recordarles que sigue ahí.

-Hay que hacer algo- dice M.J.-. No sé qué es, pero desde luego nadie nos garantiza que no vaya a saltar hacia aquí y a desayunarnos vivos. 

Amanece en la casa del árbol. El “ataque” que sufrió el prisionero al que el otro prisionero llama Ampalo no resultó mortal. Sus captores le socorrieron, quizá porque les sería de más utilidad vivo. Ahora los dos duermen amordazados. Las guardias durante la noche han sido tensas. Todos esperaban ver aparecer de la nada un ejército de “ninjas” al rescate. No se han encendido fuegos, se ha pasado la noche en la más absoluta oscuridad y en un silencio sepulcral. Algunos temen que, al no encontrarlos, los “ninjas” se dirijan a las cuevas y hagan una carnicería. Ahora desayunan y trazan un plan:

-¿Qué hacer con los prisioneros? ¿Podemos quedarnos aquí más tiempo? Demonios, ¿alguien tiene alguna idea?

EDITADO (26/01/11)


El equipo de rescate vuelve ya a las cuevas con Leo, Javier y dos “ninjas” que han tomado como prisioneros. Sus nombres parecen ser Ilo y Ampalo que, en esperanto vienen a significar Herramienta y Bombilla. Se muestran reacios a colaborar y están muy pero que muy asustados. Parece que sólo saben hablar esperanto. En uno de sus bolsillos uno de ellos llevaba un papel en el que parecía haber una lista de objetivos. Todos los objetivos apuntaban a la playa, las cuevas y las expediciones. Recorriendo la jungla a gran velocidad (por si salen a perseguirlos), el grupo ve cada vez más cerca el volcán. Visión que, por cierto, parece atemorizar aún más a los dos prisioneros. Mientras, en las cuevas, la gente lleva dos días asustada. En la jungla frente a su campamento hay algo que emite unos aterradores ruidos animales. 

Día 23

Amanece en la jungla. 

Por convenio del grupo se ha caminado la mitad de la noche para ganar tiempo. Cuando habéis parado a descansar calculabais que quedaba poco para la salida del sol. De hecho solo se montan dos guardias, una la hace Leo y la otra la hace Eliseo. En su turno de guardia os despertáis porque le oís hablar, tratando de no levantar mucho la voz. 

Está junto a los dos prisioneros. Uno de ellos (Ilo) está arrodillado con el cañón del arma de Eliseo apoyado en su frente. 

-¡Eliseo!- le grita Ludio, que era el que estaba más cerca- Creo que ya están suficientemente asustados. 

Eliseo mira a su alrededor y ve que todo el mundo se ha despertado y le está mirando. Guarda el arma y sonríe a todos. 

-Estaba intentando escapar. 

Ilo tiene un ojo morado. A su lado, Ampalo está llorando tirado en el suelo. 

-Bueno… no me miréis así, os estaba cubriendo el culo. Ya que estamos todos despiertos creo que es hora d continuar andando. Adelante, señores, que aquí no hay nada que ver. 

Cuando amanece ya lleváis un buen rato andando. Da la impresión de que últimamente no dormís demasiado.

Amanece en las cuevas y la situación está igual que el día anterior. Apenas nadie duerme, las guardias se montan de dos en dos en lugar de de uno en uno como hasta ahora. Los ruidos vuelven a empezar de cuando en cuando. Todo el mundo está un poco de los nervios.

EDITADO (27/01/11)


En el viaje de vuelta a las cuevas, el equipo tiene algunas diferencias de opinión con Eliseo, que piensa que los prisioneros son unos asesinos y hay que tratarlos como tales. El resto (en su mayoría) opina que primero habrá que enterarse de qué está sucediendo antes de linchar a nadie, para que no vuelva a ocurrir como con Monto (que estuvo 3 días desangrándose atado a un árbol y ahora vive con el resto en las cuevas). En ese campamento, de hecho, las cosas están bastante feas. Nadie se atreve a salir por si el ruido de afuera proviene de un enorme animal, como parece. Alguno de los supervivientes está comprobando las cuevas más pequeñas que hay sobre la que han elegido como campamento base. 

Día 24

Amanece en las cuevas.

La situación no ha variado mucho. Si bien parecía que lo que fuera se había callado, allí en la jungla, cuando alguien se atrevió a salir de las cuevas para echar una ojeada, lo que sea que hay ahí rugió como nunca antes, con una fiereza y un volumen que le hicieron caer de espaldas. 

Uno de los supervivientes, Fernando Montoya, está inspeccionando las cuevas más pequeñas que forman la pared en la que reside la cueva grande que habéis usado como campamento base. La mayoría son pasillos no demasiado largos e incómodos llenos de murciélagos. En alguna ha encontrado nuevos pasillos y grutas que se adentran en la piedra desde las grutas que dan al lago. Pretende acabar primero con la exploración externa para más adelante, pertrechado con luz y cuerda, comprobar hasta dónde llegan las sub-grutas. 

Malevoski, que ya inspeccionara una cueva con el resultado de una mejilla herida por el ala de un murciélago (herida que al final sanó estupendamente), está echándole una mano, a su manera. Parece que una de las cuevas pequeñas, según declara Malevoski, es suya y de nadie más. Que la necesita para escribir y esas cosas. Parece que está ayudando a Fernando por propio interés. Todos suponen que está buscando un mejor hogar que el que ha encontrado hasta ahora. 

A Fernando lo ve todo el mundo en un tráfago continuo, yendo al cementerio de aviones, a la playa y entrando en una de las cuevas. Nadie ayuda porque ha dicho que simplemente es algo personal, que quiere mantenerse ocupado para no pensar que lleva casi un mes perdido en una isla desierta. Los días en que se ha oído al “monstruo” ha dejado sus excursiones fuera del lago aunque ha seguido con la exploración de las cuevas. Al resto de supervivientes les parece divertido verle. Secretamente todos se sienten mejor cuando está liado con sus cuevas. Es como si fuese un ejemplo a seguir de entereza. Se mantiene ocupado. Pero, ¿no es eso lo que todos están haciendo?

Amanece en la jungla. 

La noche ha transcurrido sin incidentes. De manera velada habéis mantenido vigilados a los tres personajes que os quitan el sueño: Ampalo, Lio y Eliseo. Para vigilar a este último habéis usado la excusa de que puede ser peligroso hacer guardias de una sola persona ahora que tenemos a los prisioneros y, por el tiempo que ha pasado, ya deben haber salido a buscaros. Así os habéis asegurado de que no monte guardia él sólo con los prisioneros. 

Cuando amanece, desayunáis poco y rápido. Todo el mundo está deseando llegar a las cuevas. Flota en el aire un mal sentimiento. Tenéis ganas de llegar ya y despreocuparos de esta situación para comenzar a preocuparos de otra. Eliseo sigue molesto. No habla casi nada y, no sin cierto sarcasmo, ralentiza cada movimiento exigiendo una votación a mano alzada antes de cada bifurcación. Incluso lleva 24 horas pidiendo permiso para ir a la selva a hacer sus necesidades. 

Ahora mismo, de hecho, está en la jungla, suponéis que haciendo aguas mayores. Ahora que no está habláis:

-¿Qué pasa con este?- pregunta Leo- ¿Es de fiar o no?

EDITADO (28/01/11)
 
El viaje de la expedición de rescate se hace más tenso por momentos. El comportamiento de Eliseo para con los dos prisioneros ha conseguido que la mayor parte del grupo desconfíe de él. Por su parte, Eliseo ha acatado la idea de que todo debe ser votado por el grupo y parece estar disfrutando ralentizando a todos cada vez que se presenta un cruce de caminos, exigiendo votaciones a mano alzada. Su intención parece ser demostrar que han llegado muy rápido a rescatar a Leo y Javier y, en gran parte, gracias a que él mismo los ha capitaneado a través de la jungla y que, ahora, a la primera de cambio, ante la primera disparidad de opiniones, le apuntan con un arma y dudan de su liderazgo. Parece querer demostrar que se están equivocando de pleno. Virginia examina a Ilo (uno de los presos) para ver cómo sigue. Parece que no ha vuelto a tener más ataques y que está mejor dentro de lo que cabe. Pero no hay que olvidar que se han orinado varias veces encima, que están muertos de miedo y que son prisioneros atados. Mientras, en las cuevas, Claude trata de encender el GPS que M.J. había encontrado. Nada. No da señales de vida. Fernando Montoya sigue decidido a organizar mejor las cosas y piensa, con Javier, que hay que preocuparse más en salir de la isla que en descubrir misterios. 

Día 25

Amanece en La Isla. 

La noche del grupo de rescate ha sido tranquila. Lo mismo para la gente de las cuevas. Ni los unos han tenido encuentros inesperados (a pesar del ya clásico juego de luces de la noche en La Isla) ni los otros han oído ni una sola vez quejarse a la criatura de la jungla. 

La cosa cambia cuando (haciendo un cálculo aproximativo) quedan un par de horas para la salida del sol. En las cuevas todo el mundo es despertado por un desgarrador rugido que parece no terminar nunca. La gente que está de guardia se lamenta de no tener armas de fuego con que defenderse (la Luguer que encontró Diego en el cementerio de aviones está completamente inservible). La bestia zarandea los árboles muy cerca del borde del acantilado que da al lago. Su aullido es penetrante. Algunas personas en las cuevas se desmayan. 

El equipo de rescate, que hace noche a un día de camino (cálculo hecho por Eliseo), escuchan el desgarrador sonido y se despiertan aterrados. 

-Hay que correr, pueden estar en peligro- grita Eliseo, para luego refrenarse, mirar hacia el suelo y añadir-. Si el grupo está de acuerdo, claro. 

Y finalmente el grupo decide, en una especie de votación telepática que sí, que hay que correr. Los dos presos están ahora en pleno ataque de histeria. Ampalo sale corriendo gritando, se tropieza con una rama y se cae,  haciéndose una brecha enorme. Ilo se desmaya. No hay tiempo que perder, así que os planteáis una duda filosófica: 

Atarlos aquí o cargar con ellos hasta el campamento. 

Corréis como alma que lleva el diablo bosque adentro. Sale el sol, un sol que quema y pica en vuestra piel. Seguís corriendo. 

En las cuevas el aullido cesa mucho después del desayuno. La gente está en un estado de pánico indescriptible. Hay que hacer algo. 

A media tarde, el equipo de rescate llega a menos de cien metros del acantilado de las cuevas. 

¿Qué hacéis? 

EDITADO (29/01/11)


El “equipo de rescate”, con los dos prisioneros llegan junto al volcán, muy cerca de las cuevas y oyen los ruidos de lo que sea que ruge y mueve los árboles en el bosque. Al llegar, la cosa desaparece en dirección al volcán. Se reúnen con la gente de las cuevas. Monto, al ver a los dos prisioneros y, sobre todo, al ver a Leo y a Javier vestidos con las ropas de estos, entra en pánico y trata de huir. Virginia y Fernando Montoya le dan alcance. 

Día 26

La noche fue larga. Había mucho de que hablar y todo el mundo se alegró de que la expedición volviese. Con los prisioneros atados y una buena hoguera, os vais poniendo al día los unos a los otros de todo lo sucedido en este tiempo. Leo y Javier hablan del extraño aparato que propició la captura de los dos “ninjas”; una especie de circuito que dejaba a su alrededor un radio de animales muertos. También hablan de la cabaña y de los textos allí encontrados, datos que confirman Virginia, Ludio y los demás (añadiendo lo encontrado en la casa del árbol) que, además, han traído consigo algunos de los dibujos y un libro casero titulado “La Isla Misteriosa. Elige tu propia aventura”. Los de las cuevas hablan de los ruidos de la jungla, de los gruñidos, aullidos y demás que los han tenido en continuo estado de tensión durante días. La conversación se alarga hasta altas horas. 

Virginia y Alma enseñan a Monto, que parece estar más tranquilo después de haber deducido que Leo y Javier no eran ninjas, sino que solo estaban disfrazados, los dibujos de la casa del árbol. Monto se queda serio unos instantes, colocando frente a sí los dibujos con especial mimo. Está como ausente contemplándolos. Los señala con el dedo, acaricia las siluetas de los personajes y parece bastante contrariado cada vez que el texto en latín escrito encima impide ver con tranquilidad algún detalle de los dibujos. 

Ante las señas de Alma y virginia, Monto, finalmente, señala un dibujo que representa a toda la familia y señalando a la barriga de la mujer embarazada dice: Monto. Y parece ponerse muy triste mirando el dibujo. Los coge todos del suelo y se levanta con ellos. Se va hacia “la otra habitación”; la sala de las pinturas rupestres. Os asomáis y veis que se ha sentado allí en una esquina con los dibujos en el suelo y que está lloriqueando. 

Eliseo, alrededor de la hoguera, habla con todos aunque parece estar dirigiéndose sobre todo a las personas que se habían quedado con él en la playa. Las personas que sufrieron los ataques de los hombres de negro y que asumieron su mando cuando todo ocurrió:

-Señores, esos dos tipos de ahí son miembros del grupo que nos atacó, nos robó y nos atemorizó durante varias noches. Esos tipos de ahí, o sus amigos, no podemos saberlo con certeza, dispararon y mataron a Luis. Quizá incluso uno de ellos apretara el gatillo. 

La gente (sobre todo los que sufrieron el ataque mencionado) se empiezan a agitar.

-No digo que haya que tomar represalias contra ellos. No digo que haya que ejecutarlos al salir el sol. Solo digo que hay que tener cuidado con ellos. Sobre todo hay que pensar que es más que posible que sus colegas traten de venir a salvarlos. Son dos de los suyos perdidos en tierra hostil. Nosotros hemos hecho lo mismo con los dos de los nuestros, no parar hasta encontrarlos. Y estoy seguro que habríamos hecho cualquier cosa para rescatarlos. Aquí somos muchos egos y me parece respetable el hecho de querer vivir en democracia, pero en el ejército me enseñaron que la mejor defensa es un buen ataque. Así que, a pesar de que creo que la prioridad es salir de esta maldita isla, yo pienso ir primero a esas putas montañas a ver qué demonios pasa, cuántos son y qué pretenden. Por lo que sabemos hasta podrían tener un barco o un hidroavión. Y si hace falta pelear se peleará puesto que ellos han atacado primero. Si alguien quiere venir conmigo saldré mañana por la noche. No pienso aguantar más tiempo aquí, esperando que vengan a eliminarnos. 

El discurso es una arenga. La gente murmura entre sí, pero Eliseo no espera a la ronda de preguntas sino que sale de la cueva dejando a todos con las palabras dichas y el espíritu caliente. Mientras tanto, Javier, que también tiene unas ideas claras sobre lo que hacer, ha encontrado una enorme caracola de mar viniendo hacia las cuevas y se plantea pedir la palabra. Quizá no ahora, pero cree que es el momento de hablar. Puede que durante el desayuno, puede que a lo largo del día de mañana. 

Amanece en las cuevas y reunidos alrededor del desayuno la gente parece feliz. Esta noche el “monstruo” no ha dado señales de vida. Y están todos juntos otra vez, dando mayor sensación de seguridad. Sobre todo porque ahora tienen varias armas de fuego.


EDITADO (30/01/11)

Los supervivientes comienzan a poner en común sus inquietudes y a declarar sus intenciones. Se habla de que lo más importante es salir de La Isla y, para ello, se plantea la posibilidad de hacer varios grupos y comenzar a trabajar. Mientras que Eliseo pretende formar un ejército para volver a la montaña y Javier está convencido de poder construir algo que saque a todo el mundo de la isla, hay quien sigue opinando que habría que investigar todo lo que podáis, para poder usar lo que haya en la isla para salir de ella. Por su parte también hay quien opina que es una locura lo de ir haciendo grupos. Que trabajando todos juntos llegaréis antes a buen puerto. Virginia y Alma leen el libro “La Isla Misteriosa” junto a Monto. Parece confirmarse que ese libro lo escribieron su padre y su hermano, que alguna vez naufragaron en La Isla. A juzgar por la edad de Monto (unos sesenta o quizá más), el accidente fue hace mucho tiempo. Es ahora evidente que Monto vivió en la cabaña de la jungla, quizá incluso la casa del árbol fuera para él.

Día 27

Amanece en las cuevas.

Eliseo ha acabado de reparar todo el sistema de seguridad. Parece que era como si algo lo hubiera pisoteado todo. Ya vuelve a ser seguro el perímetro.

-Las cuevas vuelven a ser medianamente seguras- dice en el desayuno-. Al menos volvéis a tener alarma. No quisiera cargarme en mi conciencia que me fui sin dejaros el perímetro de seguridad activo. Por si vuelve el “monstruo”, o, lo que parece más probable, los amigos de estos dos a rescatarlos. Esta noche salgo hacia las montañas. Que me siga quien quiera.

Al menos ocho personas se levantan en ese momento (casi les falta ponerse firmes) y declaran su deseo de seguir a Eliseo a las montañas, para lo que sea.

-Nos llevaremos armas rudimentarias, por si hiciesen falta. No vamos a dejar a los que se quedan aquí sin las armas de fuego.

La lectura de “La Isla Misteriosa” revela que los aviadores amigos de la familia de Monto, que vivían en una especie de refugio secreto en una montaña, ya tenían que soportar a los “hombres de negro”. Leyendo la página a la que les ha conducido su elección, Alma y Virginia leen:

“John y Steve abren el armario de las armas. Hay muchas, ellos cogen dos. Salen al exterior. Los vemos por la pantalla. Rodean al otro hombre y, por sorpresa, le hacen levantar las manos. Hablan con él, pero el prisionero no habla inglés, ni español, ni alemán. Papá dice que hablan en un idioma inventado. El hombre de negro parece gritarles órdenes mientras gesticula mucho con las manos. Pero John y Steve no se dejan intimidar. Finalmente, John señala hacia donde está el volcán y el hombre de negro pone cara de susto, se arrodilla y entrega el arma. Le dicen que corra lo más lejos que pueda sin mirar atrás. Luego entran en secreto y ponen el nuevo arma en el armario de armas”.

Hora de apuntarse a grupos o tomar decisiones. Buenos días, Isla.  

148 comentarios:

Virginia dijo...

- Gracias a Dios - y salgo corriendo para abrazar a cada uno de ellos.

Después de comprobar que están sanos y salvos, les pido que nos cuenten cómo ha ido la expedición y qué han encontrado (aparte de a dos ninjas en calzoncillos :)) Cuando acaban les cuento que nosotros también hemos encontrado rastros del tal Leonardo Halbert Cruces, la casita del árbol de Wendy y el texto en latín. Pongo en común mi traducción con lo que pueda haber hecho Leo L.L. Les cuento también que escuchamos voces por el walkie.

- Pero lo más importante, es que hemos venido para llevaros de vuelta. Algo malo se cierne sobre la isla, y lo mejor es que permanezcamos juntos.

Quiero encontrar a la familia de la casita del árbol. Quiero comprobar si Monto es uno de ellos. No veo el momento de regresar todos juntos al campamento.

Ludio dijo...

(OFF: Pido disculpas, pero mi conexión ha sido nefasta)

Después de las palabras de la jefa contenta de reencontrarse con sus hijos, sólo puedo decirles, visto lo visto, que son los putos amos.

A lo que les cuenta Virginia voy añadiendo detalles, como que me llevó a la casita del amor y esas cosas tan útiles que me empiezan a caracterizar.

-Oye podríamos dejaros un rato más a ver si cogeis a todos los ninjas,... por cierto, bonito bombín.-

Virginia dijo...

- Como sigas por ahí, nuestra próxima excursión será a la casita de la Lobotomía Gratuita y Dolorosa. Que ya verás cómo te gusta, Lulú - le digo mientras le pateo flojito la espinilla. Y a Leo y Javier - Daba cague la casa, en serio. ¿Vosotros la habéis visto al pasar, o algo?

Grojniak dijo...

Llego atrasado, con las manos levantadas y pegando voces, me habia quedado un poco atras, hoy me desperté vago, pero al ver a los 2 vivos mi estado animico cambia radikalmente

-¡¡Leo, Javier!!! Q...Quien mierdas es este tio??? Habeis pillado a un ninja?? Estais bien?? Sois unos cabrones!!! llevais mas de una semana fuera y ya pensabamos que podiais estar fiambres!!!
¿Que habeis estado haciendo? Nosotros...

(Les voy contando lo que ha pasado en su ausencia)

...y entonces pum...Luis se cae de encima del acantil...

(Sigo contando)

...Entonces vimos a un hombre de negro atado a un arbol y al lado 2 personas que resultaron ser vosotros, entonces os lo contamos todo y asi llegamos al presente. Alguien tiene agua?

Vale, pues por fin os hemos dado alcance, que hacemos ahora con el ninja?

Vórtice Marxista dijo...

Leo y Javier están bastante nerviosos. Tienen a dos prisioneros y no saben cuántos más puede haber. De hecho, cuando les contáis la historia comienzan a pensar que se han expuesto demasiado, que al otro lado de la montaña podría haber un ejército. Eliseo confirma que al menos debe haber una veintena, pero podrían ser 200 dada la infraestructura que han demostrado tener.

Leo os cuenta lo de la cabaña (aunque parece que ya la habéis visto) y niega haber visto la casa del árbol, aunque reconoce que le ha picado la curiosidad. Os cuentan lo de "la farola" y el intrincado mecanismo que tenía en su interior.

-Bueno- dice Eliseo-, hay que pensar qué hacer con estos dos. Los de las montañas podrían tomar represalias si les damos matarile.

Al decir "matarile" apunta con la mano a uno de ellos, que se ha despertado con las voces, y hace el gesto del disparo. El tipo de orina encima y vuelve a desmayarse.

-¿Qué hacemos?

Ludio dijo...

-¿Os suena alguno de los nombres? A mí sólo el de Tadeo, que se confunde por lo general con Iscariote.- (Judas Iscariote es el que traiciona a Jesús, el Tadeo, por lo visto fue un apóstol que no se sabe cuándo formó parte de ellos)

Virginia dijo...

- ¿Qué tal si intentamos interrogarlos? Pero en un sitio algo más seguro... Tenemos que irnos a algún lugar donde podamos tener controlados a los que puedan venir a por esta gente. Leo, Javier, ¿alguna idea?

Grojniak dijo...

-Podriamos intentar interrogarlo, pero es posible que nos hable en Monto... Si no nos entiende, podriamos transportarlos hasta Monto y si no se hace caquita encima cuando los vea el pobre a lo mejor les puede sacar algo y decirnoslo por dibujitos en la arena... Pero claro, Monto esta en el quinto carajo ahora mismo, y llevarlos hasta alli puede ser dificil, asi que espero que nos entiendan. Eso siempre que Eliseo no vuelva a hacer que se mee y se desmaye nada mas levantarse.

OFF: Master, te felicito por la imagen del capitulo, esta guapisima.

Virginia dijo...

- Vale, Grojniak, ¿cómo lo hacemos? ¿Por las buenas o por las malas? ¿Los interrogamos aquí o nos los llevamos ya a otro sitio?

Grojniak dijo...

-Creo que deberiamos trasladarlos, como bien has dicho, no sea que llegue un tercero, y ya sabes lo que dicen de los que vienen a destiempo.

Grojniak dijo...

-Ah, y yo empezaría por las buenas, ya sabes... puede que los intrusos seamos nosotros... Les tengo ganas desde que mataron a Luis, pero no veo justo empezar a sacarles dientes sin asegurarnos antes de que van o no a colaborar.

Virginia dijo...

- Venga. Nos volvemos por donde hemos venido, si nadie tiene otra cosa que decir. Leo, Javier, escoltad a nuestros invitados - parezco una mala de película - Eliseo, Grojniak y Ludio encabezan el grupo, atentos a todo. Alma y yo vamos en la retaguardia. En marcha.

En cuanto encontremos un sitio que nos parezca seguro, nos paramos y tratamos de "dialogar" con los ninjas.

Grojniak dijo...

Acepto, mientras pienso que esta mujer tiene pinta de estar siendo buscada por al menos 2 paises, que agresividad lleva y que pronto saca el tema de apalear gente...

Virginia dijo...

- No me mires así. La familia es la familia. Lo de Luis no se perdona. Y además: ya nos están tocando mucho las narices, joder. Que nosotros sólo queríamos hacer turismo, ostias. Tanta metralleta y tanta lucecita y tanta mierda, demonio.

En cuanto me asegure de que uno de los ninjas me entiende, creo que le voy a decir: "Yo te puedo decir dónde están las luces, hijo mío, ¿Tú quieres saber dónde están las luces? EN MIS COJONES, NINJA. EN LA CENTRAL DE SEVILLANA ENDESA DE MIS SANTOS COJONES, DESECHO DE QUIRÓFANO, ANORMAL DE CARRITO".

Y me voy riendo para mí sola xD

Grojniak dijo...

-Si...si... yo es que en realidad estaba pensando en... mi familia y eso... y ... claro tu estabas en medio de mi mirada y... creerias que estaba pensando que eres muy agresiva o algo asi pero.... estaba pensando en .... uuuy... eso de alli es una flauta??

Intento utilizar el desconcierto para distraer la atención mientras pienso que como se le crucen un poco los cables nos puede matar a alguno...

Virginia dijo...

Voy por el camino murmurando cosas como "gr... turismo... puta compañía low cost.. grrr... losmuertoerninya..."

Vórtice Marxista dijo...

Dicho y hecho:
Se trasnporta a los prisioneros jungla adentro en busca de un sitio tranquilo donde destrip... donde interrogarlos. Al llegar a la cabaña alguien sugiere que puede ser un buen sitio.
¿Qué opináis?

Virginia dijo...

- Mira, Bulto. La casita de Wendy. Me parece un sitio perfecto. ¿Cabemos todos?

Si es así y subimos, desde la puerta digo:

- ¿No gustarían pasar para tomar una tasita de café?

Grojniak dijo...

- Yo me quedo en la puerta, montando guardia, por si los ninjas.

Claude dijo...

-Joder con el sonidito de los cojones. No, si sabia yo que al final hoy no dorm...
Pero...
¿Pero que?
Me pongo nervioso cuando me doy cuenta de que el sonido es demasiado fuerte y esta demasiado cerca como para no ponerse nervioso.
Y ya me cago en los pantalones cuando escucho a MJ diciendo que los arboles se estan cayendo.
Entro en schok, con mi tic en el ojo. Escucho algo asi como pelo, y, tras pensarlo un momento, me doy cuenta de que alguien ha dicho palo.
Veo a MJ con un palo en la mano y supongo que se refiere a que cogamos un palo para defendernos.
Asi lo hago.
Cogo una piedra del tamaño de una pelota de ping pong y me dispongo a lanzarla con todas mis fuerzas en cuanto aparezca el monstruo gigante... o lo que mierda sea eso

Vórtice Marxista dijo...

En realidad yo me refería a la cabaña y no a la casa del árbol, pero como se ve que a la gente no le parece mala idea, al cabo de un rato llegáis a la casa del árbol y obligáis a subir a los dos prisioneros. Virginia, que sube primero, despliega la escala de lianas trenzadas y peldaños de madera. Los dos presos, ahora despiestos, parecen bastante asustados y el hecho de que portéis sus armas y sus walkies no les alegran el día. El hecho, además, de estar subiéndolos a la casa del árbol aún parece sentarles peor.
Una vez arriba "los acomodais" y...

Grojniak dijo...

No me gustan las voces que escucho ahi dentro... esto pinta mal...

Virginia dijo...

Me llevo a Eliseo aparte y le digo:

-Creo que deberíamos empezar por las buenas. Y si no funciona, pasamos al poli bueno y poli malo. Yo soy el bueno, claro. Y si no, a ostias. ¿Te parece?

dhyrxios dijo...

Bueno si nadie ha dicho nada yo tambien me disfrazo de nija cojo el sufil y le doy la pistola ha Virginia.

-Toma la verdad es que no se si sabes utilizarla pero ma da la impresión de que si.

Por la forma en el que hablan es probable de que Monto sepan lo que dice.Me parece bastante bien lo de la casa del árbol.Ya que sus "amigos" no tardarán en buscarlos de hecho pienso que los que se han quedado en el nuevo refugio corren mucho peligro.

Ahora es cuando las cosas se ponen serias creo que no pararan hasta encontrar ha estos dos,por lo tanto devemos ser mas cautos.

Deveriamos pensar en salir de aqui lo antes posible.En el cementerio habia un barco con botes salvavidas , con mis herramientas,algo de ingenio y mucho trabajo podiamos hacer algo.

_ALMA_ dijo...

OFF: He conseguido leerme todo lo que me perdí, mañana por la mañana me reengancho, mi personaje quiere saber, al igual que Virginia, si Monto era de esa familia (o de cualquier otra) y se lo hace saber(a Virginia).
En cuanto a los nuevos seguramente pecará de pesada en no hacer daño, pero si la cosa se pone difícil dejará hacer, hasta ciertos límites.
Intentará saber todo lo que pueda de los prisioneros.

OFF, OFF: LBP2!!! Queremos jugar con vosotros Master :D

Virginia dijo...

Le devuelvo la pistola a Javier:

- Tío, yo no tengo ni idea de cómo se usa esto, lo siento. Soy profesora. Si tengo que darle una tunda al ninja, prefiero hacerlo a puñetazos, aunque me reviente las manos. Quédatela tú, y si no sabes usarla, que no creo porque seguro que sí, dásela a alguien que pueda protegernos a todos.

Espero la respuesta de Eliseo.

Vórtice Marxista dijo...

A juzgar por la escandalera que se está montando en los walkies (que ya tenéis 3), los klingon están bastante nerviosos. Los dos presos miran a los walkies con nerviosismo, como si estuvieran preparándose para saltar hacia uno de ellos, pulsarlo con la nariz y pedir socorro.

-Bien, empecemos por las buenas- dice Eliseo acuclillándose frente al que se meó antes-. A ver, tú... ¿quién coño eres?
-Bonvolu... mi ne parolas la hispanan. Mi ne komprenas vin. Kion vi diris ?
-Creo que dice que no te comprende- dice Leo-. Que no habla español.
Eliseo asiente con la cabeza y a punto está de volver a la carga cuando ve que el otro, el que no se meó, está soltando espumarajos por la boca y convulsionando.
-Li ne povas spiri- grita el otro.
Los que van armados levantan las armas y apuntan por si se trata de una maniobra de distacción.

Virginia dijo...

Me acerco por detrás y trato de sujetarle la cabeza. Pido ayuda. No sé si se trata de un ataque epiléptico, pero no quiero que se haga daño. Pregunto en inglés al compañero si sabe su nombre y lo que le pasa, con un tono de voz un tanto amenazante. Espero respuesta.

Vórtice Marxista dijo...

Día 22

Amanece en las cuevas. La gente está de los nervios. Cuando logran olvidarse de los ruidos, estos vuelven a resonar. Es como si un enorme animal estuviese observándoles desde la selva, junto al barranco. Es como si cada vez que bajaran la guardia el animal lo notase y gruñese, aullase o gimiese para recordarles que sigue ahí.

-Hay que hacer algo- dice M.J.-. No sé qué es, pero desde luego nadie nos garantiza que no vaya a saltar hacia aquí y a desayunarnos vivos.

Amanece en la casa del árbol. El “ataque” que sufrió el prisionero al que el otro prisionero llama Ampalo no resultó mortal. Sus captores le socorrieron, quizá porque les sería de más utilidad vivo. Ahora los dos duermen amordazados. Las guardias durante la noche han sido tensas. Todos esperaban ver aparecer de la nada un ejército de “ninjas” al rescate. No se han encendido fuegos, se ha pasado la noche en la más absoluta oscuridad y en un silencio sepulcral. Algunos temen que, al no encontrarlos, los “ninjas” se dirijan a las cuevas y hagan una carnicería. Ahora desayunan y trazan un plan:

-¿Qué hacer con los prisioneros? ¿Podemos quedarnos aquí más tiempo? Demonios, ¿alguien tiene alguna idea?

Virginia dijo...

Yo sigo intentando mantener una comunicación con ellos, en inglés, con palabras conciliadoras, todo muy básico: no os preocupéis, no queremos haceros daño, sólo intentamos salir de esta isla... cosas así. Cuando amanece le digo a los demás:

- Señores: está claro que si alguien ha echado ya de menos a estos dos, estarán de camino para buscarlos. Así que más vale que los movamos. Propongo que volvamos al campamento y una vez allí ya decidiremos qué hacer. Mejor estar todos juntos para afrontar un ataque, que desperdigados en esta maldita isla. - Cojo aire. Espero reacciones - Además, supongo que se estarán preguntando si hemos tenido éxito en la misión. Y otra cosa: Alma y yo estamos deseando hablar con Monto y enseñarle los dibujos de la casita. Me da la sensación de que nos vamos a llevar una sorpresa.

Dicho esto, espero la respuesta de mis compañeros.

Vórtice Marxista dijo...

Vuestros intentos de comunicaros en inglés dan como resultado:

-Mi ne parolas la lingvon anglan. Mia familio invitas la afablajn najbarojn.

El que sufrió el ataque parece un poco fuera de sí, como si estuviera en shock. Repite frases mientras se balancea alante y atrás sobre sí mismo:

-Ni trovas malnovan konstruaĵo. ŝi malfermas la rompitan fenestron. La flugmaŝino flugas super la montoj- y de pronto parece recordar algo, se ríe y luego, casi inmediatamente en tono serio y alarmado grita:- La ŝtormo alvenas al la groto!

Y vuelve a tener otro ataque, esta vez más fuerte.

-Voku kuraciston!- grita Ampalo, asustado.

Virginia dijo...

- NOOO ENTIEEENDO LOOO QUEE DICEEE TU AMIGOOO. YOOO AYUDAAR. ¿MEDICINA? YOOO AYUDAAAR - le medio grito al otro, mientras trato de que a Ampalo se le pase el ataque. - LLEVAAAR A POR AYUDAA. CAMPAMENTO. AMIIGOS. MONTO!

Vórtice Marxista dijo...

Virginia, Ampalo (que es al que no le dan los ataques) te señala, piensa un poco y dice:

-¿MEDICINO? ¿MEDICINAJO? E... KURACILO. EPILEPSIO. NE, NE, MONTO NE, NE, BONVOLU, NE.

Virginia dijo...

- Vale. Epilepsia. Medicina. Monto, no. Ne. Ne. - miro al resto - Gente, hay que llevar a este tío al campamento. Ángela podrá hacer algo por él, seguro. Además, creo que podríamos convencerles para que nos ayudaran si primero ayudamos a este colega. Miro a Ampalo - Vale. Tú, Ampalo. Yo Virginia. - señalo a Epi - ¿y éste? ¿Nombre? ¿Nomi? ¿Name?

Ludio dijo...

(OFF: Esta mensaje se supone que lo puse antes, hacia las 14.00, pero no se terminó de cargar, igualmente lo pongo ahora)

-Bien, ahora que ya lo he meditado,... En primer lugar yo me apunté al grupo de rescate, no al de tortura a los presos, que por cierto, están acojonadísimos, un detalle que no deberíais pasar por alto.

-Sé que estais molestos por lo de Luís, pero ¿Quién coño es Luís? El tipo que sacó el equipaje del agua, un detallazo, pero permitidme decir que a pesar de eso no le cogí mucho cariño. De hecho, no supe su nombre hasta que alguien dijo unas palabras en su funeral, las mismas palabras que podríamos decir en el de cualquiera de nosotros,... qué bueno era y la verdad es que no tenemos ni puta idea sobre ninguno de nosotros.

-Sólo comentar que en uno de mis viajes a México, al DF, aprendí el uso de armas de fuego, incluso me tatué un revolver, por si lo quereis tener en cuenta.

-En conclusión, sólo quiero volver a las cuevas.

Virginia dijo...

- Me parece perfecto y estoy de acuerdo con Ludio. Yo pensaba que podríamos sacarle información a las malas, en un momento dado, si por las buenas no funcionaba, pero me doy cuenta de que es cierto... están acojonadísimos. Así que vamos a probar a tranquilizarlos y a tratar de dialogar con ellos en condiciones. Pero desde el campamento. Y si nadie tiene nada más que decir, nos vamos en cinco minutos.

Pa tí la pistola, tío. Seguro que nos puedes proteger mejor que nadie.

Vórtice Marxista dijo...

-¿Y si me dejáis un rato a solas con ellos, a ver si consigo sacarles algo de información?- dice Eliseo.

Virginia dijo...

- Déjate, tío. Que no somos unos bestias, y ya se nos ha pasado la euforia de lo de Luis.

Me vuelvo a los prisioneros:

- Campamento. Casa. Home. Nosotros. Juntos. Together. Ayuda. ¿Nombre de este? - señalo a Epi - Nombre.

Vórtice Marxista dijo...

El tipo se lleva la mano al pecho y dice:

-AM PA LO.

Luego señala a su compañero, ahora dormido y con mala pinta y dice:

-ILO. I LO-luego abarcándo a los dos con un gesto de las manos y luego dirijiendo las palmas a vosotros añade:- A MI KOJ. Amikoj. Ampalo, Ilo, amikoj.

Eliseo no se ha tomado bien que no le hayáis dejado a solas con los prisioneros. Ha lanzado una mirada de "me voy a callar" y ha dicho que os espera abajo. El grupo va a partir hacia las cuevas. ¿Algo que añadir?

Vórtice Marxista dijo...

¿Os lleváis algo de la casa del árbol o de la cabaña?

Virginia dijo...

Me la refanfinfla Eliseo. A cagar. De la cueva me llevo lo que dije hace unos días: los dibujos, y las anotaciones que tomé con el texto en latín. Creo recordar que había textos de Leonardo Halberg. Si es así, me los llevo también. Enga, al campamento.

Vórtice Marxista dijo...

Si con cueva te refieres a cabaña, sí, hay varios libros, uno de ellos de Leonardo Hallberg Cruces, "La Persecución de mis Visceras" que, por cierto, el titulo te recuerda a algo que te dijo Malevoski que había soñado o algo así. También hay libros de literatura juvenil. Unos votos de boda que parecen ideados para casarse en una jungla, un traje de novia, una pipa con su atacador y sus varitas para limpiarla, botellas de licor... y algunos dibujos de un niño.
Y si con cueva te refieres a casa del árbol, también. Allí hay un "libro" que son varios folios doblados por la mitad y grapados que está firmado por Tadeo Hallberg y Leonardo Hallberg y que parece un libro de "elige tu propia aventura" que habla de una isla misteriosa.
Además también hay dibujos en las paredes, la mayoría tapados por el texto en latín que te afanas en traducir. Ah, y el gramófono con el disco con el himno en latín.

¿Qué es lo que os lleváis exactamente? Ya vais camino a las cuevas, así que esta decisión es retroactiva.

Virginia dijo...

Las cosas de la casa del árbol, libro, dibujos, etc. Sorry por el error!

Vórtice Marxista dijo...

Habéis avanzado bastante, lleváis un paso muy bueno, casi que vais corriendo.No obstante hay cosas que os frenan. La primera los prisioneros que, casi sin querer, parecen estar desviándoos hacia la costa poco a poco. Cada vez que miran hacia la selva miran hacia adelante y hacia arriba y parecen muy asustados.
Se va acercando la noche y la pregunta es sencilla: descansar o seguir sin dormir.

Por cierto, ¿cómo habéis repartido las armas?

dhyrxios dijo...

Al ver el ataque que sufre miro entre los bosillos y busco alguna medicina que tuviera.
-Leo es probable que la medicina que necesita esten en sus ropas.Buscate haber si tienes algo.

-Eliseo veos que entiendes de armas toma esta pistola.

Sigo pensando que tendriamos que salir de aqui ya sea en un coco o en un cacho de madera,pero hay que salir de aqui la cosa se va ha poner bastante mal.

Virginia dijo...

(OFF: JAJAJAJAJAJA en un coco xDDDD, me ha encantao).

Yo preferiría seguir.

No sé qué armas tiene el resto. Me parece que esta mañana, por error, le dí una pistola que en realidad NO TENGO (la que me ofreció Javier) a Ludio xD. Así que no sé exactamente lo que lleva cada uno. Yo llevo un palo largo y ya está.

Vórtice Marxista dijo...

En el bolsillo de uno de ellos había un papel arrugado, al abrirlo pone:

-Plaĝo. (esta palabra está tachada)
-Grotoj - monstro
-Ekspedicioj - elimini instrukcio
-Aviadistoj - elimini instrukcio

En un bolsillo del otro pantalón hay una brújula.

Vórtice Marxista dijo...

Bueno, parece que Eliseo recibe la pistola de manos de Javier, a Ludio le entregan uno de los rifles de los "ninjas", Javier (creo)lleva el otro y Alma lleva una pistola de bengalas ¿o eso último lo he soñado?

Ilo cuchichea en voz baja con Ampalo, Eliseo, que no les quita ojo, le da un culatazo entre los omóplatos.

-A callar ahí delante. Andar y callar.

Virginia dijo...

- A ver... yo no hablo el idioma, pero esto está clarísimo. Es la lista de tareas de estos dos y sus amigos, mirad:

- Plaĝo - Playa. Tachada. Recordad que ahí ya tuvieron problemas con estos, y si está tachado es porque está "hecho".
-Grotoj - Grutas? y "monstro"... ¿hace falta que lo traduzca?
-Ekspedicioj - Expedición. No sé si se refiere a Javier y Leo o a nosotros... elimini instrukcio - pues lo de instruckcio me suena a instrucciones, pero no sé... elimini, pos otro tanto de lo mismo.

-Aviadistoj - elimini instrukcio.

¿Aviador? ¿Avión? ¿Aviación? ¿Avanzadilla?...

Claude dijo...

bueno MJ.
si tu dices que hay que ir, se va, pero ir pa na, es tonteria
asi que vamos

Vórtice Marxista dijo...

-Llevo rato pensando en todo esto- dice Leo, que ha estado callado casi todo el tiempo desde que lo encontrásteis-. Ya he dicho que sé un poquito de esperanto y definitivamente esto es esperanto. Dicen que no hablan ni español ni inglés... qué raro, ¿no? Me niego a creer que solo hablen esperanto. Sería muy absurdo... vamos, que daría un poco de grima. De las cosas que ha dicho antes he creido entender que la tormenta va a llegar a la playa, eso casi seguro. Luego ha habido cosas super raras, de ventanas rotas y edificios viejos y algo sobre un avión sobre las montañas. Mirad, es fácil, todos los sustantivos en esperanto acaban en "o". Monto, Groto, Plago, Monstro... añadiéndole una "j" al final (que se pronuncia como "i") tenemos un plural. Así que grotoj sería grutas o cuevas. El sufijo isto o disto suele indicar una profesión... dentisto, por ejemplo, así que aviadisto debe de ser piloto o aviador. En plural, porque es aviadistoj. Pero... lo que más me está poniendo la piel de gallina es lo de monstro. ¿De qué demonios hablan?

Grojniak dijo...

-Si llego a saber que no iba a haber tortura hubiera entrado con vosotros a la cabaña del arbol, vaya frio de cojones hacia toda la noche fuera.

- Uff, Leo, menos mal que alguien sabe algo de lo que habla esa gente porque me iba a volver loko. Elimini instrukcio deberá ser algo asi como eliminar instrucciones no? Vale en todo caso puedo sacar una conclusión: Es un grupo lo suficientemente amplio como para tener una estrategia superdetallada con lo que hacer en cada momento.

-Se me viene algo a la mente, recordando lo que me contasteis sobre los barcos nazis hundidos... hay alguna posibilidad de que ellos estuvieran intentando en su epoca instaurar el esperanto o lo hablaban entre ellos como lengua secreta? ¿Hay una historiadora aqui en la Atlantida verdad?

-Otra cosa, si monto significa montaña (ya que has dicho lo de los sustantivos), los padres de monto son/eran hippies?

Vórtice Marxista dijo...

Día 23

Amanece en la jungla.

Por convenio del grupo se ha caminado la mitad de la noche para ganar tiempo. Cuando habéis parado a descansar calculabais que quedaba poco para la salida del sol. De hecho solo se montan dos guardias, una la hace Leo y la otra la hace Eliseo. En su turno de guardia os despertáis porque le oís hablar, tratando de no levantar mucho la voz.

Está junto a los dos prisioneros. Uno de ellos (Ilo) está arrodillado con el cañón del arma de Eliseo apoyado en su frente.

-¡Eliseo!- le grita Ludio, que era el que estaba más cerca- Creo que ya están suficientemente asustados.

Eliseo mira a su alrededor y ve que todo el mundo se ha despertado y le está mirando. Guarda el arma y sonríe a todos.

-Estaba intentando escapar.

Ilo tiene un ojo morado. A su lado, Ampalo está llorando tirado en el suelo.

-Bueno… no me miréis así, os estaba cubriendo el culo. Ya que estamos todos despiertos creo que es hora d continuar andando. Adelante, señores, que aquí no hay nada que ver.

Cuando amanece ya lleváis un buen rato andando. Da la impresión de que últimamente no dormís demasiado.

Amanece en las cuevas y la situación está igual que el día anterior. Apenas nadie duerme, las guardias se montan de dos en dos en lugar de de uno en uno como hasta ahora. Los ruidos vuelven a empezar de cuando en cuando. Todo el mundo está un poco de los nervios.

Grojniak dijo...

-Mira Eliseo, me da igual quien mierda te creas que eres, o que te creas muy duro por tus soplapoyeces de la marina, pero no eres nadie para hacerle daño a los prisioneros. Si hubieran intentado algo, nos hubieras despertado y hubieramos ayudado, pero no me creo un cipote que eso lo hayan causado ellos. Somos un grupo y las decisiones las tomamos entre todos, no porque sepas camuflarte y usar un rifle tienes derecho a hacerle daño a nadie, ni amenazarle de muerte con el rifle en la cabeza. Ademas, te delatas intentando escurrir el bulto.

Al resto del grupo:

-No pienso continuar andando con el grupo tan tranquilo mientras Eliseo lleve un arma.

Ludio dijo...

Ayer me echaba las manos en la cabeza cuando vi que Javier le daba el arma a Eliseo, pero claro, tampoco ha pasado mucho tiempo con él. Es obvio que los prisioneros le conocen de antes y empiezo a pensar que en cuanto lleguemos haremos un recuento con los que veníamos en el vuelo. Intento, sin que se note mucho, hacerle saber mis inquietudes a Virginia y Grojniak. Haciendo incapié en dos preguntas ¿Qué pasó en la playa exactamente?¿Quién es Eliseo?

Vórtice Marxista dijo...

Grojniak, Eliseo se encara contigo y te mira fijamente a los ojos. Sin perder la sonrisa te dice:
-Chaval, si digo que se estaban intentando escapar esporque se estaban intentando escapar. Ya he visto suficiente mierda como apra saber calar a estas personas. Y si resulta que me tienen miedo es muy evidente el porqué. Seguro que participaron en la incursión a la playa y saben que les perseguí y les planté cara. ¿Tengo que recordarte que esta gentuza se cargó a Luis?

_ALMA_ dijo...

- Eliseo, te estás pasando de listo, no hacía falta tanta violencia, ESTÁN LLORANDO, TE ENTERAS? GILIPOLLAS! (le apunto con la pistola de bengalas)

Me acerco a los prisioneros, intento tender mi mano y tocar la rodilla de uno de ellos, pido disculpas con las palmas de las manos juntas.

- Voto por que Eliseo de el arma a alguno de nosotros hasta que comprenda que las personas sufren.

- También creo que este pobre tiene asma, si no es así y tiene epilepsia no le hará daño esto- saco de mi mochila Noni, hago una plasta, la pongo en una hoja y se la ofrezco a el prisionero enfermo haciendo gestos de respirar hondamente y sonriendo- Toma, come.Toma tu también- le doy coco al otro.

- Monto nos suplicaba que no fuéramos al volcán, estos dos están muertos de miedo pensando que los llevamos allí, quizá al llegar deberíamos quedarnos cerca e ir a por Monto para que hablen, además, no os pareció entender que nos decían algo sobre su familia y que recibían gente buena?? No se, no se...

Luego hojeo el libro de Elige tu aventura e intento buscar conexiones con lo que nos ha pasado.

Finalmente me acerco a los prisioneros con agua, se la doy y les enseño los dibujos de niño de la cabaña.

- Joaquín?? - hago gestos de tener un bebé en brazos, de estar embarazada, etc.

Vórtice Marxista dijo...

-Vaya, rebelión en la granja- dice Eliseo-. Juso lo que esta gente quiere, no sé si lo habéis notado. Estamos todos bailando al son de los putos ninjas. Nos han robado, disparado y asustado casi desde que caímos en esta puta isla y, en lugar de hacer las cosas como Dios manda, resulta que discutimos entre nosotros. Puede que yo me caliente, nena, y que se me vaya la mano de cuando en cuando, pero... joder, esta gente se cargó a Luis y sigo pensando que si me tienen miedo es porque los perseguí selva adentro. Yo podría haber sido Luis y podríais haberme enterrado y no enteraros de mi nombre, como ha dicho el de los tatuajes, hasta que alguien dijera unas falsas palabras en mi entierro. Si queréis jugar a la excursión de los scouts, adelante- saca el arma, le da la vuelta y se la entrega a Alma por la empuñadura-. Cuando llegue a las cuevas veré quien está de acuerdo conmigo y nos vamos a ir a las putas montañas a ver qué cojones pasa aquí. Vosotros podéis seguir recolectando lechugas, haciendo cacharros y lo que queráis, pero yo no pienso esperar a que me disparen por la espalda como hicieron con Luis. A ver, grupo- eso de grupo lo dice con retintín-. ¿Seguimos andando o hacemos un picnic? Yo voto por seguir andando, pero me acojo a lo que diga la democracia isleña que prefiere apuntar a la cabeza a un compañero con una puta pistola de bengalas que a dos cerdos que nos están masacrando.

Y diciendo esto levanta la mano, como si estuviera votando.

Ludio dijo...

-Vamos Eliseo, no te pongas a la defensiva, nadie te juzga. Entiendo que estés molesto y si piensas que hacer de justiciero va a cambiar algo, allá tú, pero no creo que ayude en estos momentos. Además, te comprendo, ahora que tengo un rifle no dudaría en usarlo contra alguien que pudiera hacernos daño, pero me gusta estar seguro de que el que se lleve un balazo por mi parte, al menos, se lo merezca.

Entonces mientras sonrío miro a todo el grupo como si estuviera mirando una foto panorámica.

_ALMA_ dijo...

- Pero vamos a ver Eliseo, hace falta responder a la violencia con violencia? NO te ha gustado que te apunte, verdad? Te hubiera gustado que a ti se te tratara de otra forma, no? Somos más y están atados, si intentan escapar me parece normal, yo también lo haría, en cuanto a la muerte de Luis, falsas palabras serán para vosotros, Luis tuvo dos cojones para anteponer nuestras necesidades a las suyas, y por eso se merecía todo nuestro respeto.
Yo no digo que sean unos santitos, no se que circunstancias les mueve a hacer lo que hacen, pero nosotros también hemos echo cosas que sin saber porqué puede parecer que somos unos cabrones. Pueden perfectamente ser malas personas, pero también pueden ser buenas personas intentando defender lo suyo. NO LO SABEMOS. Y si vamos con violencia nunca lo sabremos, solo recibiremos MÁS VIOLENCIA.

Yo tb voto por seguir andando, estoy deseando que Monto se encuentre con ellos, creo que así podremos saber si ambos bandos debemos unirnos en contra de un enemigo común, la bestia a la que teme Monto.

Vuelvo a repetir, no se si son malos o buenos, solo se que sienten, y no me gustaría que volviera pasar igual que con Monto.

Le devuelvo la pistola a Eliseo, entiendo tus razonamientos aunque no los comparta, voy a confiar en ti, espero que tu hagas lo mismo conmigo.

OFF: Master, del resto he sacado algo en claro??

Virginia dijo...

- Sigamos, por favor. Y tratad de tranquilizaros todos.- me llevo a Eliseo aparte - Por favor, tío, vamos a intentar que todo esto salga bien, ok? Yo no quiero joderte ni a ti ni a nadie. Quiero que podamos salir de este puñetero sitio sanos y salvos. Y agradezco mucho la manera en la que nos has protegido estos días, de verdad. Por favor, tranquilízate y continuemos.


Busco a Alma y me pongo a hojear con ella el libro. Espero las reacciones de los prisioneros.

Cuando tengo un minuto en el que nadie se da cuenta, cojo a Ludio y:

- No le quites ojo a Rambo - le susurro.

Grojniak dijo...

-Como dije anteriormente, no pienso seguir con el grupo mientras Eliseo lleve un arma. Tengo una tendencia natural a desconfiar de la milicia. Nunca lo exteriorizé ya que no me gusta juzgar a las personas sin conocerlas pero visto lo visto no voy a estar tranquilo. Me da igual que Alma confie en el ahora para devolverle el arma, pero yo no.
-Me marcho por mi propio pie, voy a dar un pequeño rodeo. Puede ser un suicidio, pero prefiero encontrarme con un asesino que viajar con uno armado.

_ALMA_ dijo...

Me acerco a Grojniak, Virginia y Ludio, sin que escuche Eliseo.

- Yo no puedo dejar a los "prisioneros", por lo tanto me mantendré con quien vayan ellos. Respeto tu decisión Grojniak, no creas que no tengo ganas de salir corriendo lejos de él, pero sinceramente, si se empiezan a ir los "buenos" pronto será su palabra la que tenga más peso.

Grojniak dijo...

A Alma:

-Joder Alma... me jode pero tienes razón. Cuantos mas seamos mas opción habrá de reducirle si se rebela... De acuerdo, estaba siendo egoista, me quedo con vosotros, pero si pasa algo ya escuchareís unos: "Os lo advertí con anterioridad", siempre y cuando lo que pase no sea que me maten, que entonces no podré decir nada mas que "Os...lo...ad..."

Vórtice Marxista dijo...

Los prisioneros se comieron lo que Alma les dio con avidez. De reojo seguían mirando a Eliseo con auténtico pánico. Uno de ellos (Ilo) se había meado encima por segunda vez desde que lo conocéis.
Mientras andáis vais echando una mirada al libro de "elige tu propia aventura", que se llama La Isla Misteriosa. Parece que es un relato juvenil que habla de la vida de una familia en una isla con un volcán y un monstruo. Más adelante os daré más datos del libro, cuando podáis leerlo con mayor profundidad.

Ahora Eliseo marcha en cabeza. Ha insistido en que alguien coja su arma. No quiere que le voléis la cabeza pensando que va a dirparar a un mapache cuando lo unico que intenta es defender al grupo. Si alguien quiere llevarla Eliseo la dará sin problemas.

dhyrxios dijo...

-Por favor Eliseo devuerbeme el arma.

-¡¡¡Ya esta bien!!,si vais ha formar un pollo por esto sera mejor que nos paremos y pogamos las cosas claras.

-Todos nosotros nos hemos conocido en la isla y nadie sabe de la vida de nadie.-¿quien no me dice a mi que Ludio no es un psicopata?.

-si vamos ha seguir asi sera mejor que cada uno se valla por su lado y ya esta.

-Hay que aclaralo todo antes de seguir.

-Aunque realmente pienso que hay cosas mas importante en que pensar lo ultimo que necesitamos es desconfiar los unos de los otros.

Todos tenemos secretos inconfesables

Vórtice Marxista dijo...

Eliseo le devuelve el arma a Javier.

-Toma, tío. Por mi parte ya está aclarado. Esto es una pandillita chupiguay. Vamos todos a las cuevas y luego ya veremos donde va cada uno.

Virginia dijo...

Vale, aclarado todo esto, seguimos adelante. Con Alma, examino el estado de Ilo. Si está en condiciones de anda, propongo que continuemos hasta el campamento (si todos podemos, claro). Camino junto a Eliseo, sin quitarle ojo. Trato, en cuanto pueda, de entablar conversación con él sobre alguna estupidez, para que se olvide de los incidentes que han acaecido hace un rato.

Dlobo dijo...

Ya estamos de vuelta, a ver si ahora de forma mas seguida. Yo me llamo David y mi personaje es Fernando Montoya. Después de intentar salvar a Luis y de ayudar en su entierro, hasta el momento presente (dia 26) me dedico a explorar las cuevas pequeñas, del cementerio de aviones recuperar todo el nylon y las varas o chapas de metal que puedo, ayudar en el traslado de lo que quede en la playa y hacer algún arco con sus correspondientes flechas. También recogo todo el guano de murcielago que pueda, asi como cocos que vacio, doy como comida y bebida al resto y los pongo a secar. Si hay tubos metálicos, mejor con roscas o similar también los dejo en una de las cuevas pequeñas, ocultos para los que no seamos nosotros. Por el momento, espero la vuelta del equipo de rescate y de los demás, ayudando en lo que haga falta y haciendo mis guardias. Mas que asustarme por los ruidos, me pongo mas en tensión y acelero mis planes.

Vórtice Marxista dijo...

Día 24

Amanece en las cuevas.

La situación no ha variado mucho. Si bien parecía que lo que fuera se había callado, allí en la jungla, cuando alguien se atrevió a salir de las cuevas para echar una ojeada, lo que sea que hay ahí rugió como nunca antes, con una fiereza y un volumen que le hicieron caer de espaldas.

Uno de los supervivientes, Fernando Montoya, está inspeccionando las cuevas más pequeñas que forman la pared en la que reside la cueva grande que habéis usado como campamento base.

La mayoría son pasillos no demasiado largos e incómodos llenos de murciélagos. En alguna ha encontrado nuevos pasillos y grutas que se adentran en la piedra desde las grutas que dan al lago. Pretende acabar primero con la exploración externa para más adelante, pertrechado con luz y cuerda, comprobar hasta dónde llegan las sub-grutas.

Malevoski, que ya inspeccionara una cueva con el resultado de una mejilla herida por el ala de un murciélago (herida que al final sanó estupendamente), está echándole una mano, a su manera. Parece que una de las cuevas pequeñas, según declara Malevoski, es suya y de nadie más. Que la necesita para escribir y esas cosas. Parece que está ayudando a Fernando por propio interés. Todos suponen que está buscando un mejor hogar que el que ha encontrado hasta ahora.

A Fernando lo ve todo el mundo en un tráfago continuo, yendo al cementerio de aviones, a la playa y entrando en una de las cuevas. Nadie ayuda porque ha dicho que simplemente es algo personal, que quiere mantenerse ocupado para no pensar que lleva casi un mes perdido en una isla desierta. Los días en que se ha oído al “monstruo” ha dejado sus excursiones fuera del lago aunque ha seguido con la exploración de las cuevas. Al resto de supervivientes les parece divertido verle. Secretamente todos se sienten mejor cuando está liado con sus cuevas. Es como si fuese un ejemplo a seguir de entereza. Se mantiene ocupado. Pero, ¿no es eso lo que todos están haciendo?

Amanece en la jungla.

La noche ha transcurrido sin incidentes. De manera velada habéis mantenido vigilados a los tres personajes que os quitan el sueño: Ampalo, Lio y Eliseo. Para vigilar a este último habéis usado la excusa de que puede ser peligroso hacer guardias de una sola persona ahora que tenemos a los prisioneros y, por el tiempo que ha pasado, ya deben haber salido a buscaros. Así os habéis asegurado de que no monte guardia él sólo con los prisioneros.

Cuando amanece, desayunáis poco y rápido. Todo el mundo está deseando llegar a las cuevas. Flota en el aire un mal sentimiento. Tenéis ganas de llegar ya y despreocuparos de esta situación para comenzar a preocuparos de otra. Eliseo sigue molesto. No habla casi nada y, no sin cierto sarcasmo, ralentiza cada movimiento exigiendo una votación a mano alzada antes de cada bifurcación. Incluso lleva 24 horas pidiendo permiso para ir a la selva a hacer sus necesidades.
Ahora mismo, de hecho, está en la jungla, suponéis que haciendo aguas mayores. Ahora que no está habláis:

-¿Qué pasa con este?- pregunta Leo- ¿Es de fiar o no?

Grojniak dijo...

-Yo sigo opinando que no. Sus votaciones innecesarias y su afan por preguntar todo lo que va a hacer me hace ver que sigue pensando lo mismo sobre todo lo que hizo ayer. No se arrepiente de nada. Y una persona que hace daño conscientemente y sin mostrar un apice de arrepentimiento, o que se autoproclame juez y verdugo por una causa que solo el defiende, no es digna de mi confianza.

-Por mi parte lo voy a seguir manteniendo bien vigilado. Ayer me tocó mucho los webos, pero hoy me he levantado mas tranquilo y si hay alguna provocación intentaré contestarla sin alterarme, no quiero poner en peligro al resto del grupo

Ludio dijo...

-No sé qué pensar de ese tipo, sólo espero no tener que darle la razón al final y deberle algo.-

(OFF: Master, lo mismo no viene a cuento, pero ¿Cuánta munición tengo?)

Vórtice Marxista dijo...

Los rifles tienen el cargador entero, 16 balas cada uno munición metálica REMINGTON - A-FRAME.

Virginia dijo...

- Venga. Dadle una oportunidad. Está en plan tocapelotas, creo yo, pero a lo mejor es sólo eso. No le quitéis el ojo por si acaso y punto. Tratemos de no volvernos unos paranóicos con todo, por favor.

Examino a Ilo. Miro a ver cómo está y trato de acercarme a los dos un poco, para que colaboren más adelante. Ponerles de nuestra parte, vaya.

Vórtice Marxista dijo...

Eliseo está fuera, Fernando Montoya, fue con el equipo de rescate a buscar a Leo y Javier, y aún no han regresado. Así que no sabes nada de la historia esa ni puedes espiarlo.
Lo de salir a ver que pasa, si es de noche como dices vas a tener que epsperar a la noche. Si no te importa que sea de día puedes hacerlo ahora si quieres.

Dlobo dijo...

perdone usted entonces, la parte de eliseo no ha sido nunca dicha ^^ borra el comentario anterior para no liarla mas. cuando el grupo de exploradores regrese me avisas.
Mantengo lo siguinte entonces:
preparo pequeñas cuerdas de algodón o fibra similar sacada de los arboles. En los aviones habia paracaidas, aunque estuviesen en mal estado.
Le comento a Alma que revisemos periodicamente a todos los supervivientes del accidente por si hay rozaduras, picaduras u otras heridas sin tratar (sanguijuelas por ejemplo). Una de las noches, con el cielo encapotado y sin luna mejor, aviso a los que estén de guardia y salgo de las cuevas deslizandome hacia el lago, a ver si "la cosa" reacciona o no.

Vórtice Marxista dijo...

Recordar a los jugadores que pueden borrar sus propios comentarios si lo estiman oportuno.

Alma, Ludio, Grojniak, Virgina, Javier, Eliseo, Leo... están fuera... son el equipo de rescate y los rescatados.

_ALMA_ dijo...

- Obviamente Eliseo se portó mal, pero es una mala persona? No tengo ni idea, yo estoy al 50%, igual que con los prisioneros. Pero eso no quita que lo trate con respeto mientras él sea respetuoso con los demás. Es mi parecer...

Hoy tengo mala conciencia, sé que Eliseo tiene un As en la manga, que está planeando algo, pero y si no? Y si solo tuvo un momento de crisis y yo lo acentué? No puedo evitar sentirme mal si daño a alguien, y por lo menos su ego si que dañé. Sentimientos encontrados, tenía que hacer algo, no podía permitir ese trato a alguien que sufre como yo, aunque se que hay gente que no le da la misma importancia al sufrimiento de otros.
Pienso en la semana anterior al viaje, me duele hacer daño a cualquier animal, sea humano o no, y lamentablemente antes de decidir viajar hice daño a algunos de ellos. Todos tenemos secretos, fallos...

_ALMA_ dijo...

OFF: Seguro que cuando lleguemos al campamento no estoy, Virginia y el Master saben de mis intenciones. Y si al llegar Fernando me reclama estaré a su disposición, ya manifesté que destrozaba unos cocoteros y sacando fibra y trenzándola hacía cuerda, utensilios de cocina, y tengo mucha corteza seca guardada, incluidos cocos, por si le hicieran falta.

dhyrxios dijo...

Yo intento no dialogar mucho,desde hace unos días siento la necesidad de salir de aquí de una pu** vez.

No se yo en que piensan esta gente,no intentan salir de aquí ni buscar una solución.No se que pensar,la verdad es que en la playa estábamos a la vista de cualquier rescate sin embargo deciden irse al volcán,cuando fuimos ha investigar rodeando la isla de repente deciden dar la vuelta,cuando nos encontramos la caja Leo decide que seria mejor volver para examinar un cabaña,....en fin sera mejor que me decida.

Haber si me encuentro una caracola para poder llamar la atención.

Si esta gente no quiere salir de aquí yo si.En cuanto estemos en las cuevas.Pondré mi opinión en la "mesa".

O tendré que valerme por mi mismo

Dlobo dijo...

También quiero salir de aquí, pero mientras tenemos que hacer lo necesario para sobrevivir. Señor dhyrxios que le parece lo siguiente:
1)averiguar donde nos encontramos, por ejemplo mirando las estrellas, por que si no, no sabremos hacia donde ir si hacemos una barca por ejemplo.
2) ya que la playa es el lugar mas visible, pero tambiñen uno de los mas arriesgados, montar una gran frase como SOS que sea facilmente reparable y que se vea bien, que no le afecten los vientos y las mareas (piedras grandes o algo parecido, en la playa pero lejos de la orilla)
3)sentarnos y planear entre todos que podemos hacer y con que habilidades personales contamos
4) y luego está el problema de la "cosa" que nos tiene acojonados en las cuevas.

Claude dijo...

vale yo enciendo el gps y lo miro atentamente para ver... ¿que veo exactamente?

Vórtice Marxista dijo...

Dhyrsios es Javier, que tampoco está en las cuevas.

xD

Pero da igual porque están a punto de llegar, así que se lo cuentas cuando lleguen.
Que lio con los nicks y los nombres de los personajes.

Virginia dijo...

No veo la hora de llegar a las cuevas. Si Javier pone sus inquietudes en claro con los demás (OFF: entiendo que lo que ha puesto antes es una especie de pensamiento interno) le daré mi opinión.

¿Novedades con Ilo o con el otro?

Dlobo dijo...

podeis poner una lista de las personbas reales, sus nick y sus nombres en la isla? PLISSSSS ^^

Virginia dijo...

OFF:

virginia - virginia
alma - alma
grojniak - grojniak
ivan malevoski - ivan
dhyrxios - javier
l.l - leo
claude - claude
Ilo y Ampalo - as themselves
Eliseo - pnj - Eliseo
Ángela - Ángela
MJ - MJ (estos dos anteriores no están jugando ahora, pero tenemos la esperanza de que se incorporen pronto, como el personaje de Dami tb.)


Ya me iré acordando de más!

Y pregunta las dudas, tio! Recuerda que tienes también el foro de la isla, en el facebu!

Dlobo dijo...

OFF

que tipo de dudas? ya las pregunto ^^

Virginia dijo...

OFF: pues no sé, cualquier duda que tengas de cómo funciona todo, o de quién es quién, o de dónde estamos, quiénes somos y y AONDE vamos ^^ Hay distintas categorías en el foro (inventos, teorías, y así) y puedes dejar tus dudas en cada una de ellas, o compartir información con los demás. De hecho, entra en el foro porque hace unos días se colgó una información bastante interesante sobre Leonardo Hallberg Cruces, poeta español cuya obra hemos encontrado en la isla (en una cabaña). Échale un vistazo.


http://www.facebook.com/#!/board.php?uid=173044742725727

Dlobo dijo...

(OFF):Ya lo habia leido y acabo de volver a revisarlo, gracias linda. Borramos estos comentarios para no liarla mas?

Dlobo dijo...

--Buenos dias. Hoy creo que las cosas van a cambiar y para bien--
Saludo al que estaba de guardia, miro con la luz del dia la zona del campamento, mas allá del lago y me preparo para desayunar algo. Según la gente se va desperezando y empezando con sus actividades, le comento a los que tengan armas mi idea de acercarme al lago y ver eso que tanto ruge y miedo da. (OFF: tengo el arco y algunas flechas terminados?)

Virginia dijo...

Vuelvo a la carga con lo de Ilo y Ampalo. Venga! Necesito avances!!! No puedo quedarme quieta, que me entran las sietes cosas!!!!

Vórtice Marxista dijo...

El viaje de la expedición de rescate se hace más tenso por momentos. El comportamiento de Eliseo para con los dos prisioneros ha conseguido que la mayor parte del grupo desconfíe de él. Por su parte, Eliseo ha acatado la idea de que todo debe ser votado por el grupo y parece estar disfrutando ralentizando a todos cada vez que se presenta un cruce de caminos, exigiendo votaciones a mano alzada. Su intención parece ser demostrar que han llegado muy rápido a rescatar a Leo y Javier y, en gran parte, gracias a que él mismo los ha capitaneado a través de la jungla y que, ahora, a la primera de cambio, ante la primera disparidad de opiniones, le apuntan con un arma y dudan de su liderazgo. Parece querer demostrar que se están equivocando de pleno. Virginia examina a Ilo (uno de los presos) para ver cómo sigue. Parece que no ha vuelto a tener más ataques y que está mejor dentro de lo que cabe. Pero no hay que olvidar que se han orinado varias veces encima, que están muertos de miedo y que son prisioneros atados. Mientras, en las cuevas, Claude trata de encender el GPS que M.J. había encontrado. Nada. No da señales de vida. Fernando Montoya sigue decidido a organizar mejor las cosas y piensa, con Javier, que hay que preocuparse más en salir de la isla que en descubrir misterios.

Día 25
Amanece en La Isla.
La noche del grupo de rescate ha sido tranquila. Lo mismo para la gente de las cuevas. Ni los unos han tenido encuentros inesperados (a pesar del ya clásico juego de luces de la noche en La Isla) ni los otros han oído ni una sola vez quejarse a la criatura de la jungla.

La cosa cambia cuando (haciendo un cálculo aproximativo) quedan un par de horas para la salida del sol. En las cuevas todo el mundo es despertado por un desgarrador rugido que parece no terminar nunca. La gente que está de guardia se lamenta de no tener armas de fuego con que defenderse (la Luguer que encontró Diego en el cementerio de aviones está completamente inservible). La bestia zarandea los árboles muy cerca del borde del acantilado que da al lago. Su aullido es penetrante. Algunas personas en las cuevas se desmayan.

El equipo de rescate, que hace noche a un día de camino (cálculo hecho por Eliseo), escuchan el desgarrador sonido y se despiertan aterrados.

-Hay que correr, pueden estar en peligro- grita Eliseo, para luego refrenarse, mirar hacia el suelo y añadir-. Si el grupo está de acuerdo, claro.

Y finalmente el grupo decide, en una especie de votación telepática que sí, que hay que correr. Los dos presos están ahora en pleno ataque de histeria. Ampalo sale corriendo gritando, se tropieza con una rama y se cae, haciéndose una brecha enorme. Ilo se desmaya. No hay tiempo que perder, así que os planteáis una duda filosófica:

Atarlos aquí o cargar con ellos hasta el campamento. Esto, evidentemente, es una decisión que podéis tomar retroactivamente.

Corréis como alma que lleva el diablo bosque adentro. Sale el sol, un sol que quema y pica en vuestra piel. Seguís corriendo.

En las cuevas el aullido cesa mucho después del desayuno. La gente está en un estado de pánico indescriptible. Hay que hacer algo.

A media tarde, el equipo de rescate llega a menos de cien metros del acantilado de las cuevas.

¿Qué hacéis?

Vórtice Marxista dijo...

Fernando, si has estado trabajando en eso todo el tiempo que ha estado el equipo de rescate fuera tienes un bastante aceptable arco (tampoco uno profesional, de momento) y media docena de flechas más que aceptables.

MUY IMPORTANTE

A partir de hoy, si no os importa, aquellos jugadores que no se interpreten a sí mismos o cuyo nombre en La Isla no coincida con su nick de Blogger, hagan el favor de hacer algo de lo siguiente:

-Cambiar el nombre de la cuenta en Blogger para escribir aquí o, si eso parece complicado:

-Poner en cada comentario, antes de escribir nada, vuestro nombre en La Isla entre paréntesis.

Así no habrá lios de nombres y los jugadores nuevos o que no se conecten a menudo podrán estar al día del todo sin confusiones.

Gracias.

Dlobo dijo...

(FERNANDO MONTOLLA)

En la entrada de la cueva donde estemos, reparto las pocas armas que haya podido hacer y con el arco y las flechas me preparo para salir y ver que narices es eso que mueve los arboles. (que distancia hay desde las cuevas hasta el lago y desde el lago hasta donde creemos que está esa "cosa")

_ALMA_ dijo...

Intento llegar a las cuevas protegiéndome con la pistola de bengalas, preparada para disparar al bulto, pero solo si fuera necesario, si no veo nada no disparo.

- Chicos! Estáis bien?? Necesitamos que uno de vosotros venga con Monto!! Tenemos 2 nuevos prisioneros que parecen hablar su idioma!!

Vórtice Marxista dijo...

Fernando, hay un acantilado de unos ocho o diez metros de alto, con su cascada natural y todo. Abajo, en el centro del acantilado, está el lago natural, de aguas límpidas y cristalinas. En la pared de roca frente al acantilado (y en el fondo del mismo) están las cuevas, en la pared. La cueva "principal", la de las pinturas rupestres, está abajo del todo, como a un metro del suelo, a 5 metros de la orilla del lago. De esa orilla a la otra (la que da a la pared del acantilado, con el volcán a su espalda) hay 30 metros.

OFF ROL. Doy puntos de experiencia al primero que haga un dibujo del volcán, el lago y la cascada, para orientar mejor a los jugadores. Los puntos de experiencia se podrán cambiar por "privilegios" en el juego.

Vórtice Marxista dijo...

Fernando, y demás gente de las cuevas, oís la voz de Alma gritando desde la jungla. Dice que tienen a gente que pueden entender a Monto. No os parece buena idea hacerle caso y llevar a Monto hasta ella, porque el pobre está temblando de pies a cabeza pegado a la pared más alejada de la cueva.

Alma, vas apuntando con el arma y ves un movimiento en la jungla. Los pájaros (todos alrededor) salen espantados y los árboles comienzan a doblarse en dirección al volcán. Se oyen rugidos tremebundos y ruido de pisadas a un volumen tan alto que invitan a pensar que lo que sea es, por lo menos, igual de grande que Godzilla. No podéis evitar pensar en el vaso de agua con las ondas fluctuando en su superficie.

Pero no ves nada.

Fernando, la gente coge palos, palos afilados y piedras. Pero no parece que nadie vaya a salir de las cuevas por voluntad propia.

Ludio dijo...

-¡Virginia, quédate con los presos!- Me dirijo hacia el ruido, por donde estaba Alma. Tengo el rifle agarrado con las dos manos, en posición defensiva.

(OFF: Mi personaje sabe el manejo básico de armas de fuego, por lo que si el rifle tiene algún tipo de seguro ya lo ha quitado)

Vórtice Marxista dijo...

Con suma precaución vais saliendo a la jungla, acercándoos más y más a las cuevas. En un momento determinado, oís un atronador rugido que incluso os hace tambalear. Parece que algo corre a gran velocidad en dirección al volcán. Algo muy grande, a juzgar por el aspecto de la vegetación y los árboles, que se agitan y doblan a su paso.

Corréis en dirección contraria, hacia las cuevas. Descendéis el barranco y allí veis al resto de supervivientes que os observa aterrados desde la entrada de la cueva principal.

Virginia dijo...

Tal y como dice Ludio, me quedo con los prisioneros. Busco algo con lo que poder defenderme, llegado el caso. Espero a que vuelvan a por nosotros, en guardia total. Miro las reacciones de Ilo y Ampalo.

- ¿Monstruo? ¿Cerca? ¿Aquí? ¿QUÉ ES? ¿QUÉ ES? - les pregunto, tratando de no levantar mucho la voz - Información. Qué es. Ahora. Dime!!!!!

Vórtice Marxista dijo...

-¡Monstro! ¡Monstro!- grita Ampalo en mitad de un ataque de pánico.

OFF ROL. Queya habéis llegado a las cuevas, ¿eh?

Virginia dijo...

- ¿GRANDE? ¿QUÉ ES? ¿OSO? ¿LEÓN? ¿TIGRE? ¿LOBO? ¿MATA PUM PUM?

Vórtice Marxista dijo...

-Monstro, ¡Monstro!- gritan y gesticulan con las manos como si fuera algo grande, con garras, con cuernos. Señala el color rojo en una de vuestras camisetas y hace mímica señalando el color y luego la figura grande y con garras.

Coge un palo y dibuja en el suelo un monigote. Lo señala, se señala a sí mismo y dice:

-Ampalo

Luego dibuja al lado de su autorretrato un monigote de al menos seis veces el tamaño del otro. Le dibuja dos palos grandes a la altura de la cabeza. Más líneas en las manos, como si fueran garras.

-¡Monstro!

Vórtice Marxista dijo...

Al veros llegar la gente sale de las cuevas (pero solo un poco).

-¿Estáis bien? ¿Lo habéis visto? ¿Qué es?

Monto aparece contento de oír vuestras voces. Sale de la cueva y observa detenidamente a Leo y Javier, disfrazados de ninjas. Luego mira a los dos nuevos y la sonrisa se le congela en la boca.

Grita y salta desde la cueva al suelo y corre hasta el borde del precipicio. Comienza a escalar clavando las uñas en la superficie terrosa del barranco.

Virginia dijo...

Salgo corriendo detrás de Monto. Me importa una mierda el demonio grande que puede haber acechando.

Dlobo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dlobo dijo...

Colgandome el arco y las flechas a la espalda, con el cuchillo en la cintura, corro detrás de virginia, para no dejarla sola y ayudarle a atrapar y calmar a Monto. Antes de irme grito: -Cubridnos-

Vórtice Marxista dijo...

Día 26

La noche fue larga. Había mucho de que hablar y todo el mundo se alegró de que la expedición volviese. Con los prisioneros atados y una buena hoguera, os vais poniendo al día los unos a los otros de todo lo sucedido en este tiempo. Leo y Javier hablan del extraño aparato que propició la captura de los dos “ninjas”; una especie de circuito que dejaba a su alrededor un radio de animales muertos. También hablan de la cabaña y de los textos allí encontrados, datos que confirman Virginia, Ludio y los demás (añadiendo lo encontrado en la casa del árbol) que, además, han traído consigo algunos de los dibujos y un libro casero titulado “La Isla Misteriosa. Elige tu propia aventura”. Los de las cuevas hablan de los ruidos de la jungla, de los gruñidos, aullidos y demás que los han tenido en continuo estado de tensión durante días. La conversación se alarga hasta altas horas.

Virginia y Alma enseñan a Monto, que parece estar más tranquilo después de haber deducido que Leo y Javier no eran ninjas, sino que solo estaban disfrazados, los dibujos de la casa del árbol.

Monto se queda serio unos instantes, colocando frente a sí los dibujos con especial mimo. Está como ausente contemplándolos. Los señala con el dedo, acaricia las siluetas de los personajes y parece bastante contrariado cada vez que el texto en latín escrito encima impide ver con tranquilidad algún detalle de los dibujos.
Ante las señas de Alma y virginia, Monto, finalmente, señala un dibujo que representa a toda la familia y señalando a la barriga de la mujer embarazada dice: Monto. Y parece ponerse muy triste mirando el dibujo. Los coge todos del suelo y se levanta con ellos. Se va hacia “la otra habitación”; la sala de las pinturas rupestres. Os asomáis y veis que se ha sentado allí en una esquina con los dibujos en el suelo y que está lloriqueando.

Eliseo, alrededor de la hoguera, habla con todos aunque parece estar dirigiéndose sobre todo a las personas que se habían quedado con él en la playa. Las personas que sufrieron los ataques de los hombres de negro y que asumieron su mando cuando todo ocurrió:

-Señores, esos dos tipos de ahí son miembros del grupo que nos atacó, nos robó y nos atemorizó durante varias noches. Esos tipos de ahí, o sus amigos, no podemos saberlo con certeza, dispararon y mataron a Luis. Quizá incluso uno de ellos apretara el gatillo.

La gente (sobre todo los que sufrieron el ataque mencionado) se empiezan a agitar.

-No digo que haya que tomar represalias contra ellos. No digo que haya que ejecutarlos al salir el sol. Solo digo que hay que tener cuidado con ellos. Sobre todo hay que pensar que es más que posible que sus colegas traten de venir a salvarlos. Son dos de los suyos perdidos en tierra hostil. Nosotros hemos hecho lo mismo con los dos de los nuestros, no parar hasta encontrarlos. Y estoy seguro que habríamos hecho cualquier cosa para rescatarlos. Aquí somos muchos egos y me parece respetable el hecho de querer vivir en democracia, pero en el ejército me enseñaron que la mejor defensa es un buen ataque. Así que, a pesar de que creo que la prioridad es salir de esta maldita isla, yo pienso ir primero a esas putas montañas a ver qué demonios pasa, cuántos son y qué pretenden. Por lo que sabemos hasta podrían tener un barco o un hidroavión. Y si hace falta pelear se peleará puesto que ellos han atacado primero. Si alguien quiere venir conmigo saldré mañana por la noche. No pienso aguantar más tiempo aquí, esperando que vengan a eliminarnos.

El discurso es una arenga. La gente murmura entre sí, pero Eliseo no espera a la ronda de preguntas sino que sale de la cueva dejando a todos con las palabras dichas y el espíritu caliente.

Mientras tanto, Javier, que también tiene unas ideas claras sobre lo que hacer, ha encontrado una enorme caracola de mar viniendo hacia las cuevas y se plantea pedir la palabra. Quizá no ahora, pero cree que es el momento de hablar. Puede que durante el desayuno, puede que a lo largo del día de mañana.

Vórtice Marxista dijo...

Amanece en las cuevas y reunidos alrededor del desayuno la gente parece feliz. Esta noche el “monstruo” no ha dado señales de vida. Y están todos juntos otra vez, dando mayor sensación de seguridad. Sobre todo porque ahora tienen varias armas de fuego.

Vórtice Marxista dijo...

Eliseo y algunos de "sus hombres" ha salido muy temprano a revisar los destrozos que pudiera haber ocasionado "el monstruo" en el perímetro de seguridad, así que no está en el desayuno con vosotros. Por el contrario sí que están algunas de las personas que sufrieron los ataques de la playa. Andrés dice al equipo de rescate, sin alzar la voz:

-Rambo quiere montar un ejército. Conmigo que no cuente.

Bruno, que está cerca añade:

-Ni conmigo. Tío, ¿cuántos militares hay entre nosotros? Al final voy a acabar haciendo la mili con 40 años.

Virginia dijo...

Me quedo con Monto toda la mañana. Trato de consolarle y de que me explique dónde está el resto de la familia (usando dibujos, gestos, como siempre). Después le enseño el libro de Elige tu propia aventura, a ver qué hace.

- Por cierto, lo que ha dicho Eliseo antes... me parece totalmente lógico. Y me parece una buena idea que haya ido de expedición a ver qué se encuentra. Él sabe cómo enfrentarse a todo esto, o eso parece. Lo que no me parece tan buena idea es que quiera hacer un ejército de nosotros.

dhyrxios dijo...

(Javier) Haciendo sonar la caracola del apoca lisis en la situación mas alta que encuentre me dispongo ha hablar:

-Supervivientes de la isla hoy es el día en el que habría que plantearse lo que queremos hacer.
Mi nombre es Javier y deberíamos decidir una serie de cuestiones que a mi parecer no tenemos en cuenta,realmente ¿queréis instalaros aquí?,por que si eso es así deberíais plantearos formar una jerarquía para que cada cual y viendo su cualidades se encarguen de hacer o realizar un trabajo. He de decir que si finalmente decidís instalaros no contéis conmigo,ya que mi prioridad es y sera salir de aquí y no quedarme.

Cogí un avión a Bora Bora para trabajar en un complejo hotelero y resulta que me encuentro en una isla con un grupo de gente que en vez de unirse todos en realizar un trabajo conjunto se dedican ha hacer “grupitos” entre ellos y juzgar el trabajo de los demás.

Mi opinión sobre todo esto que esta pasando es la siguiente:
-Estos hombres(los de negro)parezcan que tienen alguna instrucción militar pero poco mas,como dice Elíseo nos han robado y nos han pegado,si realmente fueran un grupo paramilitar no tendrían inconvenientes en matarnos ha todo o cogernos preso y en vez de hacer eso se dedican a robarnos la comida,¿no os parece extraño,que un grupo con tanta logística tengan la necesidad de robarnos?

-Lo del “monstruo” mi pregunta ¿alguien lo ha visto? Por que si eso es así y realmente nadie lo ha avistado es relativamente fácil meternos miedo con altavoces y maquinaria.

-Lo que si es cierto es que aquí han habido muchos accidentes y la única señal de gente es la familia de Monto y los grupos militares, ¿os habéis puesto ha pensar que ellos también son supervivientes?

-Mi decisión de fácil, me iré al cementerio de aviones intentare con lo que halla allí algo para salir de esta isla.

Allí estaré,para el que me necesite, mientras podéis hacer lo que mejor os convenga, si al final construyo algo os avisare.

Eso es todo,me iré mañana por la mañana

Virginia dijo...

- Mira, Javier. Obviamente no eres el único que ha llegado a la conclusión de que hay que salir de la isla. Creo que todos queremos lo mismo desde el primer día. No es que estemos especialmente "cómodos" en este "paradisíaco" edén. Tenemos tantas ganas de irnos como tú, ¿vale? Lo que pasa es que en estos veintitantos días han pasado una serie de cosas que nos han quitado nuestro objetivo principal de la cabeza. Entre ella, y perdona, ir a rescataros (y entrecomilla ésto también si quieres) a ti y a Leo.

- Lo que te digo es que no hace falta que nos recuerdes dónde estamos. Yo me acuerdo a cada minuto, ¿sabes? Me acuerdo de que en julio me iba a casar con el amor de mi vida, me acuerdo de mis hermanos y de mi casa, y no paro de pensar en si se habrán dado por vencidos a la hora de buscarme... - trato de no romper a llorar - Estamos haciendo las cosas lo mejor que podemos, y estamos tratando de cuidar los unos de los otros, sin volvernos locos. Me dan igual quiénes sean estos dos de ahí - señalo a los ninjas- me da igual. Al principio pensé en cobrarme la vendetta, pero ya no, tío. Ahora lo que quiero es que podamos colaborar para, precisamente, poder llegar a buen puerto con toda esta historia. Te puedo asegurar, os puedo asegurar a todos, que si no sigo pensando así, me voy a volver loca y me voy a liar a tiros o a palos con todo lo que me enuentre por delante - respiro hondo -Mira, vete a donde quieras, si quieres hacerlo sólo. Y si en algún momento crees que podemos ayudarte, pues sólo lo tienes que decir. Aquí estaremos, o allí. Dónde seamos necesarios.

Me vuelvo con Monto.

Vórtice Marxista dijo...

Diego se acerca a Javier.

-Perdona, ¿me prestas eso? ¿Sï? Gracias. A ver cómo se hace sonar esto...- se lleva la caracola a la boca y sopla fuerte, pero el sonido que hace es bastante cómico, todos se vuelven a mirar-. Ejem... como Señor de las Moscas tengo algo que decir, panda de tocapelotas. Esperar aplausos. ¿No? Bueno, sigo. A ver, yo me quiero ir de la isla ahora mismo si puede ser, porque no quiero ni que me coman los monstruos, ni las pulgas ni los caníbales del Dr Moreau. Pero la cosa está bastante jodida para eso. Creo que hemos enfocado esto desde un punto de vista erróneo desde el principio. Hemos pensado que a lo mejor con la "tecnología" que había en la isla podríamos localizar civilización moderna. Era lógico pensarlo, no me digáis que no. Entonces también era lógico buscarlos para pedir ayuda. Pero, bueno... ya está claro que los umpa lumpa de luto estos no nos van a ayudar a salir de aquí. No sé qué puñetas quieren ni su razón de existencia, pero me importa un reverendo carajo. La cosa es que, si son supervivientes, como nosotros, de una especie de beca erasmus de esperantoparlantes, pues a lo mejor les ha pasado lo mismo que a nosotros. Alguno con ganas de mandar ha tomado el mando y los ha militarizado. Y en lugar de estar tratando de salir de aqui pues se han instalado, como decía Javier. Es una teoría.
Opino que podríamos tratar de buscar un nuevo enfoque. Tenemos gente habilidosa, ya lo han demostrado, que han creado cachivaches que a mi se me escapan de la inteligencia cortita que me queda. Tenemos gente dispuesta a trabajar. Tenemos ganas de volver con los nuestros. ¿Por qué no nos organizamos? Algunos podrían trabajar en tratar de lanzar señales via radio (o yo que sé, que soy cocinero y no ingeniero) o via satelite, no sé. Otros podríamos ayudar a Javier en lo de buscar una forma de salir de aquí. Yo tengo algunas nociones de navegación, estuve en El Cano. Andrés dice que en el barco hundido había al menos una docena de botes salvavidas. A lo mejor aún queda alguno que valga para algo. Si hay algún buzo en la sala sería idóneo que lo dijera. Y ya puestos, no sería un mal momento para que la gente que sepa hacer algo lo dijera, que ya estoy harto de llamaros "el pirao que parece que está fumao", "el de los tatuajes" y "la comelechugas".
He dicho.

Virginia dijo...

- Vete a tomar por saco, Dieguito - bromeo, mientras me acerco a darle un achuchón - menudo discursito, picha. Entonces, ¿la idea es que nos organicemos en grupos? Porque si es así, el primero que se puede poner en marcha es el que ha dicho Javier: un grupo para ir al cementerio de aviones y buscar algo con lo que hacer otro algo para poder salir de aquí.

Vórtice Marxista dijo...

Virginia, Monto está eesta mañana algo más contento. El libro lo coge con especial alegría, soniendo de oreja a oreja. Se afana en buscar una página concreta del mismo y señala el dibujo (todas las ilustraciones son dibujos hechos por un niño). Parece una montaña con una puerta camuflada con hierba en uno de sus laterales. Monto coge un palo y dibuja en el suelo una especie de pato con gorro de aviador. Señala el pato y luego el dibujo, luego dice: A mi goos Monto.

El dibujo representa lo dicho (montaña con puerta) y los clásicos monigotes familiares, esta vez, padre, niño y bebé, al lado de otros dos personajes sin identificar.
El texto es:

"Papá, Tadeo y Joaquín encuentran a dos aviadores perdidos. Les invitan a pasar a su sitio secreto en la montaña. Si quieres que entren ve a la página 7. Si quieres que mejor vuelvan a casa ve a la pagina 14.

Virginia dijo...

Voy a mirar la página 7. Trato de recordar si he visto algo parecido a una puerta secreta en la montaña!!

Vórtice Marxista dijo...

Nada parecido.

PG. 7.

Los aviadores nos invitan a comer y nos divertimos mucho. Ellos huyeron del demonio del volcán. A mi madre le habrían caído bien. Son guays. Vemos una película graciosa y nos invitan a quedarnos a dormir. Hay muchas camas.

ILUSTRACIÓN: Dibujo infantil de la familia y los dos aviadores sentados en una mesa. Sobre la mesa hay dibujado un pavo (o algo parecido) botellas, vasos y cosas que pdorían ser platos con frutas. De fondo hay dibujados rectángulos con botones, grandes cajas con botones. Una tele garabateada (un cuadrado con dos antenas encima) con un monigote pequeño dibujado en la pantalla.

Si quieres que se queden a dormir pasa a la página 9.
Si quieres que vuelvan a casa pasa a la página 10.

Claude dijo...

Bueno yo ahora que tengo el walkie hago lo del tubo(meter el walkie en el tubo y ver hacia donde recibe señal). Supongo que el walkie tiene bateria...

Virginia dijo...

Página 9, por favor. Reacciones de Monto.

Vórtice Marxista dijo...

Página 9.

Jugamos al ping pong en una pantalla hasta tarde. Es muy divertido. Papá siempre gana. John y Steve, los aviadores, nos enseñan el mensaje. Lo emiten por una radio grande grande y lo repiten a todas horas. Alguien los oirá y nos rescatarán a todos.
Yo duermo en la litera de arriba y Papá y Joaquín en la de abajo.
Por la noche, John y Steve nos encienden la luz. Dicen que hay que estar muy calladitos, que hay alguien afuera. Lo ven por otra pantalla. Va vestido de negro y lleva una escopeta.

Si quieres que John y Steve salgan a ver qué ocurre pasa a la página 15.
Si quieres que se quede todo el mundo dentro del refugio ve a la página 17.

Virginia dijo...

Es un libro... no puede pasarles nada malo a John y a Steve... al menos, no ahora.

Que salgan a ver qué ocurre.

Recciones de Monto??

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Escucho atentamente las razones de Eliseo, de Javier, de Diego y de Virginia.
-Quiero salir de esta isla como el que mas, voto a favor de localizar cualquier avión que haya posible, pero no se pilotar XD-

-Aprender a defendernos es bueno, pero con la responsabilidad que corresponde al uso de las armas. Seguramente estos hombres de negro estén tan asustados de nosotros como nosotros de ellos-

-Soy médico y ayudaré en todo lo que pueda. ¿Que habilidades teneis vosotros?-

Me acerco a Mondo y Virginia y le comento a ella -no es por ser agorero ni supersticioso, pero antes de "hacer la aventura" mejor si nos leemos todos los pasajes haciendo trampa, me gusta saber que me puede pasar en la realidad.-
(los libros son mas que eso)

En cuanto tenga un momento cojo a virginia y javier y les comento lo siguiente: es muy peligroso que se vayan haciendo grupitos y que la gente se divida, mas cuando hay algunos que quieren crear un "ejercito".
OFF: Eliseo es militar?

Ludio dijo...

Visto las reacciones y estando enterado del rollo del libro, busco a Claude y Grojniak y les pregunto -¿Hay alguna manera de poder utilizar los walkies entre nosotros para comunicarnos? Ahora que nos estamos separando me parece oportuno estar comunicados. Me refiero sobretodo a usar una frecuencia que sólo la cojamos nosotros, porque en principio sé que los walkies sirven para comunicarse, jeje. ¡Ah! ¿Y cómo va el tema de las baterías y su recarga?-.

Los dejo que se expriman el coco, ahora busco a Virginiay a Alma (si están juntas). -Oye, yo también quiero irme, sobretodo para no escuchar más discursitos de unos y arengas de otros, jeje, es broma. Tal y como yo lo veo hay tres grupos diferenciados, el ejército, salvamento e investigación. Le he pedido a Claude y Grojniak que a ver si podemos usar los walkies para tener a los tres grupos en contacto, aunque los grupos no lo sepan y sólo lo estemos entre nosotros. Tú cómo eres del de investigación me gustaría que tuvieras uno. De los que intentan salir (salvamento) habrá que buscar alguien de confianza que tenga otro. Y al grupo del ejército me voy a unir yo y tendría que tener el tercero. ¿Qué te parece? Es para que no se nos vaya de las manos. Pero hay que guardarlo en estricto secreto.-

Y para terminar de cerrar el 'master plan', voy en busca de Eliseo. -Oye, veo que estás formando un 'equipo defensivo' y bueno, yo tengo un arma, en fin. No me voy a disculpar por lo que pasó cuándo estábamos de vuelta, pero ahora que no están los demás te diré que yo tampoco siento ninguna compasión con los prisioneros, sólo pensaba en conservarlos por si nos vemos obligados a hacer un cambio, amenazarlos con matarlos o simplemente de usarlo de escudos humanos.-

Dlobo dijo...

(fernando)
Mientras hablo con virginia, veo como se acerca Ludio y e interrumpe nuestra conversación. Escucho con interes y sin molestarme lo que nos dice. Es buena idea lo de repartir los walkies, pero que haremos si nos vamos quedando sin bateria? como podremos cargarlos?. Que mania de dividirnos en grupos ^^.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Reflexionando a esta hora de la noche, repaso todo lo que ha pasado y está pasando hasta el momento.
Mirp las estrellas intentando identificar alguna costelación, de cualquiera de los dos hemisferios para hacerme una idea de donde andamos (sobre todo orion). Mañana por la malana consultare a los supervivientes, para ver cuantos somos exáctamente, que habilidades tienen cada uno, y poder organizar los trabajos y sobrevivir lo mejor posible en esta "isla", ayudando a organizar los distintos grupos de trabajo sin que se nos olvide dejar aviso para que nos puedan encontrar desde el aire (letras grandes hechas con piedras en la arena de la playa, lejos de la orilla; una gran fogata con madera verde cerca para poder encenderla y crear todo el humo que podamos para llamar la atención, etc). Si alguno de los grupos van al volcan, buscando la entrada secreta con el posible avión, voy y recojo todo el azufre que puedo. ¿con que cosas contamos y que cosas podemos "reclicar" de sea donde sea, cementerio de aviones incluido? ¿hay algún hidroavión?

_ALMA_ dijo...

Off: Diego (Grojniak) lleva desde el Viernes con fiebre, parece un virus porculero o gripe, no creo que aparezca hasta el Lunes.

ON:

He estado todo el tiempo con Virginia y Monto, entre página y página intento que Monto reuna valor para hablar con los otros prisioneros.
También siento mucha pena por lo que le pasó a Monto y lo comparto con los que estamos allí.
- Creo que deberíamos buscar esa puerta en la montaña, en el volcán, podría estar en una de las cuevas? En la de arriba? Monto lo sabe, creo que se acuerda, el podría llevarnos allí.
(Intento que Monto entienda que queremos que nos lleve allí)
CUando llega Ludio y nos cuenta su plan le hago saber que estoy de acuerdo.

-Fernando, podrías venir conmigo a curar a los prisioneros¿? Uno tiene una brecha en la cabeza bastante fea. Me gustaría pensar que una vez curados se convenzan de que no somos el enemigo, yo estoy muy de acuerdo con lo que dices, pienso que son supervivientes tratando de defenderse bajo el mando de un loco, no creo que sean malos, creo que llevan mucho tiempo con las cabezas lobotomizadas...

En cuanto al libro, pag 15!!

Vórtice Marxista dijo...

EDITADO (30/01/11)

Los supervivientes comienzan a poner en común sus inquietudes y a declarar sus intenciones. Se habla de que lo más importante es salir de La Isla y, para ello, se plantea la posibilidad de hacer varios grupos y comenzar a trabajar. Mientras que Eliseo pretende formar un ejército para volver a la montaña y Javier está convencido de poder construir algo que saque a todo el mundo de la isla, hay quien sigue opinando que habría que investigar todo lo que podáis, para poder usar lo que haya en la isla para salir de ella. Por su parte también hay quien opina que es una locura lo de ir haciendo grupos. Que trabajando todos juntos llegaréis antes a buen puerto. Virginia y Alma leen el libro “La Isla Misteriosa” junto a Monto. Parece confirmarse que ese libro lo escribieron su padre y su hermano, que alguna vez naufragaron en La Isla. A juzgar por la edad de Monto (unos sesenta o quizá más), el accidente fue hace mucho tiempo. Es ahora evidente que Monto vivió en la cabaña de la jungla, quizá incluso la casa del árbol fuera para él.

Día 27

Amanece en las cuevas.

Eliseo ha acabado de reparar todo el sistema de seguridad. Parece que era como si algo lo hubiera pisoteado todo. Ya vuelve a ser seguro el perímetro.

-Las cuevas vuelven a ser medianamente seguras- dice en el desayuno-. Al menos volvéis a tener alarma. No quisiera cargarme en mi conciencia que me fui sin dejaros el perímetro de seguridad activo. Por si vuelve el “monstruo”, o, lo que parece más probable, los amigos de estos dos a rescatarlos. Esta noche salgo hacia las montañas. Que me siga quien quiera.

Al menos ocho personas se levantan en ese momento (casi les falta ponerse firmes) y declaran su deseo de seguir a Eliseo a las montañas, para lo que sea.

-Nos llevaremos armas rudimentarias, por si hiciesen falta. No vamos a dejar a los que se quedan aquí sin las armas de fuego.

La lectura de “La Isla Misteriosa” revela que los aviadores amigos de la familia de Monto, que vivían en una especie de refugio secreto en una montaña, ya tenían que soportar a los “hombres de negro”. Leyendo la página a la que les ha conducido su elección, Alma y Virginia leen:

“John y Steve abren el armario de las armas. Hay muchas, ellos cogen dos. Salen al exterior. Los vemos por la pantalla. Rodean al otro hombre y, por sorpresa, le hacen levantar las manos. Hablan con él, pero el prisionero no habla inglés, ni español, ni alemán. Papá dice que hablan en un idioma inventado. El hombre de negro parece gritarles órdenes mientras gesticula mucho con las manos. Pero John y Steve no se dejan intimidar. Finalmente, John señala hacia donde está el volcán y el hombre de negro pone cara de susto, se arrodilla y entrega el arma. Le dicen que corra lo más lejos que pueda sin mirar atrás. Luego entran en secreto y ponen el nuevo arma en el armario de armas”.

Hora de apuntarse a grupos o tomar decisiones. Buenos días, Isla.

Vórtice Marxista dijo...

A Monto parece divertirle recordar cosas del libro. Le gusta que lo leáis.
No parece entender a los prisioneros mucho mejor que vosotros. Alguna palabra que dicen le despierta su atención y les mira con cara de odio, pero por lo general no parece que vaya a soltarse a hablar de la idiosincrasia del esperanto en las islas de la polinesia francesa.

Las estrellas indican que estáis más o menos donde deberíais estar. Según las estrellas bien podríais estar en Bora Bora. El clima también sugiere que estáis en ese tipo de latitudes.

Los walkies funcionan para hablar, sí, cierto. Se ponen en una de las frecuencias libres y todos los que estén sintonizados en esa frecuencia valen para comunicar. Desde luego nadie quita que los "ninjas" no coloquen los suyos tamién en vuestro dial para oíros.

Cosas que tenéis: un montón de cosas salvadas del accidente. Desde una mosquitera enorme, un juego de cuchillos y un portátil hasta una cámara de video pasando por varios botes de loción solar. El cementerio de aviones está lleno de chatarra. Media docena de avionetas de distintas épocas y el morro de un avión comercial, para empezar. Aunque nada de cadáveres.

Alma, dile a Grojniak que se mejore de parte de La Isla. Igual podrías prepararle alguna hierbecita medicinal. ;)

Javier, tal y como declaraste, a primera hora de la mañana sales hacia el cementerio de aviones. Hay mucho trabajo por delante. Andrés quiso acompañarte. ¿Qué dices?

¿Alguien más se apunta a algo más?

_ALMA_ dijo...

OFF: Se lo diré cuando se despierte ^^U Luego le preparo una infusión a ver si mejora.

ON: Yo voy a ir a investigar por las cuevas en busca de la "puerta" del volcán. Intento que Monto me lleve, si no quiere iré sola o con quien quiera acompañarme. Me llevaré cuerda, agua, la linterna de Grojniak que funciona al agitarla, todo lo que me pudiera servir para escalar y descender, algo de abrigo, y seguiré ampliando mapa, esta vez subterráneo.

Pero antes de irme, busco en el libro de La isla misteriosa las páginas con finales como dijo Fernando, para evitar hacer algo que no debiera.

Virginia dijo...

- Alma, no quiero que vayas sola a investigar, me da miedo. Yo iría contigo, pero creo que ahora debo acompañar a Javier al cementerio de aviones para echarle una mano con el plan de rescate. No sé qué hacer... a lo mejor podrías preguntarle a Fernando y a Groj si quieren ir contigo, pero no vayas sola, y menos con Monto... a ver si le va a dar un avenate de los suyos y se va a liar...



Otra cosa: podríamos tratar de pregunarle a Monto dónde están ahora los aviadores (lo que queda de ellos).

Es lo único que se me ocurre ahora.

En cuanto a lo del demonio del volcán... vaya, lo que nos faltaba. Y con cuernos, tú.

_ALMA_ dijo...

- Tienes razón, si me voy sola va a ser un suicidio, esperaré a que alguien se apunte, y tranquila, entiendo que vayas con Javier, necesita ayuda. - Acto seguido le doy un golpecito hombro con hombro - Cuando volvamos de nuestras respectivas misiones organizamos una comilona y nos ponemos al día!

Me la llevo a un rincón.

- Sabes que Eliseo tiene razón en lo de que vendrán a por ellos, verdad? -señalo a Ampalo e Ilo - NECESITO encontrar esa puerta, tenemos que escondernos, y ese sitio parece tener cámaras, ordenadores, y al menos una puerta infranqueable...

Virginia dijo...

...

- ¿Y si cogemos a Eliseo por banda y le contamos el percal pa que nos acompañe a buscar la puerta?

_ALMA_ dijo...

- Podemos intentarlo, la verdad es que no tengo ni idea de cual podría ser su reacción, está irascible y ha reclutado gente, y después del discurso que se ha marcado no lo veo muy por la labor, pero quizá no haya pensado en ello y le parezca buena idea, podemos probar...

_ALMA_ dijo...

OFF: Que lo que te he contado no era para que vinieras y dejaras tu plan, eh? Que quería confiarte mis pensamientos y como has propuesto lo de Eliseo pues me venía genial tu ayuda porque ahora mismo no es que esté muy bien conmigo.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Me parece buea idea lo de revisar y curar a los prisioneros, ya que si puedo evitarlo no voy a dejar a nadie herido.
Después _alma_ podemos irnos a buscar esa puerta que es una de las prioridades. Mejor vamos con otros voluntarios.
Prefiero no decirle nada a Eliseo, a ver que nos encontramos y tener a alguién cabreado con muchas armas no es bueno.
Virginia, si podeis buacar mas materiales para hacer mas arcos? (bandas de metal, nylon del los paracaidas para las cuerdas, varillas para las flechas, trozos de metal para las puntas, etc)

_ALMA_ dijo...

Me parece bien lo que ha dicho Fernando, así sea.

OFF: Me voy ya a cuidar a Diego, que se ha despertado, cuidadmeee!!

Virginia dijo...

OFF: Yaaa! jejejeje

Ok, quedamos en eso. Fernando y Alma, ¿os vais a reclutar gente y salimos mañana pa la montaña? Y mientras yo me voy con Javier, ¿no? ¿Hacemos eso?

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Vale virginia, pero antes curamos a los prisioneros, a los que estén enfermos o malos, y te acompañamos, para salir mañana hacia la montaña y así os venis javier y tu. en cuanto termine con los heridos, nos vamos al cementerio. Hay que revisar si tenemos lo necesario para la sanidad

Claude dijo...

Bueno respecto a lo de los walkies:
la verdad es que no se ningún mecanismo para ocultar nuestra frecuencia a oidos espias- le digo a Ludio- Sin embargo, para evitarlo podríamos ir cambiando de frecuencia cada cierto tiempo, tal vez una hora, siguiendo cierto codigo. De esta manera, aunque encuentren una de estas frecuencias, tendrán que volver a buscar otra a la hora.
Es lo único que se me ocurre.
Lo de cargar las baterias... practicamente imposible, la verdad. Necsitariamos demasiadas cosas para que fuera viable.

OFF: Vortice, ocurrió algo cuando meti el walkie en el tubo?

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Dime que necesitas Claude, a ver que se puede hacer, nunca digas no se puede XDD

Virginia dijo...

- Me parece un plan genial, Fernando. Vamos a ver su Alma está de acuerdo también con todo lo decidido (OFF: que supongo que si xD) y nos ponemos manos a la obra!

Claude dijo...

OFF:Vale. Veamos.
He estado consultando con alguien que sabe de esto mas o menos y me ha transmitido lo que pondré a continuación como si hubiera sido una genuina idea de Claude. Si vortice decide que encontramos los materiales (que segun la persona con la que lo he consultado, deben estar seguro), me lo curraré y haré dibujitos con paint de como hacer el invento. Por cierto, va sobre hacer un generador

ON: Fernando. Necesitariamos los siguientes materiales:
- Motor: algo ni muy grande, ni muy pequeño, que pueda trasladar una persona con facilidad (necesitaria 3)
- Condensador: Se necesita para mantener la corriente estable. (necesitaria tres)
-Rectificador: Para convertir corriente alterna en corriente continua. (necesitaria 3)
-Engranajes: Deben estar en la caja de cambios de cualquier avión (unos cuantos)
-Algo en plan manivela ( 3)

Ludio dijo...

(OFF: Como no he recibido respuesta directa de Eliseo a través del Master doy por hecho que me ha aceptado mi compañía y de buen agrado,...)

Lo siguiente es con carácter retroactivo:
Bien, veo que todo el mundo colabora. He de decir que tampoco soy partidario de que se hagan grupos, pero si entre los que estamos en unos y otros nos coordinamos con los walkies, estaríamos trabajnado para lo mismo de forma estructurada. Eso sí, decía que debe ser un secreto entre unos pocos para que no llegue a oidas de Eliseio y piense que le estamos boikoteando. Así que de momento quiero que esta información sólo la sepan Claude, Grojniak, Virginia, Alma y Fernando que al parecer se enteró.

Y esto más al presente:
Me marcho con Eliseo y sus séquitos con mi cuchillo, palo (afilado por un lado), mi fusil y el walkie escondido. Supongo que cogeremos provisiones, en fin, también espero que la batería del walkie me dure, ya que sólo lo encenderé cuando quiera comunicarme.

-Eliseo ¿los prisioneros nos lo llevamos o los dejamos? Puede que sea una carga, pero tal vez sea mejor llevarnos a uno.-

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Claude Manivela sin problemas, engranajes creo que sin problemas y podemos pillar algo parecido a lubricante con alguna planta o la grasa de animales (consultar con el master xD.
Lo jodido va a ser
- Motor: por lo que has dicho, un motor mediano, de electricidad alterna a 220 o 125 (no tendremos un polímetro?? XD)
-Rectificador: cre0 que se pueden hacer, pero necesito mas conocimientos de electricidad.
- Condensador: lo mismo que el rectificador
Por que no usamos como fuente temporal de electricidad las luces? que potencia tienen?
Señor Ludio, me enteré por que viniste a hablar con ellas conmigo delante XD. Si vas a ir con el grupo de Eliseo, mejor no llevaros a ningún prisionero que seria una carga para moverse.

Claude dijo...

Hombre la verdad es que nos vale con un motor cualquiera. TIENE que haber motores por fuerza, a no ser que alguien los haya cogido antes que nosotros. Por el grosor del cable que alimenta las luces, no creo que podamos nisiquiera abrirlo sin morir electrocutados. Polimetros: cada una de las agujas marcadoras de los aviones antiguos(las que marcarían velocidad, altitud, etc)son polimetros.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Claude, vamos a tener que buscar unas pinzas o similar y algo aislado si queremos meterle mano o cortar el cable. ya que tenemos polímetros, ahora falta ver que miden XD, me refiero a hacer pruebas con voltajes conocidos, tanto continuos como alternos si podemos y ver que medida corresponde a que voltaje. El rectificador es el que veo mas dificil.

Grojniak dijo...

Me despierto tiritando en un rincón del campamento

-Ma..ldito..s Sack...bots... quiero...cham...piñon...verde...vid...a extra...

Me vuelvo a dormir.

Off: Gracias por los animos por que me mejore, ya estoy mejor pero todavia ando echo polvo sobre todo cuando el día va avanzando, a mi personaje tambien le ha dado fiebre. No he leido nada, pero me pondré al día en cuanto pueda ponerme al lio.