lunes, 21 de febrero de 2011

La Isla 2.0 - 1X08 - Nuncajamás (EDITADO 26/02/11)

Esta es una entrada de un juego, la experiencia La Isla 2.0. Es una especie de simbionte entre aquéllos míticos libros de "elige tu propia aventura", un juego de rol y una comunidad online completamente interactiva. El juego se desarrolla en tiempo real. Sólo de tus decisiones dependerá el curso de la historia. Si es la primera vez que juegas, por favor, pulsa el botón "Fill Out My Form" para rellenar este cuestionario, (te tomará unos minutos): . Se recomienda encarecidamente echarle un vistazo a las reglas del juego en este enlace permanente. Si te has perdido algún episodio y quieres ponerte al día, te recomendamos este enlace. Y recordad: todos los enigmas que se planteen en esta experiencia tienen una solución. No hay pregunta sin respuesta aunque, como ya hemos dicho, dependerá de ti, y sólo de ti, que las cosas lleguen a buen puerto.

En el refugio de Steve, Ludio y Virginia revisan las grabaciones de las cámaras de seguridad para ver si encuentran alguna pista sobre Tamer, vivo o muerto. Teniendo en cuenta que se solicitó su cadáver para llevar a cabo el trato, es posible que los hombres de negro llevasen el cadáver hasta el lugar donde los supervivientes cogieron el barco, por lo que cabe la posibilidad de salir ya de dudas acerca de este asunto. Mientras, Tamer es atendido por dos extrañas niñas, armadas y con pinta de estar preparadas para todo.

Día 49






Amanece en el refugio de Steve.

Ludio, Virginia, habéis pasado la noche en vela revisando las grabaciones y habéis descubierto algo inquietante. Horas después de que el barco partiese para traeros a casa aparece, a lo lejos, en un punto cercano a la farola del noreste un hombre de negro corriendo. Apenas se distinguen sus facciones pero la altura y anchura del sujeto corresponden con las de Tamer. Decir que va corriendo es una manera de hablar pues, en realidad, va dando tumbos. Tropieza y se cae y asistís atónitos a cómo comienza a trastabillar, a inclinarse el cuerpo hacia adelante (como en esas películas de Buster Keaton, un movimiento muy cómico) como si quisiera subir una empinada y resbaladiza cuesta y cómo, sin variar un ápice su rumbo, se estrella de cabeza contra un árbol y cae quedando fuera del alcance de la cámara. El golpe os duele incluso a vosotros y pensáis “ese tipo se ha roto el cuello, espero que no sea Tamer”. Una hora después, aproximadamente, algo ocurre en el lugar donde el sujeto ha caído. Lo primero que veis, en primer plano, es un fusil.

-Mierda, lo han pillado- dice Ludio-, ahora sí que espero que no sea Tamer.

Luego aparece en pantalla lo que parece ser un hombre de negro muy delgado y alto (una chica a juzgar por sus formas), que sostiene el rifle apuntando al suelo (al ángulo donde había caído el supuesto Tamer). Acto seguido aparecen… ¿os engañan los ojos? No. Aparecen dos niñas pequeñas y un niño y se agachan para agarrar un bulto que hay en el suelo. Tal y como se colocan diríais que están agarrando el cuerpo, dos por los hombros y uno por los pies. Los niños van vestidos con ropa de niños, ajada, sucia y rota y llevan la cara pintada de negro. El hecho de que casi sea de noche os impide ver mucho más, pero distinguís a contra luz cómo levantan el cuerpo y se lo llevan fuera de la visión de la cámara, con bastante esfuerzo.

-Esto no puede ser- dice Steve, que se ha levantado temprano-. Mirad, esta otra cámara está muy cerca de la que habéis visto. Si han tomado la dirección que han tomado deberían haber aparecido en esta otra cámara. Es como si se los hubiera tragado la tierra.

Durante la noche ha habido más novedades. Eliseo ha despertado el tiempo justo para gritar:

-No, ¡Fernando!- y ha vuelto a caer inconsciente.

Son buenas (o no) noticias, pues parece que se recupera mejor de lo esperado. También Fernando ha salido del estado crítico, aunque Ángela pide que nadie se haga ilusiones. Ha tenido que operarle, pues había daños en órganos internos y es la primera vez en su vida que hace algo así. Cree que necesitarían un hospital de verdad si quieren que Fernando se recupere. Y aún recuperándose hay altas posibilidades de que quede vegetal o tetraplégico.

Amanece en la “celda” de Tamer.

Tamer, las aspirinas que te suministraron ayer han contenido un poco el dolor, permitiéndote dormir y soñar con Malevoskis volantes identificados. Pero horas antes del amanecer el dolor ha vuelto, en forma de piedras candentes bajo la piel, y no has pegado ojo. Tampoco has querido molestar a nadie pensando que no hay que tentar a la suerte, que las niñas locas estas puede que sean unas psicópatas y no quieres acabar viendo como te rompen los pies con un martillo (soy tu fan número uno).

Pero ahora estás rabiando de dolor y la vejiga te va a explotar. Recuerdas vagamente haber orinado en algún momento entre la batalla de los ninjas y ahora (de hecho recuerdas haberte orinado en las heridas, pero debe ser una alucinación) pero ahora estás a un suspiro de hacértelo encima.

Por eso suspiras aliviado cuando ves entrar a Niña Número 1 con algo que parece una cuña de hospital, un bote de aspirinas y un vaso de agua.

-Wendy me ha dicho que tienes que hacer pipí, que no quiere que todo huela a- hace un mohín tratando de recordar las palabras exactas- a meado de vikingo. Buenos días, esquiva-balas.

La niña se pone a tu lado y te destapa de cintura para abajo. Luego se dispone a bajarte los pantalones.

-Este… puedo yo solo, pequeña- dices haciendo un poco de esfuerzo para encorvarte (dolor, dolor, dolor)-. No voy a escaparme…

-Wendy me ha dicho que no se me ocurra desatarte. Y me ha dicho lo que tengo que hacer- pone una mueca de asco que parece bastante sincera.

Niña Número 1, con evidentes náuseas, te ayuda a orinar. Luego te tapa, como el que tapa un muerto que ya empieza a oler fatal y deja la cuña con delicadeza y más toneladas de asco en el suelo junto a la puerta. Luego abre el bote de aspirinas y saca tres, exactamente tres y te las pone en la boca.

-Esta por mamá- dice, y se le escapa una risotada. Sigue siendo una niña pequeña.

Te ayuda a bajarlas con el agua y añade:

-Y aprovéchalas que Wendy dice que no habrá más algésicos hasta la noche. Que hay que ahorrar.

Luego de eso te dice que más tarde te darán algo de comer. Y tus tripas rugen de acuerdo. Y se marcha dejándote otra vez sólo, dolorido y un tanto humillado.

Amanece en Basora.

La partida de cartas la ganó Fernando, que tenía un full house de Locos. El premio fueron treinta y ocho placas de identificación. Ahora, por eso de que en los sueños nadie se preocupa por la continuidad, M.J. y Fernando están arrodillados en mitad de un campo desactivando minas mientras de fondo, Malevoski corretea por el mismo campo cantando la banda sonora original de “Aladdín”. M.J. te dice:

-Te adelantaste un poco, Fernando, disparando a Eliseo. Es el malo, eso está claro, pero también es más listo que un zorro. Creo que deberías replantearte la situación, ahora que tienes tiempo y averiguar cómo desenmascararlo cuando te despiertes. Porque te vas a despertar. Puede que yo también lo haga. Y pienso comerme un buen plato de albóndigas de lata de las que tiene el viejo Steve en la despensa.

-Solo unas migaaaaajas. ¡Te la cargas si no bajas!- canturrea alegremente Malevoski saltando sobre una mina que no explota.

-Tienes que pensar, Fernando- aconseja M.J.-m seguro que tienes todos los detalles, todas las pistas para desenmascararlo. Pero normalmente no vemos el bosque por culpa de los árboles. Piensa, tío, piensa.

EDITADO (22/02/11)


Según las filmaciones de las cámaras de Steve, alguien que podría ser Tamer ha sido “capturado” por un grupo de niños en un punto inconcreto entre la “farola” del este y la cabaña donde una vez vivió la familia de Monto. Virginia, Raúl, Alma y Claude están planeando salir en su busca. Ludio opina que habría que volver a guardar las armas en un sitio seguro para evitar que a nadie más se le vaya la mano en un arrebato. También sugiere preparar una especie de juicio para cuando Eliseo y Fernando se levanten, para evitar linchamientos antes de tener claro quién es el topo si es que es alguno de los dos. Si es que llegan a despertarse. Mientras tanto, Tamer sigue atado a una camilla en algún lugar de La Isla, cuidado por unas extrañas niñas que dicen ser parte de “Los Niños Perdidos” del cuento de Peter Pan y Wendy. De hecho, la cabecilla del grupo parece llamarse así; Wendy. Javier, por su parte, no está durmiendo en el refugio con los demás, sino que está viviendo en la jungla, terminando de preparar el barco para tratar de salir de La Isla y explorando en busca de materiales.

Día 50

Amanece en el refugio.

La noche ha sido tranquila. Muy tranquila. Desde que los “hombres de negro” concedieron la tregua las cosas pasan con relativa calma. Muchos supervivientes piensan que ya no hay nada de qué preocuparse, que si los “ninjas” cumplen con su palabra ellos no tendrán que preocuparse de casi nada siempre que no molesten más allá de las montañas. Otros, los más, siguen opinando que el precio que han tenido que pagar por esa “paz” ha sido demasiado alto y rumian para sus adentros un plan de venganza; o al menos sueñan con ella en las cálidas y húmedas noches. Durante el desayuno se aclaran ciertos temas que estaban en el aire.

-Yo pienso ir a echar una mano en el rescate de Tamer- dice Claude-. No me voy a quedar de brazos cruzados y dejar que vayan solas Alma y Virginia. Que no digo que Raúl no sea compañía, pero teniendo en cuenta lo que me habéis contado, a lo mejor Raúl también necesita que alguien le acompañe a él. ¿Salimos ya?

Steve tiene algunas soluciones para lo expuesto por Ludio.

-Chico, las armas pueden ser devueltas al armario de las armas- dice, refiriéndose a allí de donde fueron sacadas para lo que acabó convirtiéndose en una guerra. Más que un armario,de hecho, se trata de una habitación pequeña, un cuarto de armas, pero Steve lo llama como le da la gana-. La puerta tiene una combinación de seguridad, numérica. Podrían volver a meterse ahí y nombrar a un encargado de ellas, que solo abra y las reparta cuando sean estrictamente necesarias. Respecto a lo del juicio, yo no quiero tomar parte. No soy juez de nadie y no me considero en posesión de la verdad, así que apañáoslas vosotros, que tenéis más datos que yo.

Diego y Bruno salen después de desayunar a trabajar en el barco y echar una mano a Javier. Cuando llegan al cementerio de aviones no hay rastro de este último, pero el barco ha avanzado tanto que podría estar listo en unos días si se sumergen en busca de los salvavidas que tenían previsto  usar para la flotabilidad.

-Tendremos que sumergirnos nosotros- dice Diego-, con Fernando no vamos a poder contar.

Un rato después aparece Javier, con un par de peces colgando del hombro. No ha cambiado mucho su manera de vestir ni es que se haya asilvestrado, pero Bruno y Diego lo ven de pronto como si llevase toda la vida en La Isla. Como si el tiempo hubiera pasado diferente para él. Se le nota cansado y serio, pero al llegar exhibe una sonrisa de “buenos días”. Y se ponen a trabajar.

Amanece en la casa de los Niños Perdidos.

EL dolor ha remitido lo suficiente como para poder descansar más que el resto de noches. Pero eso no impide que te levantes mucho antes que el resto (o al menos mucho antes que el desayuno que te trae Verónica). Calculabas que te estabas despertando horas antes del amanecer pero ahora piensas que puede ser una sensación subjetiva por varias razones que ahora, un poco más despejado, comprendes: la única iluminación del sitio donde te tienen es la del fluorescente del techo, no has notado cambios significativos en la intensidad de la luz en ningún momento, ni siquiera cuando al entrar han dejado la puerta abierta. Eso, sumado al hecho de que no oyes más sonido que el que eventualmente hace alguno de los niños (bastante apagados, como si trataran de no hacer ruido) te conduce a pensar que estás bajo tierra. O al menos en un sitio insonorizado y aislado del constante ruido de la jungla. Por eso es probable que no te levantes horas antes del amanecer. O sí, pero es imposible saberlo. Por lo que conoces bien podrías estar desayunando de noche y cenando por la mañana, todo depende de si estas niñas te dicen la verdad o no.

De todos modos crees tener algo claro: el desayuno, la cena y hasta la merienda si la hubiera, te las sirven siempre a la misma hora; a las 12:30.

Esta mañana (probablemente), cuando se abre la puerta de la habitación para que entren con el desayuno, tú y has conseguido aflojar la cuerda de los pies lo suficiente como para poder desatarte completamente en cuanto quieras. Pero la que abre la puerta no es Verónica con su cuña, su cuenco de fruta y sus “algésicos”, sino Wendy, con un cuchillo del tamaño de una espada corta (poco más o menos) tremendamente oxidado (lo que probablemente haga que de más miedo). La mente analítica, que se esfuerza por mantenerse fría, dice:

-Es solo una niña, tranquilo- y añade-. Eso es lo que les pasa a los cuchillos (y a casi todo) cuando se expone a una humedad del cien por cien y no se cuidan con el debido cuidado.

Pero el subconsciente, que no tiene ganas de estar frío, habla con la voz de Malevoski:

-Tío, te van a cortar los talones, luego te van a abrir en canal y atar tus tripas a un jabalí con el culo ardiendo.

-¿Quieres desayunar con nosotros, esquiva-balas?- dice Wendy en tono amigable pero con una mirada (de un solo ojo) bastante calculadora.

Amanece en Basora.

Oh, no, perdón… esto no es Basora… puede que Basora esté ahí abajo en alguna parte, pero esto parece un avión de pasajeros. Fernando, despiertas en el avión de pasajeros, muy similar a aquél en que volabas antes de caer en La Isla Misteriosa, y no reconoces a nadie a tu alrededor. Calculas que a tu lado podría viajar el pasajero asmático, Bruno, un asiento más adelante. Pero no, no vuela él, sino un chico joven, rubio, con bigotito. Este no es tu vuelo.

-Señores pasajeros- dice la voz de Malevoski a través de los altavoces-. Estamos a punto de partirnos en dos. Luego caeremos en una isla llena de gente extraña y locos de remate. Quizá dentro de unos días alguno de los pasajeros que tienen a su alrededor se encargará de coserles el cuerpo a balazos. Pero será divertido. Les recordamos que guarden la calma y mantengan los cinturones abrochados mientras dura la catástrofe y que pueden adquirir tabaco y lotería solicitándoselo a la amable azafata con la que el pasajero del asiento 16 ha estado fantaseando eróticamente. Gracias por elegir Aerolíneas Malevoski. Su piloto, M.J. les desea un feliz cataboom.

Acto seguido caen todas las mascarillas de oxígeno del techo y el avión comienza a traquetear peligrosamente. Pero ninguno de los pasajeros parece inmutarse. De pronto la azafata repara en ti. No te quita ojo.

-Señor- dice el pasajero a tus espaldas-, póngase el cinturón, hombre, que es de mala educación. Podría salir despedido y darle un rodillazo a mi señora, que viaja delante de usted. Es que yo ronco, ¿sabe? Y en los aviones… como me da miedo volar, siempre me narcotizo (soy un yonki de tres pares de cojones) y claro, ella pide asiento separado al mío…

La azafata parece asustada al verte, Fernando, y casi sin quitarte ojo abre un pequeño compartimento sobre el asiento destinado a las azafatas. De él saca una carpeta y comienza a revisar su contenido. Luego, aún con la carpeta en la mano, se acerca a donde estás, iracunda y te espeta:

-Usted no debería estar aquí, ¡no debería!- te enseña la carpeta, es una lista de asientos, nombres y apellidos, número de pasaporte o d.n.i. y número de billete-. ¡USTED DEBERÍA ESTAR MUERTO Y ENTERRADO, PEQUEÑO SOMORMUJO!

-Recordamos a los señores polizones que ellos no tienen derecho al accidente mortal planeado para las 12:30, hora de La Isla- dice Malevoski.

-Mi señora dice que no debería fumar tanto- añade el pasajero de atrás-, que por eso ronco. Pero en realidad no es por eso. Es que tengo vegetaciones. Pero en fin… vaya bronca le está cayendo, amigo. Pero la azafata está para mojar pan integral, vaya que sí. Yo la cogía y la metía a la fuerza en el baño y… seguro que no le molesta que ronque…

-Tiene que bajar ahora mismo, señor, acompáñeme- te dice la azafata. Y te levanta y te acompaña a la salida de emergencia. No puedes hacer nada para evitarlo, no puedes moverte, ni hablar. Abre la salida de emergencia. Secretamente esperabas que la presión mandase a la mierda al pasajero roncador y a todo el puñetero pasaje, pero no lo hace. De hecho es como si el avión estuviese parado en mitad del aire. Y te empuja, y caes al vacío, pero a cámara lenta.

Malevoski y M.J. caen también a tu lado, de pronto, flotando alegremente con una mesa, que también está cayendo, sobre la que se dispone la partida de cartas del otro día.

-¿Vas?- dice Malevoski.

EDITADO (23/02/11)


Virginia, Alma, Claude y Raúl se preparan para salir en busca de Tamer en lo que puede ser considerado ya una tradición en La Isla: los grupos de rescate. Ludio comienza a sugerir nuevas normas de conducta para tratar de evitar mayores desastres: las armas estarán guardadas, con combinación. Y esta combinación la sabrán Steve, Ludio, Virginia y quizá otra persona más de confianza. Javier se ha instalado en algún lugar entre su trabajo en el barco para salir de La Isla y el primer refugio que construyeron en la playa, con la idea aparente de terminar el barco cuanto antes. Diego y Bruno le ayudan a diario en las labores de construcción; luego, ellos dos vuelven al refugio de Steve a dormir Tamer, mientras tanto, ha conocido a los Niños Perdidos. Un grupo de niños que, aún no tiene muy claros los detalles, se han agrupado en una especie de matriarcado a las órdenes de una tal Wendy. Le han curado las heridas, le han dado analgésicos y ahora van a acompañarle de regreso con el resto de supervivientes.

Día 51

Amanece en el refugio de Steve.

La noche ha pasado tranquila. Durante la madrugada Eliseo tuvo fiebre alta y estuvo muerto durante un minuto y medio a consecuencia de un fallo cardiorrespiratorio. Pero fue estabilizado por Ángela y ahora sigue igual que estaba ayer. Aunque Ángela apenas duerme. Ha delegado en otros supervivientes, a los que ha enseñado las nociones básicas de enfermería, pero es ella la que no descansa pendiente de los dos heridos de más gravedad. Ignacio, el segundo superviviente músico del grupo, no se separa de su lado, como si fuese su mano derecha. El resto pensáis que está naciendo algo más que amistad entre ellos. ¿El Amor ha llegado a La Isla?

Durante el desayuno sois informados de las novedades y se discuten algunas cosas. Steve hace alguna matización a la idea propuesta por Ludio del control de armas.

-Estoy completamente de acuerdo contigo, hijo, en cuanto a lo de almacenar las armas, que haya un encargado y que se firmen albaranes de entrega y devolución- asegura bebiéndose un café humeante-. Pero hay algo más. Yo me he pasado décadas teniendo esto a punto, protegiéndolo de la maldita humedad de por aquí, que lo estropea y oxida todo. Desde que habéis llegado, con la emoción de sentirme acompañado y con vuestras aventuras, mi rutina de “trabajo” no se ha llevado a cabo. Si vais a haceros cargo de las armas creo que lo justo sería que también os encargarais de su puesta a punto. Ha de hacerse a diario y puedo enseñaros en un rato, si queréis.

Por lo demás, el nuevo equipo de rescate va a salir en cuanto se acabe el desayuno. Es momento de poner dudas sobre el tablero o limar detalles de última hora.

Amanece en Nuncajamás.

Verónica entra a despertarte muy pronto, Tamer, o ese es tu concepto de las cosas.

-Tame, que nos vamos- te dice con una sonrisa-. Wendy dice que elijas una de las dos armas que traías, que te puedes quedar con una. Ma dicho que traías una escopeta, una pistola de rayos y una bomba. Las demás nos las quedamos nosotros. Eso dice.

Una vez decides cuál de tus armas sigue siendo tuya, el grupo de aventureros está dispuesto a salir.

-¿Quieres que probemos la silla de ruedas?- te dice Wendy viendo tus dificultades para andar-Tormenta y Pícara te han preparado unas muletas, si lo prefieres.

Amanece en algún lugar dentro de la cabeza de Fernando.

-Trata de no hablar o tragarás agua- dice M.J. sentado a tu lado de nuevo en un avión de pasajeros, pero esta vez hundido. Hay un pez que pasa por delante de vosotros, tiene tres ojos y no, no tiene la cara de Malevoski.

-¿Y tú?- dices, y tragas agua.

-Yo estoy muerto, somormujo- responde M.J.

Mira, ahí si que está Malevoski, con forma de cangrejo, sobre el sombrerito azul de la azafata que va flotando pasillo arriba. Las mascarillas de oxígeno penden exangües de sus compartimentos, solo que no son mascarillas, sino flotadores hinchables con forma de vaquita que cuando son apretados dicen “Mu”. Malevoski canturrea con voz de barítono cubano:

-Bajo el maaaaaar.

La azafata se vuelve con gesto de ira hacia donde estáis M.J. y tú y avanza hecha una furia hacia ti gritándote:

-¿Cuántas veces tengo que echarle de este submarino? ¿Por qué no nos hace un favor a todos y se muere de una vez? Usted no está en la lista.

EDITADO (24/02/11) 


Mientras Tamer avanza por la jungla descubriendo que los “ninjas” ya han bajado la guardia, Alma, Virginia, Claude, Raúl, Henry y Bunbury caminan en su dirección tratando de encontrarlo. Steve enseña a Ludio cómo se ponen a punto las armas a diario para que no se estropeen con la humedad mientras ambos siguen todos los pasos del equipo de rescate por las cámaras de seguridad. En el cementerio de aviones, Javier, Diego y Bruno ya han terminado el barco; sólo falta rescatar los botes salvavidas si finalmente se van a utilizar y construir las velas, si es que se les ocurre con qué y cómo.

Día 52

Equipo de rescate…

Tras pasar una noche corta acampados muy cerca de la cabaña de la familia de Monto comenzáis de nuevo a caminar. De momento no habéis encontrado rastro de nada especial ni interesante y albergáis la esperanza de que Tamer no se haya movido mucho del sitio en el que os pareció verlo a través de los monitores del refugio. La lluvia sólo duro unos instantes y no ha vuelto a manifestarse, dais gracias por ello. Según el mapa de Alma ya estáis muy cerca, pero mucho, del punto que queda identificado como “la farola”, donde Leo y Javier atraparon a los dos hombres de negro. Alma saca la camiseta de Tamer y se la da a oler a Henry primero, que ya lo conoce y sabe cómo funciona, y a Bunbury después. El funcionamiento parece ser similar a un juego:

-Busca, busca, Henry, busca a Tamer- le dice.

Henry primero agarra con los dientes la camiseta y la zarandea de las manos de Alma, como si fuera el juego de “a ver quién tira más”. Pero luego entiende que ese no es el juego y la palabra “busca” activa ciertos mecanismos primitivos en su mente. Al cabo de unos instantes los dos perros se ponen frenéticos buscando, aunque no sabéis muy bien si van a acabar apareciendo con un pájaro muerto en la boca. El arte de enseñar a un perro a rastrear es largo y estricto, pero quién sabe, podría funcionar.

Tamer…

Descansasteis en un claro fácilmente protegible y casi sin darle tiempo al sol a volver a salir comenzasteis de nuevo a caminar. Wendy te explicó que creía saber dónde estaba tu campamento. Cerca del volcán, en las cuevas del lago. Es lo último que vimos de vosotros. La caminata continúa sin demasiada charla. El grupo es un grupo de profesionales bajitos.

Fernando…

No puedes moverte. Y el dolor sube y baja como una marea de cuchillas de afeitar. Eres incapaz de conseguir que ningún músculo obedezca la orden que le envía tu cerebro. Lo intentas con todas tus fuerzas pero da la impresión de que lo único que se ha despertado ha sido tus sentidos. Y te preguntas por qué no habrás tenido la suerte de que se hubieran activado sólo cuatro de ellos, dejando fuera el tacto y con él el dolor. El movimiento en el refugio, las conversaciones, el olor de la comida… ¿te están alimentando con suero? ¿Había tanto instrumental y nadie lo dijo? Supones que nadie creyó importante ese dato, que nadie esperaba tener que atender a tantos heridos. Tus heridas… no las ves, sientes alguna de ellas y calculas que debes tener al menos ocho agujeros de bala en el cuerpo. Todos cruzándote diagonalmente el pecho, en ángulo ascendente. Si te concentras lo suficiente puedes aislar y sentir cada uno de ellos. Dolor. Médicamente crees que es un milagro que estés vivo. Médicamente crees que una de tus opciones, quizá la más viable, es esperar, mantenerte lúcido y esperar a que el milagro continúe y te recuperes lo suficiente como para despertarte del todo. No debe quedar mucho, piensas. No puede quedar mucho.

Ludio…

Observáis los movimientos del equipo de rescate a través de las pantallas cada vez que pasan bajo uno de los objetivos del refugio de Steve mientras este te cuenta su historia. Cómo John y él viajaban en su avioneta, era un viaje comercial, habían estado escapando de las misiones de guerra. Llevaban un envío de agujas hipodérmicas. Una noche cualquiera el cielo se iluminó, el avión se detuvo en pleno vuelo y ¡pum! El resto es la historia de La Isla, de la familia de Monto, de cómo alguien les abrió la puerta del refugio, la muerte de John, el cáncer… una historia digna de aparecer en una novela.

Henry y Bunbury…

-Busca… busca… busca… Tamer… busca… premio…

La selva es una mezcla exultante de olores, colores y formas. Este que camina contigo es un buen colega.

Busca… Henry… yo…

Todos juegan conmigo. Aire fresco. Comida. Tamer. Busca.

EDITADO (25/02/11)


El equipo de rescate ha conseguido encontrar a Tamer, que ha preferido proteger a los Niños Perdidos ocultándolos del grupo, probablemente pensando que sus compañeros querrán ponerse paternalistas con ellos y los niños han demostrado con creces ser independientes y autosuficientes. Ludio, en el refugio, oye la historia de Steve mientras aprende el arte de tener las armas engrasadas y a punto para luchar contra los estragos que podría ocasionarles el clima. En una de las pantallas ve como Tamer se asoma, mira al objetivo, sonríe y extiende un pulgar en señal de “todo va bien”. En el refugio, por tanto, ya saben que Tamer está vivo. Fernando lucha por salir de su estado de inmovilidad, preocupado ante la posibilidad de haber quedado inválido por los disparos.

Día 53

Amanece en el refugio de Steve.

El desayuno es tenso. Ya se sabe que Tamer sigue vivo. ¿Significa eso que Tamer mintió o que se equivocó? Pudo haber visto como tiroteaban a Tamer y haber dado por sentado que lo habían matado. O puede ser el topo. De momento no existen pruebas incriminatorias concluyentes contra él. Alrededor del desayuno muchos supervivientes exponen sus inquietudes a este respecto. Todos parecen mirar a Ludio pues, de un modo o de otro, han acabado aceptando su nuevo liderazgo. Al menos no es un militar, es el pensamiento generalizado, ya hemos visto a dónde nos conduce el pensamiento militar.

Fernando asiste a la conversación, impotente por su estado, y, de pronto, como si toda la ira contenida descargase, canalizada por la noticia de la aparición de Tamer con vida, mueve una mano. Ha sido un acto inconsciente, pero la ha movido. Y no sólo un poco, no un ápice, la ha levantado de la cama y la ha dejado caer. Desgraciadamente el movimiento no ha sido visto por nadie aunque cabe la posibilidad de que haya quedado lo suficientemente teatral como para que se den cuenta a posteriori de que ha habido un movimiento sustancial.

Amanece en la jungla.

Virginia, Alma, Claude, Raúl, Tamer y los dos perros, Henry y Bunbury, han acampado en un claro. El viaje de vuelta del equipo de rescate se hace bastante más lento y fatigoso que el de ida porque Tamer no está en disposición ni de darse prisa ni de andar muchas horas seguidas. Pensáis en lo bien que os habría venido el barco de los “ninjas” ahora mismo.

Alma y Virginia ponen al día a Tamer de todo lo ocurrido. Cuando llegan al punto en que Fernando es tiroteado le toca el turno a Raúl, quien cuenta, abatido por la culpabilidad, todos los factores que influyeron en sus actos. Cuando han acabado ellos, todo esto alrededor de un desayuno de frutas alrededor de una hoguera, le toca el turno a Tamer. Todos quieren saber su versión de los hechos y a él no le parece mala idea, pues significa esperar un poco más antes de salir y volver a los dolores de la caminata.

Buenos días, Isla.
 
 EDITADO (26/02/11)


Las cosas continúan más o menos igual. Tamer, Virginia, Alma, Raúl, Claude y los dos perros, continúan su caminata por la selva de regreso al refugio. Ludio aprende a tener a punto las armas e hidratar sus tatuajes y Fernando está mejorando día a día.

Día 54

Amanece en La Isla.

Los periodos de paz siempre son de agradecer y, ahora que el equipo de rescate ya está de vuelta, con Tamer a salvo y se ha estabilizado la situación de Andrés (que finalmente puede que vuelva a hacer chistes un día más tarde o más temprano), todos los supervivientes se relajan y disfrutan de la calma.

Mientras dure.

126 comentarios:

Donser dijo...

(TAMER)
En el infierno helado de Hel, en los habitáculos oscuros de la Hija del Traidor, seguro, seguro que hay un sitio como este.
Una criaja me ha tratado como a un lisiado. Bueno, vale, por mis heridas, estoy lisiado, pero joder, la humillación de...
No nos hagamos mala sangre...
En fin. Qué le voy a hacer (el famoso estoicismo nórdico). No hay que elogiar el día hasta que llega la noche. Por lo tanto medito sobre mi situación, lo que me duele (todo) y lo que no (quizás las pestañas), y espero. Porque como no sea cantar canciones obscenas, otra cosa no puedo hacer... por ahora.
Son niñas. No el enemigo... por ahora.
Malditos "por ahoras". Pero Odín proveerá. Algo debe de ocurrir.
Eliseo... como te pille...
¿Qué habrá sido de los demás? ¿Dónde estarán? ¿Y los Ninjas... o Sombras? ¿Habrán acabado de enterrar a sus muertos y planean ahora sangrienta venganza?
De estar en el campamento habría redoblado las guardias, habría sugerido hacer trampas de resorte, despejar claros y...
Demasiadas cosas...
Un accidente de avión, ninjas, balas y más balas, granadas, traición, muertes y desazones, corazones rotos y cuerpos mutilados.
Recuerdo una vieja canción vikinga...
(SIGUE)

Virginia dijo...

- Vale. Vamos a dar por supuesto que el de las imágenes es Tamer. Steve, ¿cómo de lejos estamos de ese punto, del punto donde ha desaparecido? - miro a Ludio - te dije que tenía una corazonada. El puñetero vikingo está vivo, y no besándole el culo a las Valkirias.

Donser dijo...

(TAMER)
Hoy tengo a la muerte ante mí, como un remedio apra el enfermo,
como salir a un jardín tras la enfermedad.
Hoy tengo a la muerte ante mí:
como el dolor a la mirra,
como sentarse bajo una vela con buen viento.
Hoy tengo a la muerte ante mí:
como la corriente de un arroyo, como la vuelta de un hombre del barco de guerra a casa.
Hoy tengo a la muerte ante mí:
como el hogar que un hombre ansía ver,
Después de muchos años prisionero.

Lo canturreo en voz queda, como solía hacer mi abuela y mi abuelo. Frente al hogar, o en el bosque helado, desmadejando lana o cazando lobos.
Y espero la llegada de los cuervos, que traerán las noticias.

_ALMA_ dijo...

Me acerco a Virginia y Ludio.

- No quiero decir que os lo dije, pero os lo dije...Y ahora se confirma que Eliseo es el topo, él nos dijo que vio caer a Tamer, dijo que murió, a no ser que ese sea el doble de Tamer, tenemos a el enemigo durmiendo en nuestra cama...
Antes de irnos en el barco, me acerqué a uno de los ninjas, le pregunté que por qué, me respondió que eran órdenes, que lo sentía...percibí humanidad en sus palabras, creo que hay demasiado que no sabemos, y ahora tenemos niños, esto empieza a parecer el señor de las moscas... Habrá en el punto donde desaparecen otro refugio de este estilo Steve? Oculto a los ojos?

Joder, MJ, te debo la vida...
Acaricio a Bumbury y a Henry mientras comen.
- Te prometo que lo cuidaré siempre amigo, al menos hasta que nos volvamos a encontrar.

Virginia dijo...

-Tienes razón, Alma... es duro, pero es verdad. Aunque todavía podemos pensar que Eliseo tenía alguna razón oculta para decirnos que Tamer la había palmado, yo que sé, protegerle o algo... pero no, me parece que blanco y en botella... Y si esta gente tiene otro refugio oculto, la llevamos clara. Pero creo que deberíamos jugar la última carta y ver si podemos encontrar al vikingo.

_ALMA_ dijo...

- Totalmente de acuerdo Virginia, además, necesitamos un Vikingo para llevarte navegando hasta el altar - le sonrío tímidamente - Aiiissss, Eliseo... creo que todos hacemos lo que creemos correcto, cada cual con sus razones, ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos, pero joder, hay que tener mucha fé para pensar en positivo sobre ti...- acomodo a Fernando y Eliseo - Bien, cual es el plan??? Cómo estas Ludio? Te encuentras mejor?

Vórtice Marxista dijo...

Algunas horas después, Niña Número 1 aparece con un cuenco de fruta y se sienta a tu lado en la cama. Te va acercando trocitos de fruta a la boca para que comas.

-Si no te gusta algo me lo dices, ¿eh? A mí no me gustaba el coco,pero ahora me pirra- dice y roba un trocito de coco de tu comida (y se lo come)-. Wendy dice que no puedes estar tomando algésicos sin comer nada, que te va a dar un tarantantrán.

REFUGIO DE STEVE:

-Hombre- dice Raúl-, el del video pordría ser Tamer o no... Pero en caso de serlo, se le ve bastante hecho polvo. Puede que Eliseo lo diera por muerto cuando lo vio así.

Donser dijo...

(TAMER)
Comiendo fruta:
-Pues Wendy tiene razón. ¿Es la mayor? Es el tipo de cosas que dicen los más mayores. ¿O no es la única grande?
Y trato de no atragantarme con la comida...

Vórtice Marxista dijo...

-Es un poco mandona, pero es la que nos cuida a todos. Ella nos trayó a todos aquí, o a casi todos. Ella nos ayuda y nos trae comida. ¡Y nos cuenta cuentos! Somos los Niñoer Perdidos... y estamos esperando a que Peter Pan venga con Campanilla y nos lleve otra vez a casa con nuestros papis y nuestras mamis. Mi papi y mi mami están en el cielo, ¿sabe?

Donser dijo...

(TAMER)
-Vaya... Los míos... bueno, mi padre también. EStá en la Gran Sala de Banquetes con otros guerreros del Norte. Mi madre teje sueños. Muchos niños van a verla, y ella, las tardes de sábado, les ofrece chocolate y les teje un sueño. O sea, les cuenta historias -le comento, recordándo como mi madre, Brhunilde Sorensdottir cuenta cuentos al amor de la lumbre, cuando no los escribe y los publican allá en Noruega. Está mayor, pero todavía es muy capaz. Ya véis. Hasta los vikingos tienen madre-. ¿Sois muchos Niños Perdidos? Porque contar cuentos para todos puede ser agotador. Lo digo por Wendy -pregunto suavmente.

Vórtice Marxista dijo...

Niña Número 1 te mira boquiabierta unos instantes y luego dice:

-Dices cosas muy raras, tú. Somos...- y te enseña las dos manos extendidas una con cinco dedos expuestos y la otra con solo dos- nueve. Antes éramos más, pero se perdieron Pablito y Jackie.

La iña da por terminada la comida devorando ella misma el trozo de coco que quedaba en el cuenco, luego se acerca un poco y te dice en tono confidencial:

-Wendy dice que esta noche decidiremos entre tos si te matamos o te soltamos. Tú tranquilo, que ya te queda poco.

Y se dispone a abandonar el cuarto.

Donser dijo...

(TAMER)
-¡Oye! -le digo-. No sé tu nombre... Pero bueno. ¿Tenéis problemas con los hombres de negro? Yo escapé de milagro de ellos mientras trataba de llegar donde están mis amigos y compañeros...
En fin. Gracias por la comida...

Vórtice Marxista dijo...

-Ellos son los malos. Wendy dice que ellos hacen que se estrellen los aviones. Yo vine en un barquito, con mi papi y mi mami. Me llamo Verónica. Y tú vas vestío como ellos. Eso es un poblema.

Donser dijo...

(TAMER)
-Bueno, mi otra ropa quedó echa polvo después del accidente, y cuando me hicieron prisionero me dieron esta. Mis amigos (que no visten de negro) podrían deciros que no soy uno de ellos. Nosotros peleamos contra los hombres de negro porque nos robaron en el campamento... Y... bueno, como pudisteis ver, me hirieron cuando escapaba de ellos, porque querían matarme. Además, no hablo su idioma. Gracias por todo, Verónica...

Vórtice Marxista dijo...

-De ná. ¿Veníais en el avión?

Donser dijo...

(TAMER)
-Sí. Nos estrellamos hace unos... -dolor de cabeza y restallidos craneales-... Hace más de cuarenta días... creo. Iba mucha gente con nosotros... fue un desastre. Si lo llego a saber me quedo en mi tierra del Norte. ¿Y tú, de dónde veníais, te acuerdas?

Vórtice Marxista dijo...

-Nosotros lo vimos... parecían fuegos articiales. Esa palabra me la enseñó Wendy. Nos subimos todos a una montaña para verlo caer. Estuvimos esperando horas. Yo iba con papi y mami, venimos de Las Palmas.

Donser dijo...

-¿Y Wendy? ¿Venía con vosotros? -le pregunto. Así que de las palmas... ¿cuánto llevará aquí...?

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Paro de desenterrar minas, miro a M.J.
-Tu tienes que despertarte, yo he fallado demasiadas veces, demasiada sangre en mis manos para nada-
Pincho cerca de la mina y al desenterrarla, el hueco se llena de sangre, haciendo que la mina se deshaga.
Miro en el agujero, meto la mano, y saco una carta.
La sacudo yel dibujo empieza a revelarse......

Vórtice Marxista dijo...

Verónica, antes conocida como Niño Número 1, no responde a las últimas preguntas. Sólo añade una cosa:

-Duerme un poco, que te se van a saltar los puntos.

Donser dijo...

(TAMER)
Mucho más no puedo hacer.
Descanso. Lo que puedo. Lógicamente trato de soltarme, pero dudo que cedan las correas. pero hay que intentarlo.
...

Vórtice Marxista dijo...

Steve dice:

-Eso está muy cerca de la farola de la derecha... del este, quiero decir. Está como a tres días de aquí. ¿Vais a organiar otra expedición de rescate?

Virginia dijo...

- Es lo suyo, Steve. Si es Tamer, no podemos dejarle sólo ahí fuera. Parece que está herido y desorientado. Y si no lo es, pues... ya de perdidos al río. O From Lost To The River, que decís vosotros los guiris - le guiño un ojo. Me acerco a ver cómo sigue Ludio, y después busco a Alma para ver cómo nos organizamos esta vez con nuestro "grupito de rescate", que ya parece como una tradición o algo.

Vórtice Marxista dijo...

REFUGIO DE STEVE:

-Yo creo que me voy a ir a ver cómo progresa el barco de Javier- dice Diego-. Ahora sí que tengo ganas de salir de este maldito sitio. Y de los que estábamos construyéndolo ya...- no termina la frase-. Parece que este sitio tiene algo en contra de los militares, así que por si acaso mejor no sigo tentando mi suerte.

-Yo voy contigo- dice Bruno-, que yo también formo parte del proyecto. Si alguien se une que avise, estaremos en el cementerio de aviones donde, por cierto, podéis vernos mediante las cámaras, por si no os fiáis de dejarnos solos. En fin, que yo me abro. O como dicen los guiris- dice guiñándole un ojo a Steve-, "i open to myself".

No obstante sí que hay gente con ganas de ir a por Tamer. El miedo les dice que se queden en el refugio, pero el corazón les dicta que hay que moverse.
¿Quién formará el Nuevo Grupo de Rescate? ¿Tenéis algún plan o improvisaréis también esta vez en el último momento?

CASA DE WENDY

Tamer, a decir verdad estás atado de dos maneras distintas. La camilla en la que reposas tiene sus propias correas, pero solo quedan las que están a la altura de las muñecas (y de hecho son las que te las sujetan). Las de abajo ya no están, y te han atado con cuerdas. Al mover los pies descubres, y no es mucha sorpresa, que no han sido atadas con la suficiente fuerza. Supones que cederán con un mediano esfuerzo.
El pecho lo llevas cruzado, atado a la camilla con la misma cuerda y probablemente con las mismas manos.

Horas después de la última visita aparece de nuevo Verónica, con el cuenco de frutas, el agua, los "algésicos" y la cuña.

-Hora de comer... ¿tienes más pipí?

BASORA...

-Un mundo ideaaaaaal, un horizooonte- canta el alegre Malevoski al que por cierto le sangran los oídos.

El campo de minas ha desaparecido, aunque prosigues teniendo la carta en las manos... y en su reverso está escrito lo siguiente:

49.9'O.126.43'S

M.J. abre una botella de bourbon.

-Fernando, Fernando, Fernando... vengo del otro lado y Eliseo tiene intención de despertarse pronto. Más te vale que descubras lo que tengas que descubrir y te levantes antes que él.

-O llegará el Apocalipsis- dice Malevoski, que ahora está sentado a tu lado comiéndose un perrito caliente que huele a sangre.

Donser dijo...

(TAMER)
Comer, pipí, seguir comiendo...
-¿Por qué os quieren coger los hombres de negro, Verónica? -pregunto a la niña,en busca de más información.

Virginia dijo...

Por ahora estamos Alma y yo, creo que Ludio también. En cuanto al plan, yo por mi iría ahora mismo, sin plan y sin nada... pero me parece que no sería una buena idea. Así que espero a ver si entre todos pensamos en algo. Está claro que tiene que ser un grupo no muy grande y bien armado, por si acaso. Deberíamos seguir un camino conocido, para no extraviarnos, y continuar con cautela una vez que lleguemos a la farola. A partir de ahí, no sé qué podemos hacer...

Vórtice Marxista dijo...

-Porque son malos- te dice como si fueras tonto de capirote-. ¿Por qué va a ser? Y no me hables más- hace un puchero-. Que por tu culpa me ha reñido Wendy, que dice que tengo la boca muy grande.

REFUGIO...

Raúl se apunta a la expedición de combate, por hacer algo útil y no sentirse tan culpable.

-Pero necesitamos un plan. No quiero acabar metido en una batalla campal como la última vez sin saber qué hacer. Pero contad conmigo. No soporto estar aquí viendo lo que he hecho.

Donser dijo...

(TAMER)
Dos hostias le daba yo a Wendy... pero parece que hace un buen trabajo protegiendo a los críos...
Espero a ver qué sorpresa me trae la noche... mientras intento aflojar las ligaduras. Vikingo, pero no estúpido...

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Estar muerto no ayuda a quitar los bosques para ver las hojas... o algo parecido ^^- comento mientras miro a Malevoski y a M.J.
-Necesito algo mas de tiempo, y si puedo librarme del plomo mejor ,jeje-

Claude dijo...

OFF:Siento no haber comentado en todo este tiempo pero esque, una vez pierdes el hilo, es muy dificil encontrarlo entre tanta batalla y tanta muerte. Tras este intento de disculpa hacia el master...

ON: Cuando entran en el refugio con todos los heridos, la unica palabra que me atrevo a pronunciar es... Mierda.
No tengo ni la mas remota idea de como actuar ante una situación asi. ¿En que momento se me ocurriría a mi escaparme de casa? Joder.
Ayudo en todo lo que puedo en la atencion de los heridos y, cuando proponen la idea de ir a por Tamer, decido apuntarme a la expedición.
El otro dia pude ver mi reflejo en el lago y creo que me estoy poniendo fofo. Aún mas de lo que estaba. Necesito tomar un poco de aire (pero aire de verdad, no este sucedaneo del refugio, que entra en los pulmones como si fuera plomo).
No se que tipo de plan os referis exactamente. Vamos a rescatar a un compañero... No se... Ni que fuéramos a enfrentarnos contra mas de un centenar de hombres con cierta preparación militar, en una base, con torres de vigilancia y sus respectivas torretas, camaras de vigilancia y diez de nuestros hombres en celdas...
En ese caso si deberíamos tener algún plan.

Ludio dijo...

OFF: Acaba de escribir un tochaco y ha habido un error y se ha perdido, así que hago un resumen sobre lo que había dicho.
1. Me parece bien lo del grupo de rescate siempre que no se acerquen a donde nos dijeron los ninjas. No quiero que vaya Claude, por no poner en peligro sus habilidades electrónicas.

2. Después de ver a Tamer la gente, al igual que Alma, va a sacar conclusiones y no quiero un linchamiento sin tener suficientes pruebas. Por lo que necesito un par de sitios donde aislar a los implicados (Fernando y Eliseo).

3. Quiero que se celebre una especie de juicio y que se aplique un castigo proporcionado. Eso conlleva aplicar un tipo de ley, por lo tanto alguien que organice este microsistema.

4. El tema de las armas. Quiero otro sitio donde custodiarlas para que no hayan más ajusticiamientos.

5. No voy al rescate. Aún estoy herido y aprovecharía para ir organizando esta nuestra comunidad.

Vórtice Marxista dijo...

Según las filmaciones de las cámaras de Steve, alguien que podría ser Tamer ha sido “capturado” por un grupo de niños en un punto inconcreto entre la “farola” del este y la cabaña donde una vez vivió la familia de Monto. Virginia, Raúl, Alma y Claude están planeando salir en su busca. Ludio opina que habría que volver a guardar las armas en un sitio seguro para evitar que a nadie más se le vaya la mano en un arrebato. También sugiere preparar una especie de juicio para cuando Eliseo y Fernando se levanten, para evitar linchamientos antes de tener claro quién es el topo si es que es alguno de los dos. Si es que llegan a despertarse. Mientras tanto, Tamer sigue atado a una camilla en algún lugar de La Isla, cuidado por unas extrañas niñas que dicen ser parte de “Los Niños Perdidos” del cuento de Peter Pan y Wendy. De hecho, la cabecilla del grupo parece llamarse así; Wendy. Javier, por su parte, no está durmiendo en el refugio con los demás, sino que está viviendo en la jungla, terminando de preparar el barco para tratar de salir de La Isla y explorando en busca de materiales.

Día 50

Amanece en el refugio.

La noche ha sido tranquila. Muy tranquila. Desde que los “hombres de negro” concedieron la tregua las cosas pasan con relativa calma. Muchos supervivientes piensan que ya no hay nada de qué preocuparse, que si los “ninjas” cumplen con su palabra ellos no tendrán que preocuparse de casi nada siempre que no molesten más allá de las montañas. Otros, los más, siguen opinando que el precio que han tenido que pagar por esa “paz” ha sido demasiado alto y rumian para sus adentros un plan de venganza; o al menos sueñan con ella en las cálidas y húmedas noches. Durante el desayuno se aclaran ciertos temas que estaban en el aire.

-Yo pienso ir a echar una mano en el rescate de Tamer- dice Claude-. No me voy a quedar de brazos cruzados y dejar que vayan solas Alma y Virginia. Que no digo que Raúl no sea compañía, pero teniendo en cuenta lo que me habéis contado, a lo mejor Raúl también necesita que alguien le acompañe a él. ¿Salimos ya?

Steve tiene algunas soluciones para lo expuesto por Ludio.

-Chico, las armas pueden ser devueltas al armario de las armas- dice, refiriéndose a allí de donde fueron sacadas para lo que acabó convirtiéndose en una guerra. Más que un armario,de hecho, se trata de una habitación pequeña, un cuarto de armas, pero Steve lo llama como le da la gana-. La puerta tiene una combinación de seguridad, numérica. Podrían volver a meterse ahí y nombrar a un encargado de ellas, que solo abra y las reparta cuando sean estrictamente necesarias. Respecto a lo del juicio, yo no quiero tomar parte. No soy juez de nadie y no me considero en posesión de la verdad, así que apañáoslas vosotros, que tenéis más datos que yo.

Diego y Bruno salen después de desayunar a trabajar en el barco y echar una mano a Javier. Cuando llegan al cementerio de aviones no hay rastro de este último, pero el barco ha avanzado tanto que podría estar listo en unos días si se sumergen en busca de los salvavidas que tenían previsto usar para la flotabilidad.

-Tendremos que sumergirnos nosotros- dice Diego-, con Fernando no vamos a poder contar.

Un rato después aparece Javier, con un par de peces colgando del hombro. No ha cambiado mucho su manera de vestir ni es que se haya asilvestrado, pero Bruno y Diego lo ven de pronto como si llevase toda la vida en La Isla. Como si el tiempo hubiera pasado diferente para él. Se le nota cansado y serio, pero al llegar exhibe una sonrisa de “buenos días”. Y se ponen a trabajar.

Vórtice Marxista dijo...

Amanece en la casa de los Niños Perdidos.

EL dolor ha remitido lo suficiente como para poder descansar más que el resto de noches. Pero eso no impide que te levantes mucho antes que el resto (o al menos mucho antes que el desayuno que te trae Verónica). Calculabas que te estabas despertando horas antes del amanecer pero ahora piensas que puede ser una sensación subjetiva por varias razones que ahora, un poco más despejado, comprendes: la única iluminación del sitio donde te tienen es la del fluorescente del techo, no has notado cambios significativos en la intensidad de la luz en ningún momento, ni siquiera cuando al entrar han dejado la puerta abierta. Eso, sumado al hecho de que no oyes más sonido que el que eventualmente hace alguno de los niños (bastante apagados, como si trataran de no hacer ruido) te conduce a pensar que estás bajo tierra. O al menos en un sitio insonorizado y aislado del constante ruido de la jungla. Por eso es probable que no te levantes horas antes del amanecer. O sí, pero es imposible saberlo. Por lo que conoces bien podrías estar desayunando de noche y cenando por la mañana, todo depende de si estas niñas te dicen la verdad o no.

De todos modos crees tener algo claro: el desayuno, la cena y hasta la merienda si la hubiera, te las sirven siempre a la misma hora; a las 12:30.

Esta mañana (probablemente), cuando se abre la puerta de la habitación para que entren con el desayuno, tú y has conseguido aflojar la cuerda de los pies lo suficiente como para poder desatarte completamente en cuanto quieras. Pero la que abre la puerta no es Verónica con su cuña, su cuenco de fruta y sus “algésicos”, sino Wendy, con un cuchillo del tamaño de una espada corta (poco más o menos) tremendamente oxidado (lo que probablemente haga que de más miedo). La mente analítica, que se esfuerza por mantenerse fría, dice:

-Es solo una niña, tranquilo- y añade-. Eso es lo que les pasa a los cuchillos (y a casi todo) cuando se expone a una humedad del cien por cien y no se cuidan con el debido cuidado.

Pero el subconsciente, que no tiene ganas de estar frío, habla con la voz de Malevoski:

-Tío, te van a cortar los talones, luego te van a abrir en canal y atar tus tripas a un jabalí con el culo ardiendo.

-¿Quieres desayunar con nosotros, esquiva-balas?- dice Wendy en tono amigable pero con una mirada (de un solo ojo) bastante calculadora.

Vórtice Marxista dijo...

Amanece en Basora.

Oh, no, perdón… esto no es Basora… puede que Basora esté ahí abajo en alguna parte, pero esto parece un avión de pasajeros. Fernando, despiertas en el avión de pasajeros, muy similar a aquél en que volabas antes de caer en La Isla Misteriosa, y no reconoces a nadie a tu alrededor. Calculas que a tu lado podría viajar el pasajero asmático, Bruno, un asiento más adelante. Pero no, no vuela él, sino un chico joven, rubio, con bigotito. Este no es tu vuelo.

-Señores pasajeros- dice la voz de Malevoski a través de los altavoces-. Estamos a punto de partirnos en dos. Luego caeremos en una isla llena de gente extraña y locos de remate. Quizá dentro de unos días alguno de los pasajeros que tienen a su alrededor se encargará de coserles el cuerpo a balazos. Pero será divertido. Les recordamos que guarden la calma y mantengan los cinturones abrochados mientras dura la catástrofe y que pueden adquirir tabaco y lotería solicitándoselo a la amable azafata con la que el pasajero del asiento 16 ha estado fantaseando eróticamente. Gracias por elegir Aerolíneas Malevoski. Su piloto, M.J. les desea un feliz cataboom.

Acto seguido caen todas las mascarillas de oxígeno del techo y el avión comienza a traquetear peligrosamente. Pero ninguno de los pasajeros parece inmutarse. De pronto la azafata repara en ti. No te quita ojo.

-Señor- dice el pasajero a tus espaldas-, póngase el cinturón, hombre, que es de mala educación. Podría salir despedido y darle un rodillazo a mi señora, que viaja delante de usted. Es que yo ronco, ¿sabe? Y en los aviones… como me da miedo volar, siempre me narcotizo (soy un yonki de tres pares de cojones) y claro, ella pide asiento separado al mío…

La azafata parece asustada al verte, Fernando, y casi sin quitarte ojo abre un pequeño compartimento sobre el asiento destinado a las azafatas. De él saca una carpeta y comienza a revisar su contenido. Luego, aún con la carpeta en la mano, se acerca a donde estás, iracunda y te espeta:

-Usted no debería estar aquí, ¡no debería!- te enseña la carpeta, es una lista de asientos, nombres y apellidos, número de pasaporte o d.n.i. y número de billete-. ¡USTED DEBERÍA ESTAR MUERTO Y ENTERRADO, PEQUEÑO SOMORMUJO!

-Recordamos a los señores polizones que ellos no tienen derecho al accidente mortal planeado para las 12:30, hora de La Isla- dice Malevoski.

-Mi señora dice que no debería fumar tanto- añade el pasajero de atrás-, que por eso ronco. Pero en realidad no es por eso. Es que tengo vegetaciones. Pero en fin… vaya bronca le está cayendo, amigo. Pero la azafata está para mojar pan integral, vaya que sí. Yo la cogía y la metía a la fuerza en el baño y… seguro que no le molesta que ronque…

-Tiene que bajar ahora mismo, señor, acompáñeme- te dice la azafata. Y te levanta y te acompaña a la salida de emergencia. No puedes hacer nada para evitarlo, no puedes moverte, ni hablar. Abre la salida de emergencia. Secretamente esperabas que la presión mandase a la mierda al pasajero roncador y a todo el puñetero pasaje, pero no lo hace. De hecho es como si el avión estuviese parado en mitad del aire. Y te empuja, y caes al vacío, pero a cámara lenta.

Malevoski y M.J. caen también a tu lado, de pronto, flotando alegremente con una mesa, que también está cayendo, sobre la que se dispone la partida de cartas del otro día.

-¿Vas?- dice Malevoski.

Donser dijo...

(TAMER)
Medito un momento. Miro al techo.
Me dan ganas de responder que no, que en la cama se está muy bien, pero debo de tener llagas en la espalda, a estas alturas.
-Acepto la invitación -murmuro-... Pero ten cuidado con ese cacharro... no se lo ve muy sano -indico, esperando no despertar sus iras. Al menos no hasta que esté suelto.
Pero no pienso hacerle nada... mientras no sean una amenaza.
Espero a ver qué hace con el pincho...

Vórtice Marxista dijo...

-Si te estás quieto no te va a pasar nada. Y sí, es una porquería de cuchillo... con lo bonito que era hace unos años.

Wendy corta tus ataduras y te desabrocha las correas de las muñecas.

-Y no te hagas el héroe ni nada de eso, que todavía estamos decidiendo si eres un Sombra o no- dice, no con mucha convicción-. ¿Puedes andar? En alguna parte hay una silla de ruedas... aunque está igual que el cuchillo, más o menos.

Donser dijo...

(TAMER)
-Es por la humedad -comento-. Si los limpiáis y untais en algún tipo de aceite se conservará mejor. Pero la selva hace estas cosas a los metales... ¿Eres tú la que curó mis heridas, Wendy? -le pregunto mientras hago estiramientos lentamente, viendo y calibrando cómo reacciona mi cuerpo.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Voy, reparte las cartas, pero una menos que ya tengo esta en la mano.-
Sujeto la carta manchada de sangre en la mano derecha, mientras con la izq saco las chapas del bolsillo.
-Esta mano va a ser mia, Malevoski, te apuesto todo mi monton en contra de tu moleskine- Y adelanto el monton de chapas, echando a un pato que miraba la partida mientras agitaba las alas.

Vórtice Marxista dijo...

Tamer, tu cuerpo reacciona como si acabase de salir de una centrifugadora después de haberte pimplado dos botellas de rakia. Cuando estás a punto de caer de boca contra la mesilla de noche, Wendy te sujeta (y a punto estáis de caer los dos), y, con esfuerzo consigue estabiliarte y se coloca a tu lado para ayudarte a andar.

-Te curé yo, con la ayuda de todos- dice-. No tenías buena pinta. Ibas dando tumbos como un loco, chocándote con los árboles. Ya estarás mejor. Las heridas no eran tan graves. O sí, no soy médica.

MIENTRAS, EN EL AIRE...

-Bueeeno- dice Malevoski-, yo voy con este pájaro amarillo y dos chapas más. Espera, que pongo mi mejor cara de póker.

La vaca que pasa cayendo dice "mu".

-Yo no voy en esta mano, que seguro que hacéis trampas- dice M.J. y se enciende en cigarrillo.

Donser dijo...

(TAMER)
Respiro. Me estabilizo. Joder como duele.
-Pues -la voz me sale medio temblorosa por el esfuerzo del cuerpo maltrecho-, gracias. De verdad. ¿Dónde estoy, por cierto? Lo único que vi era la habitación. ¿En qué otro lugar de la Isla hay habitaciones? ¿Y por qué os persiguen los hombres de negro? Au, rodilla mala. -me duelen los dedos sin uñas, los boquetes del cuerpo 8que dentro de un rato miraré a ver cómo están cosidos y si hay infección, aunque si no he tenido fiebre y no me han cortado ya los brazos que que muy grave no es la cosa...
Me rugen las tripas como la leona de la MGM-... Ops...

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Miro la vaca amarilla con sorpresa mientras muje el pájaro blanco de mancaha moradas.
-M.J. se suponia que nada de vacas, que luego te silvan todas las jugadas-
Según caemos a través de una nube de flores, cojo una amarilla y se la paso a Malevoski.
- Creo que esto es tuyo -

Vórtice Marxista dijo...

-Los Sombra persiguen a todo el mundo. Creo que a los adultos para asustarlos... a nosotros porque somos niños. Y los niños son útiles, ¿no? Mira, esto es Nuncajamás- dice abriendo la puerta de la habitación y ayudándote a salir a un salón no demasiado grande con tooooda la pinta de ser un refugio antiaéreo abandonado-. Y esos son los Niños Perdidos.

El salón es oscuro, iluminado por fluorescentes que tililan (fallo en el cebdor). Hay estanterías con libros, otras con latas de conserva, taquillas (al menos doce, sin candados), una lona blanca delante de un proyector y mucho desorden. También hay unas veinte literas y, claro está, ocho niños, entre los que se encuentra Verónica (Niña Número 1).

-Esa es Verónica, la bocazas, ya la conoces- dice señalando a Verónica, la bocazas, que te apunta de nuevo con el arma enorme del primer día. Ahora que la ves bien pues tampoco parece que esté muy bien cuidada. Más bien tirando a inutilizada-. Ese tapón con las greñas es Tarzán, tiene siete años y es muy bueno con ese tirachinas con el que te apunta.

Como si necesitara dar credibilidad a esa afirmación, Tarzán saca de su bolsillo un rodamiento de acero y lo hace bailar entre sus dedos.

-Ese otro es Mudito. No habla nada y debe tener unos siete años, más o menos, aunque nadie lo sabe. Eso que lleva en las manos lo traís tú, y creo que es un arma de descargas. A lo mejor te apetece probarla. Esa del pañuelo en la cabeza se llama Pirata y tiene once años. Su rifle también viajaba contigo, esquiva-balas, y parece en mejor estado que nuestras armas. Esa chica pelirroja y regordita se llama Bang y es muy buena disparando con ese arco, lo encontró el año pasado y es todo un portento, aunque solo tenga nueve años. Ese es Bastian, todo un aventurero y eplorador, él es el que trae las frutas y el que avisa cuando va a haber un accidente. Siempre está ojo al parche. Tiene seis y el palo con la punta filada lo hizzo él mismo. Esas dos gotas de agua de ocho añitos son Tormenta y Pícara y sí, son gemelas, y dos cerebritos. Ellas no llevan armas porque no las necesitan. Ya estamos nosotros para protegerlas. Más bien se dedican a pensar, y eso nos ha salvado muchas veces de caer en las manos de los Sombras. Ellas descubrieron que el "monstruo" de los Sombra solo era un montón de altavoces y mecanismos. Solo para meter miedo.
Y ahora, siéntate, que desayunaremos y nos contarás todo. Con pelos y señales. Y si no nos convences tendremos que darte capum, porque sabes demasiado.

Vórtice Marxista dijo...

De una nube llega un rayo, cegador, que le hace arder el pelo a Malevoski, que sale volando en busca de una nube cargada con la que apagarselo. Deja las cartas en la mesa, un escarabajo de oro sale de debajo de una de ellas, desperezándose.

-¿Tienes algo claro ya?- pregunta M.J.- No creo que tengas mucho tiempo y Eliseo está mejor que tú.

-Claro que lo estoy- dice la voz de Eliseo desde algún punto del firmamento, como si fuese el mismísimo Metatron-. Y en cuanto me levante me voy a encargar de ti, por chapucero y por dedo rápido, Fernando. Y que sepas queyo no soy ningún topo. El topo, de hecho, eres tú, sólo que no lo recuerdas. Cobarde.

Donser dijo...

(TAMER)
Y entonces es cuando el bueno de Tamer usa sus ocultos dondes de eskald, aprendidos de su madre, y relata con pelos y señales, de manera hipnótica y entre gemidos de dolor, los últimos acontecimientos. El accidente, hombres de negro, presidio, batalla, liberación de rehenes, traición de un compañero y heridas varias.
A cada uno le da los suyo. La visión general a Wendy, a las gemelas los datos relevantes, a Bastian que esté atento, porque es posible que mis compañeros supervivientes vayan a intentar buscarme.
-Y bien, ¿qué pretendéis hacer? con nosotros estaríais más seguros -rezo porque sea verdad-, pero si queréis seguir aquí, es vuestra decisión ¿Os puedo ayudar en algo? -pregunto mientrsa no dejo de observar el lugar, las salidas y entradas, tomas de ventilación, estado de los niños respecto a la alimentación, (en la medida en que sé de esas cosas, qeu de todas maneras no es mucho. soy un militar y además, en territorio enemigo entre una mini tribu pigmea medio sociópata) etc.

Ludio dijo...

-Guardemos entonces las armas, el equipo de rescate que coja lo que necesite y que apunten que han cogido- Me acerco a Steve y le digo -La contraseña me la puedes dar a mí o quién quieras, en quién más confies por ejemplo.

Al equipo de rescate -Tened cuidado, siento de veras no poder ir. Claude, cuida del grupo y no hagas como yo, no dejes que te cojan ni que te disparen-

Voy a hacer una visita a los enfermos, quiero que se me informe de su situación en todo momento.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Ummm, las cosas nunca quedan claras, excepto esto.- Mientras muestro mi jugada con un fullhouse de muertes invertidas y amantes.
Ya es hora de despertar,enfrentar el dolor y levantarme.
- Chicos, nos tenemos que despedir, pero volveremos a vernos-, mientras me levanto recogiendo las chapas, patos y demás ganancias. -Algún consejo mas antes de irme?-

Virginia dijo...

- Creo que deberíamos esperar, al menos hoy, a ver si estos dos evolucionan y tienen pinta de despertar. No me gustaría perderme el juicio. Tengo muchas preguntas que hacer. Si para mañana no han espabilado, nos vamos a por Tamer. ¿Os parece bien? Y si no hay voluntarios, yo me ofrezco a hacer de defensa de los acusados. Creo que el resto se las apañaría para hacer de fiscales. - miro a Ludio y a Alma - no digo que queráis echarles mierda innecesaria en lo alto, no es eso. Siempre se me ha dado bien ponerme en el lugar de los demás, y creo que puedo representar bien el papel de poli bueno, a lo Povedilla. - sonrío - Ludio, entiendo perfectamente que no puedas venir, tío. Además, me tranquiliza que te quedes al mando por aquí. Y Steve, creo que él podría tener la contraseña de la habitación sin problemas. Me parece el más indicado.

Vórtice Marxista dijo...

Ludio, Steve te da la contraseña del armario de las armas. Está de acuerdo en lo de rellenar un albarán de entrada y salida. Los heridos siguen igual, sin progresos, Eliseo un poco mejor que Fernando, pero por poco.
Ángela se compromete a informarte de cualquier cambio el primero, un tanto sorprendida por tu nuevo liderazgo. Comunica también a Virginia y Alma que ninguno de los dos se va a despertar en mucho tiempo, a menos que se produzca un milagro y baje Dios del cielo en trineo.

Tamer, el refugio es subterráneo pero tiene buena ventilación. Será porque tiene electricidad y el aire es introducido por máquinas, aunque no tiene generador. Parece que la electricidad se le suministra por cable. Después de comer te informan del veredicto. Verónica se levanta y dice:

-Tame, hemos decidido que no eres un Sombra y que vamos a ayudarte a encontrar a tus amigos, por si te echan de menos. Estás mu grande para ser un niño perdido.

-Pero nos dejaréis marchar cuando los encontremos, nada de preguntas ni de obligaciones- añade Wendy-. ¿Hecho?

Fernando... despiertas.

Y estás tumbado en una camilla con las piernas abiertas atadas a un potro. Alguien vestido de médico (jurarías que es tu pediatra de cuando eras pequeño) hurga entre tus piernas. Malevoski, a tu lado te pide que empujes...

Un bebé llora. Has tenido un hijo. Es M.J.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Miro a mi marido y le digo
-Mira cariño, se parece a Vórtice Marxista...., tu mejor amigo-

Donser dijo...

(TAMER)
-Hecho. Acepto vuestro veredicto. Sin obligaciones. Aunque, si queréis, podremos... colaborar -y rezo porque no deba faltar a mi palabra. Los niños son niños, y si han sobrevivido tanto tiempo ha sido una mezcla de suerte y humor extraño de los dioses.
Quizás pudiéramos cubrirlos y ayudarlos a distancia. Son ferozmente independientes, y yo no soy Peter Pan.
Tendré que cumplir mi palabra, pero eso no quiere decir que deje de preocuparme por ellos. Mientras los demás no los vean...
Los adultos son jodidamente paternalistas, y aunque cuando estallen las hormonas aquí se puede liar el Señor de las Moscas, me mantendré relativamente cerca... con todas las precauciones.
-Pero, ¿me buscaréis si necesitáis ayuda? Yo os debo una. Sería menester devolveros el favor.

Vórtice Marxista dijo...

-Nos valemos por nosotrs solos- responde Wendy estoicamente-. Pero no te preocpues, que si te necesitamos te lo haremos saber. ¡Niños Perdidos! Partimos en una nueva expedición, preparadlo todo.

-Sí, Wen- corean todos al unísono.

Ludio dijo...

-Ángela, disculpa si me ves tomar muchas decisiones, pero de esta forma te ahorraré trabajo, ya sabes, no más herido innecesarios- Intento que nadie se tome a mal los nuevos cambios, pero creo que es lo más sensato. -Virginia, tampoco tienen que ser un juicio en toda regla, más bien hablo de una asamblea, que no haya nadie con más autoridad que los demás. Esto lo digo porque estoy mosca con Eliseo y me gustaría ser objetivo, porque si resulta que Eliseo no es un topo, Fernando habría disparado a un inocente y la cosa puede complicarse. Y decirte que Seteve me ha dado la contraseña, pero quiero que también la tengas tú porque me fio de tí y quiero que sepas que no lo usaré en mi beneficio. Si los dos abandomanmos el refugio debe haber un tercero que también la sepa, de momento Steve está bien, pero temo por su salud-

Virginia dijo...

- Ok, Ángela. Si esto no tiene pinta de mejorar, saldremos mañana temprano para buscar a Tamer. Después del desayuno, nos ponemos en camino. Ya pensaremos sobre la marcha qué vamos a hacer. Quizá, si está con los ninjas, podamos pedirles "amablemente" que lo suelten. Podemos dialogar.

Ludio dijo...

-Oye Alma, antes dijiste que uno de ellos te habló en nuestro idioma,... lo digo porque si es así no parecen muy dados al diálogo, así que cuidado. Cada vez me desconciertan más ¿Qué coño está pasando en esas instalaciones?¿Y si hay algo digno de admiración y piensan que nosotros lo corromperíamos? Hasta ahora siempre hemos dado por hecho que somos "los buenos", pero ¿qué nos hace merecedores de ese título,...?-

Virginia dijo...

- Por eso digo que a lo mejor podemos tratar de dialogar, para variar... Yo también le había estado dando vueltas a lo que has dicho, Ludio.

_ALMA_ dijo...

- Si recordáis, siempre he dicho que los ninjas podrían ser los buenos, que nosotros hemos llegado a su territorio, que es normal que quieran defenderse, que Eliseo puede tener sus razones, que a lo mejor no es malo, que quizá todo esté al revés, nunca he pensado est5e es malo y este bueno, más bien, ha hecho algo malo o bueno... no, no tengo una visión firme de lo que ocurre, siempre me mantengo a la espera de una nueva información, pero es difícil posicionarse sin tener toda la verdad, por eso siempre estoy abierta a nuevas suposiciones. Sigo pensando que los ninjas tienen una razón poderosa, que ellos creen que están actuando bien, que tienen un líder un poco desiquilibrado, pero todo esto no impide que al otro lado (nosotros) se reciban sus actos como inocuos, todos actuamos creyendo que hacemos lo correcto, y lo mismo dije de Eliseo, puede que tenga sus razones, no tenemos porqué comprenderlas, pero las tiene. Y Fernando, si, puede que haya disparado a un inocente, puede que tenga razones ocultas, puede puede puede, pero cómo sabremos si sabemos la verdad? No podemos, o confiamos o no. Yo siempre soy partidaria de dar el beneficio de la duda, y eso estoy haciendo, creedme.
Ahora mismo sólo dispongo de una verdad, y esa es que MJ era un buen hombre, es lo único que se puede demostrar, no me importa que hizo en su vida, llegado el momento actuó como un héroe, y eso es lo único que em hace tener una opinión concreta. Por eso, estoy deseando hablar con Eliseo y Fernando, intentar comprender sus puntos de vista, me encantaría que fueran sinceros, tengo mucha capacidad para perdonar, lo que más valoro es la sinceridad, y joder, escuche lo que escuche estoy dispuesta a mantener la mente abierta.
Ludio, si que me hablaron si, y percibí cierta culpabilidad en él, eso me da más motivos para pensar, que ellos tb han perdido a gente, que tienen sentimientos... Me da mucha rabia y pena haber llegado a este punto, ninguno nos merecemos esto...ninguno.

Vórtice Marxista dijo...

TAMER...

Wendy y Los Niños Perdidos se están poniendo manos a la obra. Resulta que no es tan sencillo como parecía lo de salir del bunker en el que se encuentran. Tienen que llevar a cabo una serie de "rituales", que parecen sistema un tanto exagerados de seguridad. Parece que les preocupa más que nadie entre en el refugio estando ellos fuera que en su propia seguridad en la expedición. Esto parece un híbrido entre Robinson Crusoe J.R. y Solo en casa. Es simple, pero infantil, lo que quiere decir que será sorpresivo y tremendamente efectivo para una mente adulta. Son trampas de niños.

-Mañana por la mañana, a primera hora saldremos. Hoy podrás tomar solo dos algésicos, esquiva-balas- dice Wendy-. Tenemos que ahorrar, por si acaso- y parece tener ahora veinte años más.

REFUGIO

Mucha gente se emociona con las palabras de Alma. Parece que nadie esperaba unos sentimientos tan desgarradores dichos en voz alta por alguien que hasta hoy ha sido la imagen de la felicidad. Quizá nadie se esperaba, a secas, unos pensamientos tan desgarradores formulados en voz alta. A Raúl se le escapa una lágrima furtiva de emoción.

-Salimos por la mañana- dice, sobreponiéndose-. Habrá que descansar ahora para estar frescos para el viaje.

Vórtice Marxista dijo...

FERNANDO

M.J., que está sentado contigo en una barca en un hermoso lago, te pasa un cigarrillo.

-Fernando, estás empeorando ahí afuera. ¿Has visto el capítulo de Los Simpson en que Homer tiene que encontrar su alma gemela en un viaje espiritual? Esto es lo mismo, pero con las pruebas de que tienes y tenías razón. Quizá eso te devuelva la salud.

Un pez con tres ojos y la cara de Malevoski salta del agua, se queda unos segundos suspendido en el aire y dice:

-En Los Simpson está toda la Verdad y el Sentido de la Vida.

Y vuelve a sumergirse.

-Mira, Fernandito- añade M.J.-, lo que pasa es que hay detalles que se te escapan. Necesitas una prueba irrefutable o todo lo que digas será ambiguo o malinterpretable. Mira.

Señala el fondo del lago. Ahí abajo ves un sombrerito azul.

-Hay algo evidente que no cuadra en todo esto, Fernando.

El pez Malevoski vuelve a saltar y dice:

-Hay un donut de chocolate enorme que flota sobre el volcán. Y se expande, como el Universo. Este lugar se llama Física y se apellida Cuántica.

Donser dijo...

(TAMER)
Pues me preparto yo tb. allá donde me hayan confinado.

Entre otras cosas, reviso el estado de mis heridas, costuras, puntos flacos al caminar y estirarme, para saber hasta dónde puedo forzarme sin hacer "crac!" y romperme, que se me salten los puntos y empiece a chillar como una niñita vikinga de trenzas doradas.
Desde luego cuando los niños se proponen sobrevivir... -me admiro.

Me dispongo para la partida.

Virginia dijo...

Ropa cómoda, agua, algunas provisiones en la mochila y el walkie. Nada de armas. Ayudo a preparar el desayuno para todo el mundo, y después espero a que salgamos.

Vórtice Marxista dijo...

Día 51

Amanece en el refugio de Steve.

La noche ha pasado tranquila. Durante la madrugada Eliseo tuvo fiebre alta y estuvo muerto durante un minuto y medio a consecuencia de un fallo cardiorrespiratorio. Pero fue estabilizado por Ángela y ahora sigue igual que estaba ayer. Aunque Ángela apenas duerme. Ha delegado en otros supervivientes, a los que ha enseñado las nociones básicas de enfermería, pero es ella la que no descansa pendiente de los dos heridos de más gravedad. Ignacio, el segundo superviviente músico del grupo, no se separa de su lado, como si fuese su mano derecha. El resto pensáis que está naciendo algo más que amistad entre ellos. ¿El Amor ha llegado a La Isla?

Durante el desayuno sois informados de las novedades y se discuten algunas cosas. Steve hace alguna matización a la idea propuesta por Ludio del control de armas.

-Estoy completamente de acuerdo contigo, hijo, en cuanto a lo de almacenar las armas, que haya un encargado y que se firmen albaranes de entrega y devolución- asegura bebiéndose un café humeante-. Pero hay algo más. Yo me he pasado décadas teniendo esto a punto, protegiéndolo de la maldita humedad de por aquí, que lo estropea y oxida todo. Desde que habéis llegado, con la emoción de sentirme acompañado y con vuestras aventuras, mi rutina de “trabajo” no se ha llevado a cabo. Si vais a haceros cargo de las armas creo que lo justo sería que también os encargarais de su puesta a punto. Ha de hacerse a diario y puedo enseñaros en un rato, si queréis.

Por lo demás, el nuevo equipo de rescate va a salir en cuanto se acabe el desayuno. Es momento de poner dudas sobre el tablero o limar detalles de última hora.

Amanece en Nuncajamás.

Verónica entra a despertarte muy pronto, Tamer, o ese es tu concepto de las cosas.

-Tame, que nos vamos- te dice con una sonrisa-. Wendy dice que elijas una de las dos armas que traías, que te puedes quedar con una. Ma dicho que traías una escopeta, una pistola de rayos y una bomba. Las demás nos las quedamos nosotros. Eso dice.

Una vez decides cuál de tus armas sigue siendo tuya, el grupo de aventureros está dispuesto a salir.

-¿Quieres que probemos la silla de ruedas?- te dice Wendy viendo tus dificultades para andar-Tormenta y Pícara te han preparado unas muletas, si lo prefieres.

Amanece en algún lugar dentro de la cabeza de Fernando.

-Trata de no hablar o tragarás agua- dice M.J. sentado a tu lado de nuevo en un avión de pasajeros, pero esta vez hundido. Hay un pez que pasa por delante de vosotros, tiene tres ojos y no, no tiene la cara de Malevoski.

-¿Y tú?- dices, y tragas agua.

-Yo estoy muerto, somormujo- responde M.J.

Mira, ahí si que está Malevoski, con forma de cangrejo, sobre el sombrerito azul de la azafata que va flotando pasillo arriba. Las mascarillas de oxígeno penden exangües de sus compartimentos, solo que no son mascarillas, sino flotadores hinchables con forma de vaquita que cuando son apretados dicen “Mu”. Malevoski canturrea con voz de barítono cubano:

-Bajo el maaaaaar.

La azafata se vuelve con gesto de ira hacia donde estáis M.J. y tú y avanza hecha una furia hacia ti gritándote:

-¿Cuántas veces tengo que echarle de este submarino? ¿Por qué no nos hace un favor a todos y se muere de una vez? Usted no está en la lista.

Donser dijo...

(TAMER)
-Creo que me quedaré con una muleta y el rifle. -joder, pienso, caro es el puñetero hospedaje. Se quedan la granada y el taser-. Bueno. Cuando quieras, Verónica.
Cuando caminamos hacia la salida, miro a Wendy.
-Asegúrate de tener en un sitio bien seguro la granada. Con la humedad que hay puede ser algo peligrosa. Y, si no quieres que las armas se te oxiden, procúrate aceite y engrasalas, pero no demasiado. Eso hará que no les salga herrumbre. Consejo de amigo.
"Y para que al disparar no reviente la recámara" agrego para mis adentros.

_ALMA_ dijo...

Antes de irnos pregunto:
-Chicos, una cosilla, alguien tiene algo de Malevoski?? Algo que no haya pasado por muchas manos, me refiero.

_ALMA_ dijo...

Y ya que estamos:
- Y de Tamer! Sobretodo de Tamer...

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Sin hablar, cojo tres de las vaquillas, las ato juntas con las algas que nos rodean y respiro por ella, aunque se que diré mu por mucho tiempo ^^
Me muevo nadando hacia la azafata y me llevo la lista, la gorra zaul y sobre todo a Sebastian... digo a Malevoski...
Después salgo del avión y me pongo a nadar buscando el mio, seguro que está detrás de esa duna, entre las palmeras.
¿Ese pez zorro con cara de perro me llevará a por mi alma gemela?
¿Por que cada vez tengo mas ganas de hierba y chocolate??

Vórtice Marxista dijo...

TAMER...

Al salir del bunker descubres que la puerta está muy pero que muy bien camuflada en el suelo, bajo el saliente de una pequeña elevación rocosa.

Los Niños Perdidos te están escoltando de vuelta a casa. Es una escolta en toda regla, tú vas en el centro, con Pirata muy pendiente a tu lado por si te caes o necesitas ayuda, y ellos formando un círculo a tu alrededor, moviéndose como auténticos profesionales alerta.

La marcha es dura y dolorosa, pero ellos parecen tenerlo todo bajo control y te inspiran. De pronto Tarzán, que va delante de todos, se para y te hace gestos para que rodees un árbol.

-Hay una cámara ahí arriba, en ese árbol- dice Pirata-. De los Sombras. Cuando veas un árbol con esa marca trata de no ponerte dentro de si alcance. Las pintamos nosotros cada vez que Tarzán descubre una. Tien muy buena vista.

La marca a la que la niña hace referencia es apenas perceptible. Se trata de un ojo pintado en rojo, muy pequeñito, justo en la base. Si no se busca no se ve.

REFUGIO

-Esta camiseta azul de rayas es la que llevaba Malevoski los primeros días- dice alguien-. Huele a chotuno que echa patrás. Y esa otra creo que es de Tamer, de los primeros días también. ¿Qué pretendes? Hacer vudú?

FERNANDO

Nadas con Malevoski sentado encima de tu cabeza, con la lista de pasajeros en la mano y el gorrito azul de la azafata en la otra. Llegas a la orilla, pasas las dunas y allíe stá tu avión, en el que llegaste a La Isla, partido por la mitad.

La lista que tienes en las manos es un compendio de pasaportes, nombres, apellidos y asientos. Y tu nombre no está en sus páginas. De hecho alguien ha escrito a rotulador rojo:

FERNANDO NO VA EN ESTE VUELO, SOMORMUJO

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Me pongo a caminar hacia mmi avión guardando la lista en mi mochila de bob esponja (¿Como narices tengo esto??).
Cuando llego llamo a la puerta
-Cariño ya estoy en casa, como están los niños-

_ALMA_ dijo...

- Perfecto, cuanto más pestosas mejor - me guardo la de Malevoski en el bolsillo más escondido de la mochila para conservar todo el olor y sostengo la de Tamer en la mano - Aquí tenemos dos buenos olfateadores y persiguerastros - digo mientras ato sendas cuerdas a los collares de Bunbury y Henry - A Henry le encanta encontrar cosas, y Bunbury siempre tiene ganas de jugar, esperemos que nos lleven hasta ellos, probemos primero con Tamer, una vez fuera le daré la camiseta con olor a choto a oler a ambos...- Espero que terminen de comer y beber y me hago con provisiones, sujeto las correas improvisadas- Estamos listos, vosotros??

_ALMA_ dijo...

OFF: En cuanto lleguemos a donde vimos por última vez a Tamer a través de la cámara de Steve pongo en marcha el proceso buscaquetebusca en modo automático Master. Y gracias por las camisetas, casi lloro :_) xDDDD

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Cuando la azafata me abre, la saludo con una dulce sonrisa.
-Me han dado esta lista mal, me puedes dar la correcta?.-
Entra al avión y la sigo. Mientras ella la busca, saludo a los pasajeros, sobre todo a Luis.
Con la lista correcta en la mano, me despido de todos, compruebo las dos listas a ver si son las correctas y nado hacia arriba para salir del desierto.

Vórtice Marxista dijo...

OFF: Alma, es normal que casi llores, es el holor a "humanidad" que es muy penetrante.
ON: El equipo d rescate sale del refugio de Steve poco después del desayuno. Finalmente, los miembros son Virginia, Alma, Claude, Raúl, Henry y Bunbury. A media tarde hacen una parada para descasar y se dan cuenta que están avanzando más rápido de lo habitual. Una de dos, o la guerra los ha puesto fuertes o verdaderamente necesitaban alejarse un poco del refugio y los heridos para relajar el cuerpo. Han avanzado el doble de lo normal, de hecho, el mapa de Alma lo confirma. Eso es un poco de buena suerte. Y ni siquiera están cansados. Al menos no tanto como para no seguir.

-Si seguimos así... y no dormimos esta noche, llegaremos mañana por la mañana.

TAMER...

Otra de las cosas de las que te estás dando cuenta, aparte de que los niños han marcado muchos árboles como "cámaras de los Sombra" es que el bunker estaba a un kilómetro más o menos de una de esas "farolas".

Seguís vuestro paso, con idéntica formación. De pronto Tarzán se para y hace una extraña señal con los dedos apuntando a las 12 en punto en vuestro camino. Tamer, agudizas la vista para ver de qué se trata, porque todos los niños se están replegando y escondiéndose tras los matorrales y Wendy te indica que hagas lo mismo por señas. A lo lejos, muy a lo lejos, ves a dos "ninjas" avanzar patrullando. Se diría que van a pasar justo por donde estáis.

Todos los niños se esconden tras un denso matorral y tiran de ti para que hagas lo mismo mientras te hacen señas para que te calles. Tarzán trepa a un árbol como un auténtico hombre mono justo delante de vuestra posición y desde una rama bien alta desde la que apenas se le ve prepara el tirachinas con su rodamiento. Bang hace lo mismo a tu lado con el arco preparado, sin tensar pero a punto de caramelo. Parece un arco de tirador profesional y te preguntas varias cosas: si la niña tendrá fuerza para usarlo, cuántas veces habrán tenido que hacer esto, cómo de calculado tendrán el plan y si alguna vez habrán tenido que llegar a disparar en una situación similar.

FERNANDO...

La azafata sale, pero tiene tu cara, con perilla y todo. Y todos los miembros del avión también la tienen. Están (o estáis) todos dormidos. Menos uno que, de hecho, es el único que no tiene tu cara. Es Eliseo que juega con la maqueta de un avión en miniatura en su asiento.

-Señor, aquí tiene la lista.

-No hagas caso a ese tipo, tiene algo raro en la cara- dice Malevoski, también con tu cara y aún con cuerpo de cangrejo.

Revisas las listas y tienes dos certezs: que en una de las listas no estás tú y que en ninguna de las dos está Eliseo. Pero... también te sobrevuela una duda... esto es un sueño... crees... estás perdiendo la capacidad de distinguir... si esto es un sueño... la lista tendrá los nombres que tú quieres que tenga... pero... pero si me despierto...

-Yo te quiero enseñar un fantástico donut.

_ALMA_ dijo...

- Ya era hora de llevar a los perros a estirar las patas, están olisqueando todo, eso es bueno, tienen curiosidad por todos los olores, pero cuando lleguemos ya se habrán cansado de olisquear lo mismo, van a pillar el tufillo de Tamer como un autentico reto - miro a Raúl de reojo - Ángela cuidó de ellos demasiado bien, hasta han cogido unos kilitos, que falta les hacía!

_ALMA_ dijo...

OFF: LOL, Yo te quierooo enseñaaaar, un fantaaastiicooooo doooonuuuutttsss, ven Fernando y deja a tu corazón soñaaaaar!!

Ludio dijo...

-Bueno Steve, mientras echamos un ojo a las cámaras me explicas eso del mantenimiento de las armas, así te echo un cable y nos distraemos. Podemos contar batallitas, si quieres-

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
- Tranquilo Malevoski, que no me olvidaré de ver el donut en la cima-
y pienso <>.
Se acerca el momento de volver

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(OFF: lo que pienso, que no ha salido es: y no me olvidaré de vosotros dos, y os encontraré)

Vórtice Marxista dijo...

-Fernando, ¿quieres despertar?- dice M.J. delante tuya, de pie, en la puerta del avión.

Vórtice Marxista dijo...

TAMER...

Tras un rato que parece interminable, los dos "ninjas" pasan entre vosotros y Tarzán sin percatarse absolutamente de nada. Pasado un tiempo prudencial, pendientes de Tarzán que los vigila desde la rama, emprendéis el camino.

-Llevan unos días paseándose mucho por la selva- te dice Pirata-. Antes no lo hacían. Aunque hoy solo hemos visto a dos. Otros dias habriamos visto ya a 20, por lo menos.

Comienza a llover.

-Mierda- dice Veronica, y la palabra es más grande que ella-. Otra lluvia de esas de lepente.

-Esta no va a durar ás de un minuto- dice Bastian mirando hacia arriba mientras se pone chorreando-. Pero me temo que va a empezar otra vez la época de lluvias.

EQUIPO DE RESCATE...

Comienza a llover, de pronto. Hacia un sol de justicia y de repente está cayendo el diluvio.
Antes de que Alma pueda acabar de decir "joder, el rastro", vuelve a salir un sol de justicia. No créeis que esa poca agua haya enturbiado el rastro. Así que, de momento, todo bien, a menos que vuelva a llover, y de manera más intensa.

Los perros juguetean alegremente con un coco caído.

Vórtice Marxista dijo...

M.J. dice:

-Así que quieres despertar...- y se convierte en Malevoski con forma de coyote rojo- Bien, trata de responder correctamente a la siguiente pregunta. Sólo tendrás un minuto de tiempo. M.J. saca un reloj de arena y lo coloca sobre una mesa que aparece en un lado.

La pregunta en el siguiente comentario. Una ve que se publique se contará un minuto según el horario de publicación.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
La muerte no espera a nadie y el apocalipsos tampoco.
Empi8eza el minuto

Vórtice Marxista dijo...

-Vas a un estanco y te compras una caja de cerillas y un mechero. Si juntos suman 1,10 euros y sabemos que el mechero cuestaun euro más que las cerillas. ¿Cuánto cuestan las cerillas?

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
0,5 centimos y el mechero 1,05

Vórtice Marxista dijo...

CORRECTO

Vórtice Marxista dijo...

Fernando mueve un dedo del pie, pero Ángela está ocupada cambiándole el vendaje a Andrés y no lo ve.

Fernando, has salido del coma profundo en el que te encontrabas. Oyes todo lo que hay a tu alrededor, pero no puedes moverte ni articular sonido.

Comienzas a pensar en cierta película de un tipo al que falla la anestesia en una operación y sigue conscieente durante todo el proceso.

Sientes el olor de la comida, el frío de la aguja, el picor de los puntos de sutura...

Y Malevoski y M.J. ya no están a tu lado. Solo hay oscuridad.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Me prometo a mi mismo que volverán a estár a mi lado. No me muevo mientras escuche a alguien cerca mio, pero en cuanto pueda, voy flexionando todos los músculos de mi cuerpo uno a uno sin moverme. (OFF: como médico, que se de mis heridas? y como puedo mejorar rápido la reavilitación?)

Ludio dijo...

Bueno, antes de esto no conocía a Steve, así que mientras ponemos a punto las armas me pone al día de su historia.

Donser dijo...

(TAMER)
Este escuadrón de niños parece un escuadrón de la muerte.
Y cómo les explico yo esto a los demás sin que estallen los instintos maternales/paternalistas de "somos adultos y cuidaremos mejor de ellos que ellos mismos", y para cuando lleguen al sitio, mueran...
Joder.
Mil veces joder.
A ver qué me invento.
Vale.
Los voy siguiendo. Trato de no articular palabras y aguantarme el dolor.
-¿Sabéis dónde está el campamento de los míos? ¿O me váis a dejar en un punto intermedio para que no os vean? -le pregunto a Wendy, en voz baja.

Ludio dijo...

Mientras limpio armas con Steve le echo un ojo de vez en cuando a las cámaras por si veo algo inusual o simplemente al equipo de rescate para ver que todo está perfecto. -Oye Steve ¿Qué te parece que haya tanta gente después de estar tanto tiempo en soledad? Lo mismo te estamos agobiando,...- Lo que realmente me sorprenda es que sea su cuerpo el que se ha debilitado antes que su mente, debió de ser un tipo duro este Steve.

Virginia dijo...

- Mierda de lluvia. Esto parece una de las partidas de rol de El Señor de los Anillos que organizaba un colega mío, que cada vez que se iba a poner mal la cosa, se ponía a llover. - Sonrío - Qué recurso más tonto. Aunque, ahora que lo pienso, siempre estaba lloviendo... porque, no sé cómo, siempre estábamos en problemas...

Miro a los perros. Alma los entiende mejor, así que espero que ella se de cuenta si recuperan el rastro. Echo un vistazo al resto del grupo, para ver cómo están y, a pesar de la lluvia, trato de mirar alrededor y seguir todo lo alerta que pueda. Reparto víveres, lleno cantimploras. Rezo para que encontremos a Tamer pronto.

Pienso en las tardes de lluvia en casa. Esas tardes de pizza, manta y besos. Trato de no pensar más.

Vórtice Marxista dijo...

Mientras Tamer avanza por la jungla descubriendo que los “ninjas” ya han bajado la guardia, Alma, Virginia, Claude, Raúl, Henry y Bunbury caminan en su dirección tratando de encontrarlo. Steve enseña a Ludio cómo se ponen a punto las armas a diario para que no se estropeen con la humedad mientras ambos siguen todos los pasos del equipo de rescate por las cámaras de seguridad. En el cementerio de aviones, Javier, Diego y Bruno ya han terminado el barco; sólo falta rescatar los botes salvavidas si finalmente se van a utilizar y construir las velas, si es que se les ocurre con qué y cómo.

Vórtice Marxista dijo...

Día 52

Equipo de rescate…

Tras pasar una noche corta acampados muy cerca de la cabaña de la familia de Monto comenzáis de nuevo a caminar. De momento no habéis encontrado rastro de nada especial ni interesante y albergáis la esperanza de que Tamer no se haya movido mucho del sitio en el que os pareció verlo a través de los monitores del refugio. La lluvia sólo duro unos instantes y no ha vuelto a manifestarse, dais gracias por ello. Según el mapa de Alma ya estáis muy cerca, pero mucho, del punto que queda identificado como “la farola”, donde Leo y Javier atraparon a los dos hombres de negro. Alma saca la camiseta de Tamer y se la da a oler a Henry primero, que ya lo conoce y sabe cómo funciona, y a Bunbury después. El funcionamiento parece ser similar a un juego:

-Busca, busca, Henry, busca a Tamer- le dice.

Henry primero agarra con los dientes la camiseta y la zarandea de las manos de Alma, como si fuera el juego de “a ver quién tira más”. Pero luego entiende que ese no es el juego y la palabra “busca” activa ciertos mecanismos primitivos en su mente. Al cabo de unos instantes los dos perros se ponen frenéticos buscando, aunque no sabéis muy bien si van a acabar apareciendo con un pájaro muerto en la boca. El arte de enseñar a un perro a rastrear es largo y estricto, pero quién sabe, podría funcionar.

Tamer…

Descansasteis en un claro fácilmente protegible y casi sin darle tiempo al sol a volver a salir comenzasteis de nuevo a caminar. Wendy te explicó que creía saber dónde estaba tu campamento. Cerca del volcán, en las cuevas del lago. Es lo último que vimos de vosotros. La caminata continúa sin demasiada charla. El grupo es un grupo de profesionales bajitos.

Fernando…

No puedes moverte. Y el dolor sube y baja como una marea de cuchillas de afeitar. Eres incapaz de conseguir que ningún músculo obedezca la orden que le envía tu cerebro. Lo intentas con todas tus fuerzas pero da la impresión de que lo único que se ha despertado ha sido tus sentidos. Y te preguntas por qué no habrás tenido la suerte de que se hubieran activado sólo cuatro de ellos, dejando fuera el tacto y con él el dolor. El movimiento en el refugio, las conversaciones, el olor de la comida… ¿te están alimentando con suero? ¿Había tanto instrumental y nadie lo dijo? Supones que nadie creyó importante ese dato, que nadie esperaba tener que atender a tantos heridos. Tus heridas… no las ves, sientes alguna de ellas y calculas que debes tener al menos ocho agujeros de bala en el cuerpo. Todos cruzándote diagonalmente el pecho, en ángulo ascendente. Si te concentras lo suficiente puedes aislar y sentir cada uno de ellos. Dolor. Médicamente crees que es un milagro que estés vivo. Médicamente crees que una de tus opciones, quizá la más viable, es esperar, mantenerte lúcido y esperar a que el milagro continúe y te recuperes lo suficiente como para despertarte del todo. No debe quedar mucho, piensas. No puede quedar mucho.

Ludio…

Observáis los movimientos del equipo de rescate a través de las pantallas cada vez que pasan bajo uno de los objetivos del refugio de Steve mientras este te cuenta su historia. Cómo John y él viajaban en su avioneta, era un viaje comercial, habían estado escapando de las misiones de guerra. Llevaban un envío de agujas hipodérmicas. Una noche cualquiera el cielo se iluminó, el avión se detuvo en pleno vuelo y ¡pum! El resto es la historia de La Isla, de la familia de Monto, de cómo alguien les abrió la puerta del refugio, la muerte de John, el cáncer… una historia digna de aparecer en una novela.

Henry y Bunbury…

-Busca… busca… busca… Tamer… busca… premio…

La selva es una mezcla exultante de olores, colores y formas. Este que camina contigo es un buen colega.

Busca… Henry… yo…

Todos juegan conmigo. Aire fresco. Comida. Tamer. Busca.

Donser dijo...

(TAMER)
Caminandoooo caminanditooooo...
Aguantándome los quejidos por las heridas, voy siguiendo al grupo de profesionales bajitos que me "escoltan previo pago" hasta el campamento. Trato de memorizar el camino... pero toda la selva es igual para un nórdico como yo. Puedo captar algunas referencias, pero presto más atención en vigilar el sector que me corresponde, a la espera de posibles apariciones de ninjas.
Tras unas horas de caminata, pido pararnos un momento para que las heridas no me molesten por un rato, para reemprender la caminata más tarde.
¿Cuanto quedará? ¿Verán los Niños Perdidos a los míos antes que ellos a nosotros o no se acerarán tanto al camapamento?...

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(PENSAMIENTOS: 8 disparos, es toda una suerte seguir mas o menos vivo xD, los chinos consideran que es un núm de la suerte y para mi por ahora lo es....
Paciencia, ahora que escucho y siento, ahora se que me levantaré, que encontrare a M.J. y a Malevoski.
No puddo volver a fallarlos, dejarlos sólos, dejarme llevar por la ira. bajar al lago, subir a por el donut, encontrar a mi hijo (por que digo eso??) y comer chocolate
Sigo localiando las heridas por el dolor, intentando mover uno a uno los músculos, pensando en levantarme y recordando todo lo que se diga de mi. Si Westley pudo, yo debo hacerlo, por algo soy un Montoya.

Virginia dijo...

No hemos pensado en el tema de la seguridad del gurpod de rescate, así que cojo un palo. Por si acaso.

Vórtice Marxista dijo...

-Sssssssh- indica Tarzán y vuelve a indicar la maniobra de ocultación. Todos los Niñoes Perdidos comienzan a movilizarse de nuevo, Tarzán parece no ver al enemigo aunque sí paece oírlo. Se tira al suelo, como los indios en las películas y pega la oreja al suelo.

-Es muy peliculelo- te dice Verónica, Tamer.

Luego emprende la escalada a un árbol grande, similar al de antes y se refugia entre las ramas, tirachinas en mano.

Donser dijo...

(TAMER)
Le hago un gesto a Wendy, pidiéndole que prepare la pistola eléctrica. Podría ser una baza si no queremos que nos descubran. Igualmente preparo mi arma, montándo el cerrojo con sumo cuidado tras haber comprobado el cargador.
...

Vórtice Marxista dijo...

A Henry se le eriza el pelo de detrás de las orejas, mira a Alma, da un pequeño ladrido, mira a Bunbury, este parece que... sí, demonios, lo parece... asiente con la cabeza y ambos salen corriendo selva adentro como almas que lleva el diablo.

Donser dijo...

(TAMER)
Con los sentidos alerta espero la aparición de las figuras que pueden ser los ninjas. ¿A qué coño viene que patrullen tanto la selva...?
Me preparo para encañonarlos.

Ludio dijo...

-Steve, mira que estuve diciendo lo del albarán, lo de una organización y esta gente del rescate parece que no se llevaron nada,...- Me lamento -Luego cuando les diga algo dirán que si estoy en plan mandón, vaya tela.-

Vórtice Marxista dijo...

Alma y el resto del grupo de rescate salenb corriendo detrás de los perros.

-Con cuidado, a ver si va a ser una trampa- dice Claude-, mi padre una vez se escondió debajo de la cama para asustarme y...

Mientras, Tamer...

No le quitas ojo al camino y a la cara de Tarzán, allí arriba, en el árbol. Y, de pronto, ves cómo le cambia la cara al niño. Parece que se lleva una sorpresa. Y oyes un ladrido. Dos. Tres. Al menos hay dos perros. ¿Han sacado a los doberman los nazis de luto estos?

Al cabo aparece Henry ladrando y meneando la cola, pero con las orejas hacia atrás. Es un juego, sí, pero también está excitado. Se planta justo debajo del árbol de Tarzán y se pone a ladrar mirándole fijamente. Los niños que se esconden contigo en el matorral contienen el aliento, Wendy está a punto de decir algo por señas cuando, justo delante de vuestra posición, aparece un pastor alemán..

De hecho parece un lobo, con todo el lomo erizado y enseñando los dientes como en una terrorífica sonrisa. Verónica suelta un grito, Wendy la trata de sujetar, el perro comienza a ladrar nervioso. Es búnbury, y entre ladrido y ladrido, olisquea el aire moviendo la cola.

Henry, el otro perro, abandona su posición bajo el árbol y trota hacia Bunbury, comienza a olisquear, mete el hocico entre los matorrales ladrando y moviendo la cola. Wendy levanta una mano con el arma de descargas, Tamer, la detienes. Justo en ese momento la lengua caliente y babosa de Henry te lava la cara desde la barbilla hasta la frente. Y te salta sobre el pecho tumbándote de espaldas, moviendo el rabo y dándote lametones. Los niños no saben muy bien que hacer, pero los más pequeños comienzan a reirse.

Bunbury vuelve a la posición de su compañero bajo el árbol y comienza a ladrar a Tarzán.

Donser dijo...

(TAMER)
Me incorporo de rodillas, dejando el arma en el suelo, para que los perros me vean bien y atraer la atención sobre mí.
Con un gesto trato de decirle a los niños que se vayan, que yo me ocupo.
Llamo a los chuchos por sus nombres, ya que eso me identificará positivamente ante los humanos, si hay alguien que les sigue.
-¡Chicos! -les chapurreo a los perros-. ¿Qué haceis aquí?
Es mi momento para distraer la atención y cumplir mi palabra, haciendo que los niños tengan tiempo de irse. PAra ello trato de atraer a los dos perros. Miro si hay alguien más alrededor.El arma justo al lado de mi pie.

Vórtice Marxista dijo...

-¡Henry! ¡Henry, dónde estás!- se oye la voz de Alma, muy, muy cerca- ¡Bunbury!

Los niños se repliegan bastante, algo desconcertados, buscando el amparo de matorrales más acercados. Pero Tarzán sigue en la copa del árbol y Wendy no parece tener aspecto de estar dispuesta a irse sin él.

Tarzán señala a la maleza, se distingue al menos a cuatro personas. Parece querer bajar, pero algo lucha dentro de su cabecita infantil. Mira a los perros, mueve las piernas para bajar y vuelve a colocarse en su sitio.

Se acercan.

Donser dijo...

(TAMER)
Me incorporo y avanzo, alejando a los dos perros de los niños, en dirección a la voz que los ha llamado.
Voy a procurar por todos los medios que no descubran a los niños, así que me empleo a fondo con los perros.
-¡¿Alma?! -pregunto en voz alta. He dejado mi arma atrás a propósito.

Vórtice Marxista dijo...

Los perros no dejan de ladrar a tu alrededor saltándote encima y moviendo el rabo como posesos. Aparece Alma, de entre la maleza y se le cae un lagrimón. Salta a tus brazos y te tumba al suelo.

Se te van a saltar los puntos.

Henry y Bunbury te lamen, la lamen a ella y ladran. Alma te da besos.

Virginia, Claude y Raúl aparecen detrás.

-¡Tamer!

Donser dijo...

(TAMER)
-¡Chicos! -toso teatralmente para centrar aún más la atención-. ¿Qué hacéis por aquí? ¿Os habéis topado con partidas de los ninjas? -les pregunto. Miro a mi alrededor, como escrutando por si estuvieran cerca, y trato de hacerle un gesto a Wendy para que se vayan.
-Cuidado, cuidado -les digo a los perros-. Se me van a saltar los puntos...

Vórtice Marxista dijo...

Henry no le quita ojo al árbol, Tarzán se ha camuflado bastante bien entre las ramas y el perro, de cuando en cuando, aún salta algún ladrido. Pero está contento. Bunbury también.

-¿Puntos? ¿Te han dado puntos? Eliseo nos dijo que estabas muerto. ¿Quién te ha cosido? ¿Los ninjas?

Todos te abrazan (con cuidado) y te ayudan a ponerte en pie.

-¿Qué ha pasado? ¿Quienes eran los niños que te cogieron? ¿Ninjas enanos? Lo vimos por las cámaras del refugio de Steve. Estás vivo.

Donser dijo...

(TAMER)
-Bueno, eso es una historia larga.
Mejor os la cuento cuando haya bebido y descansado un poco. Desplazarme hasta aquí me ha costado lo mío.
En cuanto a los que me han ayudado... prefieren seguir por ahora en el anon... anunn. amoni... anonimato. Son otros habitantes de la isla y están contra los ninjas. Además me han contado cosas sobre ellos -a veces se me traba el español-. Respetad espo, por favor. Vámonos. Esperad, voy por mi arma -y me dirijo por ella. En el camino, guiño a Wendy y me vuelvo-. Volvamos a refugio. Estoy molido -y compongo un gesto de dolor más real de lo que me gustaría.

_ALMA_ dijo...

Me río, estoy contenta!
-Tamer, que alegría que te hayas topado con esos niños! Parece que son unos auténticos supervivientes! Hasta te han cosido! Tranquilo, ya nos contarás, ahora tenemos que ponerte a descansar, te ayudaremos a llegar al refugio. - Toqueteo los mofletes de Henry y Bunbury - Muy bien, muy bien, buenos chicos!! - les doy de comer y beber y les regalo cariñitos hasta que Tamer se siente dispuesto a volver a andar - Los del refugio se van a poner muy contentos!!

Donser dijo...

(TAMER)
(OFF: Estoooo, los niños no están a la vista, y creo que por las cámaras de seguridad no es muy deducible... pero bueno, el master dirá).
On:
-Vámonos lo antes posible, gente, hay movimiento de los ninjas.
Dicho lo cual me cuelgo el rifle al hombro y echo a andar (o cojear) en la dirección de la que venían.

_ALMA_ dijo...

Off: Master:" Todos te abrazan (con cuidado) y te ayudan a ponerte en pie.

-¿Qué ha pasado? ¿Quienes eran los niños que te cogieron? ¿Ninjas enanos? Lo vimos por las cámaras del refugio de Steve. Estás vivo."

- Tamer, tenemos un lío muy grande en el refugio...- le cuento que Eliseo nos dijo que había caído, que Fernando le ha disparado, la situación al completo con el máximo de detalles - Vas a tener que dar una buena charla, una conferencia prácticamente - risas - perdón, es que no veas el subidón de confirmar que estas vivo!

Vórtice Marxista dijo...

OFF: Por las cámaras se sabe que uno de ellos podría ser un ninja delgado y alto y el resto un grupo de niños. O de personas bajitas. Quizá se podría decir que eran halfligns, pero los jugadores ya dieron por sentado que debían ser niños, aunque creo que pudieron pensar que eran niños esclavizados por los ninjas o hijos de los ninjas.

ON:Los niños no están a la vista, Wendy te guiña un ojo y Tarzán te levanta el pulgar deseándote suerte. Cuando llegas a donde está la gente que ha venido a rescatarte miras a un árbol y ves el pequeo símbolo dibujado por los Niños Perdidos. Te asomas, achinas los ojos y descubres un destello. Sonríes a la caámara y levantas los dos pulgares. Si la cámara es del refugio todos sabrán que ya estás a salvo y si es de los ninjas... les joderá verte en pie.

-Volvamos a ese refugio del que habláis... ¿es de dónde habéis sacado las armas de la batalla?

_ALMA_ dijo...

- En efecto, está muy bien surtido, y además tenemos a Steve, que... - info, y más info sobre todo lo que él no sabe - y entonces... - le explico todo todo - y Raúl está pillado por Ángela aunque no lo reconozca - un poco de cotilleo - y además te llamamos Vikingo - ya que estamos xD

Virginia dijo...

- Tu viaje para tocarle el culo a las Valkirias tendrá que esperar, amigo. todo el mundo te espera en el refugio. Nunca perdimos la esperanza de encontrarte, aunque Eliseo dijera que la habías palmado...

Donser dijo...

(TAMER)
Y al trotecillo cochinero nos dirigimos hacia allí mientras me preparo el discurso mentalmente, mientras junto lo que sé y lo que he visto y sentido.
Y aguantar un rato más el dolor.
Trato de alejar lo más posible a los míos de los niños perdidos. Cumpliré mi palabra. Si me necesitan ya me llamarán.
Mientras... toca ocuparse de Eliseo. Ganitas tengo de verlo; por lo que me han dicho, contó que yo estaba muerto así que deduzco que está con ellos...
Y aún así tengo curiosidad por lo que tiene que decir...

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(PENSANDO:Otro dia mas.... otra noche mas y el dolor aún no me ha matado, eso es bueno, mientras me duela todo, eso es que estoy vivo y no paralítico ^^.¿Donde estarán Tamer, M.J. y Malevoski?, joer que ganas tengo de lñevantarme y sentir el sol. En cuanto pueda me largo a nadar y buscar y .... no se, y algo ^^)Vuelvo a probar con mis músculos, se que estais ahí cabrones, no os escondais mas que vagos, un, dos, un, dos....

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(PENSANDO: A veces no se si estoy despierto o estoy dormido, por que me duele hasta en sueños. Espero que se acuerden de movernos a los heridos inmovilizados o tendremos muchos problemas con las úlceras....Siento como pequeñas vacas mujiesen por encima de mi piel y avióncitos de plomo recorren mi cerebro...eso es que necesito chocolate XD. ya por monotonia sigo probando uno a uno los músculos e intento silbar por lo bajo, para ir desentumeciendo las cuerdas vocales, pero paro en cuanto escuche algún sonido. Donde estará el cabrón de Eliseo, aquí o bajo tierra?)

Vórtice Marxista dijo...

El equipo de rescate ha conseguido encontrar a Tamer, que ha preferido proteger a los Niños Perdidos ocultándolos del grupo, probablemente pensando que sus compañeros querrán ponerse paternalistas con ellos y los niños han demostrado con creces ser independientes y autosuficientes. Ludio, en el refugio, oye la historia de Steve mientras aprende el arte de tener las armas engrasadas y a punto para luchar contra los estragos que podría ocasionarles el clima. En una de las pantallas ve como Tamer se asoma, mira al objetivo, sonríe y extiende un pulgar en señal de “todo va bien”. En el refugio, por tanto, ya saben que Tamer está vivo. Fernando lucha por salir de su estado de inmovilidad, preocupado ante la posibilidad de haber quedado inválido por los disparos.

Día 53

Amanece en el refugio de Steve.

El desayuno es tenso. Ya se sabe que Tamer sigue vivo. ¿Significa eso que Tamer mintió o que se equivocó? Pudo haber visto como tiroteaban a Tamer y haber dado por sentado que lo habían matado. O puede ser el topo. De momento no existen pruebas incriminatorias concluyentes contra él. Alrededor del desayuno muchos supervivientes exponen sus inquietudes a este respecto. Todos parecen mirar a Ludio pues, de un modo o de otro, han acabado aceptando su nuevo liderazgo. Al menos no es un militar, es el pensamiento generalizado, ya hemos visto a dónde nos conduce el pensamiento militar.

Fernando asiste a la conversación, impotente por su estado, y, de pronto, como si toda la ira contenida descargase, canalizada por la noticia de la aparición de Tamer con vida, mueve una mano. Ha sido un acto inconsciente, pero la ha movido. Y no sólo un poco, no un ápice, la ha levantado de la cama y la ha dejado caer. Desgraciadamente el movimiento no ha sido visto por nadie aunque cabe la posibilidad de que haya quedado lo suficientemente teatral como para que se den cuenta a posteriori de que ha habido un movimiento sustancial.

Amanece en la jungla.

Virginia, Alma, Claude, Raúl, Tamer y los dos perros, Henry y Bunbury, han acampado en un claro. El viaje de vuelta del equipo de rescate se hace bastante más lento y fatigoso que el de ida porque Tamer no está en disposición ni de darse prisa ni de andar muchas horas seguidas. Pensáis en lo bien que os habría venido el barco de los “ninjas” ahora mismo.

Alma y Virginia ponen al día a Tamer de todo lo ocurrido. Cuando llegan al punto en que Fernando es tiroteado le toca el turno a Raúl, quien cuenta, abatido por la culpabilidad, todos los factores que influyeron en sus actos. Cuando han acabado ellos, todo esto alrededor de un desayuno de frutas alrededor de una hoguera, le toca el turno a Tamer. Todos quieren saber su versión de los hechos y a él no le parece mala idea, pues significa esperar un poco más antes de salir y volver a los dolores de la caminata.

Buenos días, Isla.

Donser dijo...

(TAMER)
Lo retomo en el punto en que logro salir de la celda.

-Conseguí salir. Sintetizo. Me vestí como uno de ellos para pasar lo más desapercibido posible. Caminé hacia la salida, y allí me encontré con que me habían confundido, me pasaron un arma y me encaramaron a la atalaya. Ahí se desató el caos.
>>No sé cuánto duraría en total, pero sé que a veces parecía una eternidad, a veces un instante apenas.
>>En la atalaya alguien alcanzó al ninja que estaba conmigo, y, entonces, comenzó el ataque. Colaboré en lo posible, eliminando a los de las demás atalayas para dejaros el campo libre, hasta que bajé al suelo, y ahí, en pleno territorio comanche me dediqué a hacer brecha.
>>Pasado un rato creo recordar que vi entrar a Eliseo al interior de la fortaleza ninja. Me adentré siguiéndolo y ahí... (hago una pausa para planear bien lo que tengo que decir y hacer acopio de todo mi vocabulario español) lo encontré llorando con una ninja en los brazos. Decidí dejarlo un momento, pues nuestros compañeros estaban presos, así que acudí, como ellos os podrán decir, y los liberé, llevándolos hasta el exterior.
>>Hecho esto, corrí de nuevo a por Eliseo, para volver aquí con él. Pero... Bueno, Eliseo, de alguna manera... Está con ellos.

Imagino que mis palabras confirman sospechas o sientan como un martillazo demoledor. Depende del caso.

-Fue él, -prosigo-, quien me volvió a encerrar. Me dijo que la ninja muerta era su mujer. Que me había mostrado valeroso y puede que llegara a ganarme el uniforme negro. Eso dijo. Sólo tenéis mi palabra, lo sé, pero es mi palabra. Si alguien la cuestiona... -sonrío torvamente, dejo las palabras en el aire. Los vikingos somos susceptibles, a fin de cuentas-...

Donser dijo...

(TAMER)

-Conseguí salir porque no me habían cacheado y seguía llevando el Taser. Además partí un plato de metal, lo usé de cuchilla y utilice a los muertos como escudo -digo con la voz grave. De døde er fortsatt nyttig.
>>Me dispararon varias veces. Más de las que me gustaría. Aún sigo sin saber cómo sigo vivo. Takke gudene..., imagino.
>>La cuestión es que tras eso, tras los disparos y muertes mucho más no recuerdo, rød tåke...
>>Me desperté en una cama, atado. Me curaron, me cuidaron y escucharon. Decidieron y me soltaron. ¿Quiénes? Otros habitantes de la isla, también perseguidos por los de negro, que llaman Sombras. Por ahora prefieren seguir aparte, pero me han prometido avisarme si necesitan algo.
>>Y me enseñaron algunas cosas interesantes -y les referencio lo de las cámaras y las marcas en los árboles, lo de las patrullas por la selva y demás.
>>Por ahora es todo -musito-. Spørsmål? ¿Alguna pregunta?

Vórtice Marxista dijo...

Los del equipo de rescate escuchan atentos tu versión de los hechos. Las reacciones de Alma y Virginia ya las dirán ellas. En cuanto a Raúl... una sombra se cierne sobre su mirada. Parece entristecerse por momentos mientras avanza la historia.

-Pero... entonces... Fernando no era un topo. O sí, pero Fernando también lo era. No, Eliseo no puede ser un topo, estaba en la playa el primer día, atendiendo a los heridos. Esaba al lado mía. De hecho al que no recuerdo es a Fernando. No lo recuerdo en la playa. No lo recuerdo en el avión. Maldita sea... sólo se me ocurre pensar que a Eliseo lo hayan convencido para unirse a los "ninjas" en los días en los que estábamos aún en la playa. Si Fernando fuese el topo quizá él mismo fue el que lo convenció. A lo mejor por eso le disparó sin previo aviso, para que no desvelara sus planes. Joder, estoy hecho un lio, me siento fatal.

Virginia dijo...

- Hay que encontrar la lista de pasajeros, si fuera posible. Yo, personalmente, creo que Eliseo es el topo. No me cuadra eso de que lo hayan convencido en cuatro días para que se pase al bando de los malos. De todas formas, por ahora, no tenemos manera de averiguarlo. Tendremos a los dos bajo sospecha y hablaremos con ellos en cuanto se despierten. Que espero que sea pronto.

Y una vez que estén en condiciones de hablar y explicarse, ya decidiremos qué castigo se merece el traidor. O los traidores. Porque habrá un castigo. Eso os lo digo desde ya.

Donser dijo...

(TAMER)
-Además, si me dijo que la muerta era su mujer... no creo que lo convencieran en cuatro días. Su dolor era real. Yo lo oí y lo vi. No eran cuatro días los que compartió con esa mujer. Esa es mi opinión.
>>Y ahora... ¿nos ponemos en marcha? Me muero por llegar a un sitio donde pueda descansar un poco más en paz. Aunque no sea un camastro. ¡Y mear cuando yo quiera! -declaro, casi clamando a los dioses-. Y ya veremos qué pasa con Eliseo... -añado con aire manifiestamente fúnebre y cargada de mala leche nórdica-. Rosar ikke kvinnen før den har blitt brent... -se escuha por último, como un susurro.

Vórtice Marxista dijo...

Las cosas continúan más o menos igual. Tamer, Virginia, Alma, Raúl, Claude y los dos perros, continúan su caminata por la selva de regreso al refugio. Ludio aprende a tener a punto las armas e hidratar sus tatuajes y Fernando está mejorando día a día.

Día 54

Amanece en La Isla.

Los periodos de paz siempre son de agradecer y, ahora que el equipo de rescate ya está de vuelta, con Tamer a salvo y se ha estabilizado la situación de Andrés (que finalmente puede que vuelva a hacer chistes un día más tarde o más temprano), todos los supervivientes se relajan y disfrutan de la calma.

Mientras dure.

Ludio dijo...

OFF: Hola, hablo en nombre de Vórtice Marxista y quiere comunicaros que va haber un parón hasta el lunes así. Esto no se debe a que haya huelga de guionistas,jeje, es sólo por el puente. Un saludo.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(OFF:toy en la cama, que mejor forma de pasar el finde ?? XDD).
Otro dia mas, por ahora todo bien, como lo que decia el saltador que no tenia paracaidas. XDDD

Virginia dijo...

OFF: Por motivos técnicos no pudimos actualizar ayer y antes de ayer, señores. Mañana se publicarán aquí noticias frescas e interesantes. Hemos tenido mucha visita en casa y prácticamente no hemos podido acercarnos al ordenador! Pero no os preocupeis, que mañana casi todo vuelve a la normalidad ^^ La acción sigue congelada tal y como lo dejamos en el último post.


Vórtice.