lunes, 7 de febrero de 2011

La Isla 2.0 - "1x06 - Viajes EDITADO (13/02/11)

Esta es una entrada de un juego, la experiencia La Isla 2.0. Es una especie de simbionte entre aquéllos míticos libros de "elige tu propia aventura", un juego de rol y una comunidad online completamente interactiva. El juego se desarrolla en tiempo real. Sólo de tus decisiones dependerá el curso de la historia. Si es la primera vez que juegas, por favor, pulsa el botón "Fill Out My Form" para rellenar este cuestionario, (te tomará unos minutos): . Se recomienda encarecidamente echarle un vistazo a las reglas del juego en este enlace permanente. Si te has perdido algún episodio y quieres ponerte al día, te recomendamos este enlace. Y recordad: todos los enigmas que se planteen en esta experiencia tienen una solución. No hay pregunta sin respuesta aunque, como ya hemos dicho, dependerá de ti, y sólo de ti, que las cosas lleguen a buen puerto.
 
Todos los supervivientes se han reunido dentro del refugio de los aviadores para tener el Primer Concilio de La Isla. Se trata de plantear con seriedad y para que todo el mundo pueda oírlo y opinar, los problemas actuales del grupo; entre otras cosas el hecho de que el grupo de Eliseo haya sido capturado por los “ninjas”. Durante la noche de ayer se hizo una primera intentona, pero como todo el mundo estaba cansado (toda la noche moviéndose por la jungla de cinco en cinco para llegar discretamente al refugio) se ha decidido que hoy por la mañana comenzará oficialmente el Concilio.

Día 35


Tras desayunar, alrededor del desayuno (desayuno de verdad, para algunos el primero en 35 días) se plantean de nuevo todos los puntos clave. A saber:

-Eliseo, Ludio y todo ese grupo ha sido capturado por los hombres de negro. El quid pro quo va a resultar más difícil ahora puesto que vosotros tenéis a dos de los suyos y ellos a once de los vuestros. 

-Salir de La Isla. Después de más de un mes queda bastante claro que nadie va a venir a rescataros. Solo podéis pensar en que vuestros familiares estén moviendo cielo y tierra o que el teléfono satélite (que parece tener bloqueadas las funciones de llamada) pueda funcionar; a fin de cuentas ya valió una vez para sacar de aquí a la familia de Monto. 

-Mi barco está listo- apunta Javier-. Lo único que queda es colocarle los botes salvavidas del barco hundido para darle mayor flotabilidad. Estamos esperando a que Fernando pueda sumergirse, si no puede ser lo haremos nosotros mismos. Tardaremos más y será más peligroso, pero el tiempo apremia. 

-Creo que el teléfono satélite debería funcionar- dice Claude-. Igual, de alguna manera, tiene bloqueadas las llamadas salientes, pero no debería ser muy difícil reconfigurarlo. 

-¿Y los prisioneros? ¿Vamos a tenerlos atados y con los ojos vendados hasta que encontremos a Eliseo y Ludio?- dice Andrés.

-Yo voto por desnudarlos y arrojarlos de nuevo a la jungla- responde Diego-. Bueno, no… que van a parecer el Malevos… Por cierto, ¿dónde demonios está Malevoski?

Parece que hace más de una semana que nadie le ve el pelo. Todos se han acostumbrado a que tenga una personalidad bastante… llamémosla intimista. Pero, entre pitos y flautas siempre andaba por ahí, echando una mano algunas veces, haciendo guardias otras. Pero nadie lo ha visto en muchos días. 

-¿Lo habrán capturado a él también?

-Joder, a ver si le ha dado uno de sus… avenates y está por ahí tirado, medio en coma. 

-Mierda, las cosas no dejan de complicarse. 

El Primer Concilio de La Isla continuará hasta que entre todos lleguéis a la conclusión de que todo lo que había que decir está dicho y todas las decisiones se hayan tomado, de manera democrática. 

Buenos días, Isla.

EDITADO (08/02/11)


El Concilio decide que hay que ir al rescate del equipo de Eliseo y Ludio. Tratan de ponerse de acuerdo en el modo en que lo harán, pero el primer día no es suficiente para hacer coincidir la opinión de tanta gente. Steve promete tratar de recrear un mapa de La Isla que había colgado en el refugio (mapa que años más tarde quemaría John en un “arrebato”). Mientras tanto, Ludio se lleva una grata sorpresa cuando descubre que alguien ha abierto la puerta de su celda y le ha dejado una pistola en el suelo para luego desaparecer.

Día 36

Amanece en el refugio. 

Durante la noche pasasteis un momento de tensión al ver como dos “ninjas” rastreaban la zona de la entrada de las cuevas. Iban armados y con walkies pero, finalmente, no resultaron ser buenos rastreadores pues pasaron por alto el rastro de más de cuarenta personas dejado allí la noche anterior cuando mudabais al grupo de supervivientes al refugio. Sin duda, el sentimiento ahora es de que los hombres de negro han intensificado su presencia en La Isla y os están buscando. Mejor que se os ocurra pronto un plan. 

Cuando vais a desayunar descubrís que Steve se ha levantado muy temprano. Se le ve bastante animado y con fuerzas. Ha preparado un estoico desayuno para todos y mientras lo sirve va tarareando una canción por lo bajo. Reunidos alrededor del desayuno, Steve saca un papel grande en el que aparece dibujado un círculo grande. En el interior del mismo se pueden apreciar varios puntos delimitados que, sí, con imaginación, dotan al mapa completo de un cierto aire a smiley. 

-Es cuanto he sabido hacer. Mirad esto- señala la “sonrisa” del dibujo que, a juzgar por lo que parece, diríais que es el sur de La Isla. Está compuesta por cinco puntos con texto al lado. Steve señala el segundo empezando por la derecha-. Esto es el volcán. Y esto otro- señala justo el siguiente de derecha a izquierda- es nuestro refugio.

Steve añade con el rotulador un nuevo punto entre el refugio y el volcán y lo rotula como “Cuevas”. 

-Más a la izquierda está lo que en el mapa se señalaba como “el bunker” y en el borde de la izquierda tenemos lo que llamaron “el cementerio”. Fijaos que el extremo de la izquierda es “el cementerio” pero que el extremo de la derecha corresponde con el cementerio de aviones, aunque aquí lo llaman “el embarcadero”. Aquí- señala un punto central del dibujo que, siguiendo el concepto de “cara sonriente”, vendría a ser la nariz-, según el mapa (más o menos en el centro de La Isla) está “el sótano”. John y yo nunca lo encontramos. Y lo buscamos, ¿eh? Al menos durante los primeros años en los que a los dos nos preocupaba saber qué demonios pasaba en La Isla. 

Luego, Steve señala los dos puntos que correspondería, más o menos, a los ojos de la “cara sonriente” y los identifica como “Campamento A Ejército” y “Campamento B Ejército”. 

-Como podéis observar, los que hicieron el mapa original tampoco tenían mucha idea de lo que había detrás de las montañas. Sí que la tenían un poco más de esta zona. Eso me invita a pensar que los que construyeron este refugio y los “hombres de negro” se han llevado años peleando. O, al menos, que los hombres de negro ya protegían aquella zona de La Isla desde antes de mi llegada aquí. No hay mucho más, podéis seguir completándolo con vuestros propios datos. Yo no puedo añadir casi nada más… bueno, quizá…- toma el rotulador y en la playa del sureste pone una cruz- Este es el sitio desde donde el satélite indicó que debía salir la familia de Joaquín. Recordad que también dijeron que esas coordenadas cambiarían cada cierto tiempo. 

Amanece en las celdas.

Anoche Ludio recibió la visita del fantasma de las navidades pasadas. De regalo navideño le entregó la puerta abierta de la celda y una pistola a la que sólo le faltaba una bala (y, por cierto, había sido usada muy recientemente), con un bonito pero casero silenciador en su cañón. 

Emulando a algún personaje de videojuego salió de la celda, sigilosamente, aprovechando el sueño de sus compañeros para evitar que, al verlo libre, formaran escándalo y delataran su huida. 

Lo primero que se encuentra al salir es a uno de los ninjas muerto en el suelo con un bonito orificio en la frente. 

A su izquierda continúa la hilera de celdas y al final del pasillo hay una puerta. A la derecha, en un recodo, las escaleras por las que el grupo ha sido bajado. De arriba vienen voces. 

Ludio (o Snake), ¿cuál es tu siguiente movimiento?

EDITADO (09/02/11)


En el refugio se están organizando los grupos para salir al rescate. Se están pertrechando con armas, víveres y se les está enseñando nociones básicas de manejo de armas a aquellos que nunca han disparado. Mientras, Ludio, en las montañas, está tratando de escapar. 

Día 37

Amanece en el refugio.

El día anterior se ha gastado casi íntegramente en hacer aprovisionamiento para la misión de rescate y en dar instrucción básica a todo aquel que lo ha solicitado sobre manejo de armas y demás cosas relevantes en una misión de ese tipo. Es muy difícil movilizar y poner de acuerdo a tanta gente por lo que un par de decisiones que se planteaban sencillas llevan tres días tratando de fraguarse. Pero parece que Fernando ha dado un ultimátum: o se decide ya qué personas irán al rescate o se va solo, esta misma noche. 

Por lo pronto M.J., Andrés y Leo se apuntan al viaje. TODO AQUÉL QUE SE APUNTE debe expresarlo a lo largo del día de hoy con total claridad, para poder organizarse. 

Durante el desayuno, Steve parece demasiado cansado. Se le ve desfallecido, es como si llevase días escalando una gran montaña. Le cuesta respirar y tras comer casi nada se excusa y vuelve a su cuarto. Ha manifestado la idea de acompañar al grupo de rescate, pero la ha descartado casi inmediatamente. No cree que pudiera ser algo más que un estorbo. 

Mientras, en las montañas. 

Todo lo que está sucediendo en la cárcel tiene carácter retroactivo. Dado el sistema de juego en esta aventura y la naturaleza de “tiempo real” de la misma, es difícil cerrar las líneas argumentales en su tiempo correcto, por lo que se debe entender que desde que Ludio se encontró la puerta abierta hasta los acontecimientos que se relatarán a continuación, tan sólo ha transcurrido un día.
Ludio toma el camino de la izquierda, se arma de valor y, mientras comprueba que las armas están a punto, pone la oreja en la puerta. Al otro lado le llega una conversación en klingon que alguien muy cabreado está teniendo. Puede entender, porque las clases de esperanto de Leo valieron para algo (aunque para poco dada su brevedad) que se habla de matar a prisioneros. Envalentonado por la perspectiva que toman las cosas, abre un poco la puerta y echa un ojo al interior. 

Siete hombres armados y Eliseo, ese es el contenido de la habitación. Eliseo está sentado en un extremo de la mesa, con la foto de los dos “ninjas” capturados por los supervivientes delante de él. Ocupando el resto de sillas de la mesa, delante de Eliseo, cuatro hombres de negro, con sus rifles al lado. A su espalda, caminando en círculos con las manos en la espalda, el tipo que está hablando en tono agresivo de matar a los prisioneros. A un lado de la puerta otro hombre de negro, armado, montando guardia, y en el otro extremo de la habitación, otro, haciendo café en una vieja cafetera. 

Dentro de una milésima de segundo se habrán percatado de tu presencia. 

¿Qué haces?

EDITADO (10/02/11) 



Finalmente, el equipo de rescate se ha dividido en dos grupos que forman, juntos, un total de treinta personas (contando a Monto, que corrió detrás del grupo a última hora). En una avanzadilla de cinco personas (M.J., Fernando, Andrés, Javier y Leo) que irán comprobando que el camino es seguro y tratando de sacar la mayor información posible del terreno y un grupo en retaguardia de veinte personas, armadas, preparadas para atajar con la superioridad numérica cualquier encuentro indeseado. Mientras tanto, Ludio y Eliseo, disfrazados de ninjas, han dejado k.o. a algunos de sus captores y tratan de huir de las instalaciones militares en las que estaban recluidos. 

Día 38

Los grupos de rescate ya han partido, en la noche de ayer, y han caminado toda la noche en dirección noroeste siguiendo los consejos de Javier, que opinaba que ya habían tomado demasiadas veces la misma ruta y seria caer en la trampa. Cuando amanece, es el grupo de avanzadilla en que descubre la primera sorpresa de este viaje: 

-¿Qué es eso?- dice Leo señalando a la jungla. 

Se trata de un globo aerostático atrapado entre los árboles más altos, deshinchado y que cuelga lacio de sus ramas, con la cesta medio volcada. 

-Vaya, parece que La Isla de los Accidentes no hace ascos a ningún medio de locomoción. Eso debe llevar ahí mucho tiempo. Fijaos en el color de la tela del globo y en la vegetación que ya ha comenzado a encaramarse a él- responde Andrés. 

-Quizá ese es nuestro destino- filosofa Leo-, convertirnos en árboles en esta isla. 

Hacen la señal acordada al grupo de retaguardia para anunciarles que el camino es seguro y continúan. A media jornada de distancia, en una playa pequeña, descubren un gigantesco letrero de SOS hecho con piedras sobre la arena. A juzgar por el estado en que se encuentran las mismas podría decirse que llevan mucho tiempo ahí. Tras una duna en esa playa, los supervivientes encuentran más de tres docenas de cruces de madera clavadas en el suelo, sobre montículos. Parece un cementerio. M.j. siente curiosidad y se acerca al mismo para ver si hay nombres en las tumbas. Lee un par al azar:

-“JOAN. ASIENTO 23”, “ANTOINE. ASIENTO 42”. Vaya, estos no acabaron bien. 

La avanzadilla hace que la retaguardia bordee la zona. No quieren que cunda el desánimo. El viaje continúa sin incidentes. Ambos grupos (por separado) hacen un alto para comer y descansar un poco. 

Mientras, en las montañas.

Ludio y Eliseo han salido corriendo por mitad de la base. No han tenido que abrir fuego hasta el momento (parece que Eliseo considera que será mejor no cabrearlos más de lo necesario). Una descarga eléctrica (la única carga de la pistola) sí que ha sido necesaria en un momento en que Eliseo ha sido sorprendido y encañonado por la espalda. Ludio no se lo ha pensado, mejor una buena dosis de electricidad que un agujero en la sien. Ahora, ocultos tras una barraca, contemplan la verja que se extiende rodeando el perímetro. 

-No podemos arriesgarnos a que esté electrificada- dice Eliseo-. Seguro que encontramos alguna manera de traspasarla sin quedarnos fritos en el intento. ¿Alguna idea, compañero?

EDITADO (11/02/11)


El grupo de rescate continúa explorando La Isla mientras se acercan cada día más a las montañas. Van encontrando restos de otros accidentes en La Isla: un globo aerostático caído, un cementerio con nombre y número de asiento de algunos “náufragos” de otros vuelos… Alma, que había pasado los últimos días más callada de lo habitual tratando de crear nuevas armas, está planteando nuevas opciones de defensa. Pero de momento son infructuosas pues se ha lanzado a la búsqueda del curare, un poderoso veneno sacado de una planta estrictamente amazónica que, evidentemente, no crece en terrenos del pacífico. La búsqueda de plantas venenosas para crear dardos envenenados ha sido bastante dura pues no parece que estén muy a la vista las posibilidades que necesita. En el clima en el que se encuentran haberlas haylas, pero no en mucha variedad y desde luego no con fácil acceso. Comienza a plantearse si no sería mejor dejar de buscar en la vegetación y concentrarse en la fauna (sobre todo marina) donde, sin duda, habrá más opciones de encontrar veneno. También ha experimentado con el concepto cerbatana. Uno de los supervivientes, que una vez vio un documental sobre aborígenes y cerbatanas, le explica que hacer una cerbatana de madera es un proceso que puede durar, como mínimo, dos semanas; que hay que ahuecara fuego la madera, evitar las estrías y una serie de técnicas artesanales bastante complicadas a decir verdad. De hecho, el tipo asegura que ha oído que para alguien sin experiencia con un arma así (porque no es tan fácil como soplar por un extremo) se aconsejan cerbatanas de entre un metro y medio y dos metros de longitud, para un uso medianamente aceptable. Que de lo contrario quizá tuviera un proyectil lanzado, con suerte, a medio metro de la cerbatana, bastante desviado y con tendencia a clavarse “de culo” en lugar de “de punta” que es lo que se espera de un buen dardo. Y hablando de dardos… todo un arte crear un dardo estable y con suficiente fuerza, empuje y resistencia. Cualquiera que haya jugado a los dardos sabrá este punto. Que un palo afilado no es un dardo, aunque se le parezca, y que las condiciones de estabilidad dependen de factores como el peso, la pluma, el material, etc, etc… También dice un superviviente que si no sería más fácil usar tubos de pvc o plástico para las cerbatanas, que de esos hay bastantes y ya tienen un tubo perfecto que no hay que modelar. Mientras, Eliseo se enfrenta a Ludio pensando, quizá, que este último oculta algo. 

Día 39

El camino del grupo de rescate se topa con algo bastante interesante. Se trata de una iglesia de piedra, con campanario y todo, en mitad de un gran claro de la jungla. Está bastante arruinada por las inclemencias del tiempo, pero parece que en algún momento ha sido bastante majestuosa, a pesar de ser pequeñita. Sobre las podridas y rotas puertas de madera hay una cruz de madera con una rosa grabada en su centro. 

Mientras, los fugitivos…

-Vale, perdona- dice Eliseo después de una larga mirada a los ojos de Ludio evaluando sin duda su sinceridad-. Gracias, de nuevo. Y ahora vamos a dejarnos de tonterías y a salir de aquí, amigo. 

Un disparo hace una fea astilla en el árbol tras el que discutíais, haciéndole sangrar un oído a Eliseo. Su respuesta no se hace esperar. Sale de su cobertura, corriendo de lado, y descerraja varios tiros sin apuntar, a lo peliculero. Ludio supone que solo pretende que el enemigo se ponga a cubierto, que sepa que van armados. 

-¿A correr?- mueve los labios hacia Ludio masticando la pregunta.  

EDITADO (1202/11)


Los supervivientes que conforman el equipo de rescate continúan avanzando en dirección noroeste y encontrando a diario nuevas incógnitas en La Isla. Tras pasar por una pequeña iglesia abandonada (con el símbolo de la cruz y la rosa) continúan su caminata. Ludio y Eliseo corren jungla adentro en lo que parece ser una persecución interminable. Muy cerca de allí, Tamer, otro superviviente que fue capturado junto a Eliseo y Ludio trata de ingeniárselas para salir de su celda. 

Día 40

Amanece en la jungla. 

Las guardias de anoche informan que las señales lumínicas en la selva se han duplicado. Esta vez no se han detenido en toda la noche, como si el tráfico de información fuera más denso. Como si alguien tuviese mucho de qué hablar. Monto se muestra, cuanto más se adentra en la selva, un poco más nervioso. Pero no puede ocultar que también disfruta del viaje. Da la impresión de que se conoce la selva como su propio hogar y resulta adecuado pensar que, además, disfruta del hecho de tener “amigos”. Y amigos con grandes “calibres”, dicho sea de paso. 

Por la mañana, Monto se pone en cabeza, sonriendo y volviendo la vista atrás cada cierto tiempo para asegurarse de que el grupo le sigue. Como el perro de un cazador que menea su rabo irradiando nerviosismo y felicidad a partes iguales conduciendo a su amo a la presa derribada. El grupo de avanzadilla ha dado la señal de avanzar, pero Monto parece que pretende desviar al grupo unos metros hacia la playa.
Espoleados por la curiosidad y con la idea de que no puede ser nada grave retrasarse unos minutos, el grupo le sigue. Sonriente, Monto llega a una enorme duna en la playa que a primera vista estaba desértica. Pero al acercaros más descubrís, en una linde de la jungla muy cercana a la orilla, una pequeña edificación. Es un precario refugio similar al que construisteis en la playa, quizá algo mejor hecho. Ahora se le ve desvencijado, abandonado, viejo, pero da la impresión de haber servido bien para protegerse del clima. Podría recordar a una especie de porche de madera orientado al mar y el hecho de que en su interior haya una silla y una mesa mirando en esa dirección confirman esa idea. Las tres paredes del refugio están “adornadas” con el mencionado texto bíblico que ya se ha visto en infinitud de ocasiones. Sobre la mesa cubierta de arena asoman las lentes de unos prismáticos olvidados, en el extremo de los cuales, una araña del tamaño de un puño parece otear el horizonte en busca de un mundo mejor. Colgada del respaldo de la silla hay un arma, un rifle similar a todos los que hay en la isla, arruinado completamente por la humedad y la falta de cuidado. En un cajón de madera, cerca de la mesa, hay varias botellas de licor, buceando entre la arena que lo cubre todo. 

Monto sonríe con una melancolía prácticamente tangible. Sale del refugio y señala al pie de la duna, donde la arena blanca da paso a la verde jungla. Podéis apreciar un montículo pequeño de arena sobre el cual se han apilado algunas piedras planas.

-Ti To Luuu ca- dice, y casi sin dar tiempo a que nadie le consuele, emprende de nuevo la marcha jungla adentro. 

Amanece en las montañas.

Después de correr y correr como si no hubiera mañana, con las balas silbando melodías de sudor y sangre sobre sus cabezas, Ludio y Eliseo llegan a la falda de las montañas del norte de La Isla. 

-Si encontramos una pequeña cueva o algo así quizá podamos darles esquinazo- dice Eliseo casi sin aliento-. Y así puedes recuperar la respiración, no me gustaría que te diera un infarto- bromea. 

Han pasado la noche corriendo, sin descansar ni dormir puesto que el enemigo tampoco lo ha hecho, porque las balas corrían más que Morfeo y la adrenalina se había sentado a los mandos y había dejado caer un pie de plomo sobre el pedal de aceleración. Pero la noche ha sido también un refugio considerable. La oscuridad se ha portado como una madre buena y ha cubierto sus siluetas y sus huellas como una tristísima capa de alquitrán derramándose en su camino con pereza y parsimonia. Han avanzado menos de noche que de día, porque de noche no importa cuánto corras, de noche importa lo poco que puedan hacer ruido tus pies al quemar las suelas en la huida. Han sido silenciosos y rápidos y eso les ha hecho despistar un tanto al enemigo. Pero sigue ahí, en algún lugar a sus espaldas. 

Comienzan a moverse por la falda de la montaña, como cowboys sacados de un spaguetti western, encorvados aprovechando la cobertura de los pequeños picos y los dientes de la montaña. Ahora no corren. Se saben expuestos al ascender. Cuanto más alto suban más se abre el campo de visión del enemigo, pero lo hacen de todos modos porque no hay otra. Suben la inclinada ladera con parsimonia y cuidado y se asoman de cuando en cuando, como hijos de La Ponderosa, a comprobar si el malvado enemigo está tan cerca como para cortarles la cabellera con un rifle de francotirador del modelo Manitú. 

Y encuentran dos cuevas, como dos ascensores en un hotel, una al lado de la otra, casi idénticas, y comprenden que no sólo han encontrado un refugio. También han hallado una disyuntiva. Y lo bueno de las disyuntivas es que son sinceras, objetivas. Lo que te hace dudar, hará dudar a los demás. Si te cuesta decidir entre una y otra, también le costará a tus captores. 

-Podemos escondernos aquí para descansar y quizá hablar por walkie con los de las cuevas- dice Eliseo-. Y podemos… tenderles a nuestros amigos ninjas una pequeña trampa- señala el pequeño pasillo por el que hay que acceder a las dos cuevas-, ¿sabes algo de las Termópilas? Bien podríamos usar el terreno para tener ventaja o bien podríamos hacerles creer sin ninguna duda que estamos en una de las dos celdas y estar preparados. O esperar a que se dividan para cubrir las dos posibilidades a la vez y caer sobre ellos. ¿Se te ocurre algún plan, compañero?

Mientras, en las celdas.

La alarma ha comenzado a sonar (recordad que esta escena transcurre mientras Ludio y Eliseo están escapando del recinto). Tamer ha estado dando forma a una trampa bastante básica para tratar de escapar usando para ello un alambre del somier de su catre. Tenía pensado comenzar a gritar en cuanto estuviera listo, pero la alarma lo ha hecho por él. Y parece tener unas cuerdas vocales más potentes que las suyas propias así que no se enfada con ella y la deja hacer. 

No pasa más de media hora cuando alguien entra en el pasillo de las celdas a buen paso. A juzgar por el sonido (un par de botas militares) se trata de una sola persona. 

-Gracias- piensa Tamer con una sonrisa mental del tamaño de una catedral gótica, y se prepara para actuar.
Todo sucede muy rápido. El Dios de los sicarios esperantos está dormido o fuera de cobertura en estos momentos, inténtelo de nuevo más tarde, ninja asqueroso. 

Ni el hombre de negro se da cuenta de nada ni, poniendo que en el último momento se hubiese dado cuenta, habría tenido tiempo de hacer gran cosa. Tropieza y cae, de bruces, y la mala suerte se apoya en su espalda haciéndole las cosas más difíciles. Porque trata de evitar lo inevitable, arqueando el cuerpo mientras cae pretendiendo quizá estabilizarse o (claro, debe de ser eso) no caer sobre la sangre de su compañero muerto (todos los sicarios van al cielo, Hosanna, gloria, gloria, aleluya). Tamer oye el gritito ahogado que produce el hombre de negro al darse cuenta de que su movimiento ha empeorado su situación y que va a golpearse la cabeza con los barrotes de la celda; y entiende que no es un hombre de negro lo que acaba de caer en la trampa, sino una mujer de negro (demos gracias al Señor). 

El sonido que hace la cabeza de la mujer de negro al golpear (a la altura de la sien derecha) contra los barrotes es similar al que haría un saco de escombros cayendo desde un segundo piso sobre un colchón abandonado en mitad de la calle. 

K.O.
YOU WIN.
Las llaves están al alcance de la mano de Tamer que no puede creer su suerte (quiero oír un Amén).

EDITADO (13/02/11)


El grupo de rescate continua adentrándose en la selva encontrando en su camino los puntos de interés de La Isla. Una alarma comienza a sonar en alguna parte del norte. En ese lugar, en las montañas, Ludio y Leo han encontrado dos cuevas gemelas en las que pueden esconderse, descansar y estar medianamente protegidos. Tamer, en las celdas, ha dejado fuera de combate a una de las guardias de los hombres de negro y ha conseguido salir de la celda.

Día 41

Equipo de rescate.

La noche transcurre sin problemas. Aunque la alarma no deja de sonar en ningún momento y cada vez parece estar más cerca. De hecho las montañas están a una jornada, tal vez menos, de camino.

Por la mañana, tras un desayuno rápido, el grupo de avanzadilla divisa con los prismáticos a dos hombres de negro armados y muy atentos rondando por la jungla. Parecen estar peinando la zona.

¿Qué hacer?

Fugitivos en la montaña.

Finalmente, Ludio y Eliseo decidieron encender el fuego en una de las cuevas y dormir en la otra. En ambas entradas prepararon dos trampas sonoras y decidieron descansar. La noche pasó en absoluta calma con lo que se sienten nuevos por la mañana. ¿Por qué no habrán aparecido? ¿Los estarán buscando por otra parte?

Cuando se asoman, aún agachados como vaqueros de película, descubren que la falda de la montaña está llena de hombres de negro armados, peinando la montaña. Varios pares de ellos ya están comenzando a subir. Parece que han optado por reagruparse antes de subir.

-Parece que nos consideran demasiado peligrosos como para subir de dos en dos- dice Eliseo.

Celdas.

Tamer toma el cuerpo de la mujer de negro y lo esconde en su celda. Comprueba que la ropa de Ninja es unisex y que, aunque quizá le quede un poco corta, podría ayudarle a pasar medianamente desapercibido a cierta distancia.

El pasillo de las celdas tiene dos opciones. Una puerta al fondo, muy cerca de la celda de Tamer y el pasillo que sigue hacia la derecha, por donde fueron bajados el primer día. Del piso de arriba vienen ruidos de movilización, por no hablar de que la alarma lleva sonando sin parar muchas horas.
 

124 comentarios:

_ALMA_ dijo...

Aún a riesgo de provocar un bucle infinito vuelvo a repetirme:

- Comienza la asamblea, ya sabéis como está el patio...
Los puntos a tratar son:

1-Fernando quiere ir solo. Estamos de acuerdo? Cuantos de nosotros pueden llevar un arma y hacer buen uso de ella?
Llevaremos a los prisioneros?

2- Un mensaje para Ludio.

3- La secta.

Mi opinión:

1- Si llevamos los prisioneros el grupo debería ser mínimo 4 personas, bien armados, rápidos y silenciosos. Yo, como dijo Fernando, me quedaría esta vez. Necesitamos una lista de palabras pactadas entre nosotros para que os podamos indicar desde aquí, como ya apuntó Virginia, pero sin que puedan llegar a ninguna conclusión. Y por supuesto voluntarios.

2- Mensaje para Ludio. Algo sobre sus tatuajes?? Creo recordar que tenía un arma tatuada. Aportes.

3- La secta. Aquí tenemos el libro, puede que nos ayude a entender como hacen las cosas, puede que no, solo hay que leer.

4- Malevoski, donde lo vimos por última vez? Steve, podemos revisar cintas en su busca?

Dhyrxios dijo...

-Señores,no podemos esperar mas tendremos que recoger nosotros mismo los botes salvavidas.
-M.J.te confio el Walkie no lo he encendido desde que estamos aqui con el fin de no atraer ha intrusos.
-Bruno logicamente no te voy ha pedir que te sumerjas,aunque,¿sabes guiarte por las estrellas? en un momento dado podria sernos util.
-Andres que te parece si nos sumergimos por turnos y claro esta la seguridad ante todo nos ataremos cuerdas.
-Asi que somos tres para sumergirnos Andres,M.J.,y yo.Bruno se encargara de la vigilancia y ten cuidado si los "extraños" vienen avisa pero que no te pillen en caso de que nos coja siempre podras seguirlos para luego intentar un rescate.

-O.K. manos a la obra

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Repito lo dicho antes. No es que me guste ir sólo, pero será mas facil pasar desapercibido que si vamos varios y en el caso de que nos pillen, mejor un prisionero mas que 4. A los que estaban haciendo la barca, tendremos que darles todos los datos posibles para que sepan donde estamos y donde se pueden diriguir con la barca. Que todos los que sepan usar armas enseñen a los que no saben, una vez estén en el refugio.
Los prisioneros no deben saber que hemos encontrado el refugio, asi que voto por soltarlos de buenas maneras. Y mientras inspecciono la zona donde desaparecienron los nuestros, para localizar y eliminar cámaras si hay (serán antiguas y grandes XD)ver donde están y planear como sacarlos de allí sea de donde sea.

Vórtice Marxista dijo...

Javier, entiendo que te han ido a buscar y te han llevado al refugio para el Concilio. A menos que les hayas dicho que no. Pero se supone que es importante que todo el mundo asistiese al Concilio. De hecho, Diego y los demás incluso han participado en la charla. Incluso tú has dicho lo del bote. Si quieres retrocedemos en el tiempo y decimos que te has negado a ir, pero en principio daba por sentado que habías estado en el refugio y habías visto todo lo que había allí.

Dhyrxios dijo...

OFF:vale pensaba que todavia estaba en la playa.

ON:Estoy atonito de ver tanto equipo y me entra la curiosidad de donde cojen el suministro electrico.

-Si ha Ludio lo han cojido dudo de que tenga el Walkie en su poder.

-Fernando no me parece buena idea de que vallas solo,ellos saben cuantos somos, tienen la ventaja del terreno y puede que sea superiores ha nosotros.Aun asi hay que ir ha rescatarlo pero esta vez hay que acerlo bien,habria que buscar otros puntos para poder pasar ya que ellos nos estarán esperando.

Dlobo dijo...

(FERNANDO) evidentemente el rescate lo tendremos que hacer el máx num de personas, pero para la exploración, mejor solo o un grupo pequeño. O sólo o con otro mas. Alguno sabe de infiltración, de caza?
Aprovechando el conocimiento de Steve, cuales pueden ser las rutas mas seguras, por ser menos frecuentadas por esos tipos. ¿sabemos algunos de sus protocolos de seguridad? (tiempo y tipo de patrullas, cámaras, sensores, vallas?)

Ludio dijo...

Bien, los coleguitas estos no son muy comunicativos. Vamos a ver si esa trampilla está bien sujeta, necesito escapar ya que no parece que esta gente vayan a negociar.

(OFF: ¿Nos sacan para algo estos pedazos de mierda?)

Vórtice Marxista dijo...

En lo que respecta a Steve sabe poco más que vosotros. No se ha internado mucho en la selva, John y él sobrevivieron muchos años encerrados en el refugio porque allí tenían de todo. Y esperaban a que el teléfono satélite sonara algún día.
La electricidad estaba allí antes de que ellos llegaran y, si bien hay algunas luces fundidas, parece que han tenido electricidad constante todos estos años.
Steve no sabe nada del campamento de los ninjas, salvo que debe estar en las montañas. Las cámaras del refugio (que también estaban allí desde antes de que ellos llegaran - de hecho ya quedan muy pocas, al principio había más de cuarenta y ahora sólo quedan seis) son la información que tiene Steve.
Cuando John y él llegaron y se instalaron en las cuevas, a los pocos días, los hombres de negro comenzaron a aparecer y robarles. Luego hicieron sonar al monstruo. Sabe que es un complicado sistema electrónico de sonido y movimiento (suenan rugidos y la selva se mueve) pero sabe por las cámaras que no hay ningún monstruo allí afuera. Al menos no se le ve en las cámaras cuando se supone que ruge en la jungla. Antes había un mapa de la isla aquí, colgado en una pared, pero John lo quemó en uno de sus arrebatos. Steve supone que con un poco de tiempo y paciencia podría tratar de copiarlo de nuevo (de memoria). Al fin y al cabo estuvo viéndolo a diario durante décadas.

Ludio, esos pedazos de mierda no os sacan para nada y la trampilla parece resistente, se abre desde arriba.

Ludio dijo...

Pues nada, si no me sacan y la trampilla no se puede abrir poco más puedo hacer. Lo único que se me ocurre es liarla parda, pero sé que me van a dar calambrazos,... Esperaré a ver si veo algo, si alguien cuenta alguna nueva o si estos cambian de actitud.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Steve, si puedes recrear el mapa mejor, para poder ir buscando sobre una base.-
Si hay unos prismáticos, los uso para ir observando la selva y las montañas, pero desde otro punto, para evitar que el reflejo del sol sobre los prismáticos nos delate.
Que Steve, me diga donde estaban todas sus cámaras a ver si se pueden arreglar y uso las que quedan para localizar patrullas ninjas mientras se prepara todo y se decide que hacer.

Vórtice Marxista dijo...

-Los ninjas no suelen patrullar la jungla. Sólo cuando llega gente nueva. Es cuando se dedican a atemorizarlos. Y ahora, claro, pero supongo que lo que buscan es a los dos prisioneros. Respecto al mapa creo que podría dibujarlo, más o menos. Me acuerdo porque era como una de esas caras sonrientes (porque la mierda ocurre). No creáis que va a ser un mapa de cartógrafo personal. Si puedo hacerlo, dibujaré los puntos que formaban la carita sonriente. Pero estoy seguro de que había mucha información en ese mapa que se ha perdido para siempre. Dadme tiempo. Tened paciencia, no me encuentro demasiado bien. Necesitaría descansar un poco.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
- No hay prisa, Steve, descansa y perdona por agobiarte -

Vórtice Marxista dijo...

Steve, entre toses ruidosas, se va, agarrándose a la pared hasta su cuarto y allí se encierra.

Mientras tanto, en algún lugar de La Isla...

Ludio, estás a la espera de oportunidades, y aquí tienes una. Te habías quedado adormilado y alguien te ha lanzado una piedrecita a la frente. Cuando abres los ojos no hay nadie, pero la puerta de la celda está abierta y en el suelo te han dejado un arma.

¿Y eso? ¿Demasiado fácil quizá?

¿Qué haces?

Vórtice Marxista dijo...

En el refugio: a través de la cámara del exterior veis a dos "ninjas" patrullando MUY CERCA de la puerta. Contenéis el aliento y esperáis que no hayáis dejado nada que desvele la puerta secreta.

Uno se arrodilla a un metro escaso de la entrada y toca el suelo, como estudiando el entorno.

M.J. dice en voz muy baja:
-Un rastreador avezado no tendría muchos problemas en encontrar el rastro de 40 personas entrando por el mismo sitio.

Ludio dijo...

¡La madre que,...! Con sumo cuidado cojo el arma y no dejo de mirar a mi alrededor para observar la situación. Intento no hacer ruido, pues tampoco quiero que mis compañeros de celda me vean porque temo que empiecen a pedirme ayuda y atraigan a los ninjas. Compruebo si el arma está cargada, si es así la preparo para lo que fue concebida.

Maldítasea, no paran de pasarme ideas por la cabeza, tengo que mantener la calma. Necesito buscar una salida y tengo que hacerlo a lo Metal Gear Solid, aprovechar cada rincón para esconderme y no llamar en absoluto la atención.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Observo si tienen un walki o similar y comento en voz baja a la gente la posibilidad de salir y mucho me temo, eliminarlos o atraparlos. Mientras preparo dos pistolas de 9mm y las monto con suavidad

Vórtice Marxista dijo...

Día 36

Amanece en el refugio.

Durante la noche pasasteis un momento de tensión al ver como dos “ninjas” rastreaban la zona de la entrada de las cuevas. Iban armados y con walkies pero, finalmente, no resultaron ser buenos rastreadores pues pasaron por alto el rastro de más de cuarenta personas dejado allí la noche anterior cuando mudabais al grupo de supervivientes al refugio. Sin duda, el sentimiento ahora es de que los hombres de negro han intensificado su presencia en La Isla y os están buscando. Mejor que se os ocurra pronto un plan.

Cuando vais a desayunar descubrís que Steve se ha levantado muy temprano. Se le ve bastante animado y con fuerzas. Ha preparado un estoico desayuno para todos y mientras lo sirve va tarareando una canción por lo bajo. Reunidos alrededor del desayuno, Steve saca un papel grande en el que aparece dibujado un círculo grande. En el interior del mismo se pueden apreciar varios puntos delimitados que, sí, con imaginación, dotan al mapa completo de un cierto aire a smiley.

-Es cuanto he sabido hacer. Mirad esto- señala la “sonrisa” del dibujo que, a juzgar por lo que parece, diríais que es el sur de La Isla. Está compuesta por cinco puntos con texto al lado. Steve señala el segundo empezando por la derecha-. Esto es el volcán. Y esto otro- señala justo el siguiente de derecha a izquierda- es nuestro refugio.

Steve añade con el rotulador un nuevo punto entre el refugio y el volcán y lo rotula como “Cuevas”.

-Más a la izquierda está lo que en el mapa se señalaba como “el bunker” y en el borde de la izquierda tenemos lo que llamaron “el cementerio”. Fijaos que el extremo de la izquierda es “el cementerio” pero que el extremo de la derecha corresponde con el cementerio de aviones, aunque aquí lo llaman “el embarcadero”. Aquí- señala un punto central del dibujo que, siguiendo el concepto de “cara sonriente”, vendría a ser la nariz-, según el mapa (más o menos en el centro de La Isla) está “el sótano”. John y yo nunca lo encontramos. Y lo buscamos, ¿eh? Al menos durante los primeros años en los que a los dos nos preocupaba saber qué demonios pasaba en La Isla.

Luego, Steve señala los dos puntos que correspondería, más o menos, a los ojos de la “cara sonriente” y los identifica como “Campamento A Ejército” y “Campamento B Ejército”.

-Como podéis observar, los que hicieron el mapa original tampoco tenían mucha idea de lo que había detrás de las montañas. Sí que la tenían un poco más de esta zona. Eso me invita a pensar que los que construyeron este refugio y los “hombres de negro” se han llevado años peleando. O, al menos, que los hombres de negro ya protegían aquella zona de La Isla desde antes de mi llegada aquí. No hay mucho más, podéis seguir completándolo con vuestros propios datos. Yo no puedo añadir casi nada más… bueno, quizá…- toma el rotulador y en la playa del sureste pone una cruz- Este es el sitio desde donde el satélite indicó que debía salir la familia de Joaquín. Recordad que también dijeron que esas coordenadas cambiarían cada cierto tiempo.

Vórtice Marxista dijo...

Amanece en las celdas.

Anoche Ludio recibió la visita del fantasma de las navidades pasadas. De regalo navideño le entregó la puerta abierta de la celda y una pistola a la que sólo le faltaba una bala (y, por cierto, había sido usada muy recientemente), con un bonito pero casero silenciador en su cañón.

Emulando a algún personaje de videojuego salió de la celda, sigilosamente, aprovechando el sueño de sus compañeros para evitar que, al verlo libre, formaran escándalo y delataran su huida.

Lo primero que se encuentra al salir es a uno de los ninjas muerto en el suelo con un bonito orificio en la frente.

A su izquierda continúa la hilera de celdas y al final del pasillo hay una puerta. A la derecha, en un recodo, las escaleras por las que el grupo ha sido bajado. De arriba vienen voces.

Ludio (o Snake), ¿cuál es tu siguiente movimiento?

Vórtice Marxista dijo...

-Oye- interrumpe Andrés- ¿y qué pasa con el Malevoski? ¿Vamos a dar por sentado que estará bien en algún lugar o vamos a hacer algo al respecto?

Virginia dijo...

- Andrés, supongo que Malevoski sabe cuidarse solito.. de todas maneras me da la impresión de que nos lo encontraremos pronto, ya verás.

- Fernando, opino que es una buena idea lo del grupo pequeño para salir a investigar, tienes razón. Creo que deberíamos elegir a los más aptos, a ver: gente cualificada para poder disparar y con conocimientos de supervivencia. Yo no quiero retrasar al grupo ni nada parecido, pero me ofrezco voluntaria para participar, si no queda otra posibilidad, o sea, si al final resulta que nadie quiere ir o algo así :)

Desayuno y me preparo para lo que sea.

OFF: ¿Tenemos noticias de lo que ha hecho Ludio? ¿Le hemos visto ya dando vueltas por la selva?

Ludio dijo...

No sé si tengo tiempo, pero ya que estos cabrones van de negro sería muy recomendable tomar sus ropas prestadas y tratar de ocultar el cuerpo donde sea.

Con respecto hacia dónde seguir, me decanto por la puerta del final del pasillo, alejándome (si he leído bien) de las voces.

Virginia dijo...

OFF: Vale xD Entiendo que todavía se las está ingeniando para sacar sus hidratados tatuajes de la cárcel jejeje

Vórtice Marxista dijo...

No sin esfuerzo (por eso del sigilo y toda la pesca) arrastras el cuerpo hasta la celda, te pones sus ropas y lo dejas en calzoncillos (de Mickey) y camiseta interior tumbado en tu cama. Ahora tienes una pistola de descargas en tu haber.

La puerta del fondo lleva a un cuartito pequeño. Hay una mesa con una baraja de cartas, un flexo y, sobre la mesa, un walkie y las armas que os ha requisado. En la pared seis monitores muestran las inmediaciones de vuestro lugar de cautiverio, el pasillo de las celdas y otras dos dependencias más.

En una de ellas se ve una habitación parecida a esta en la que te encuentras, pero sin monitores y concurrida de gente. Parece una reunión de hombres de negro armados sentados a una mesa. En uno de los extremos de la mesa está Eliseo. Un hombre de negro pasea con las manos en la espalda alrededor de este, detrás de él. Parece que está hablando con él pero los monitores no tienen sonido.

Sobre la mesa, justo delante de Eliseo hay dos fotos. Parece la de los dos presos que el grupo de las cuevas tienen consigo.

La otra dependencia muestra una habitación enorme llena de ordenadores y a más de veinte personas trabajando en ellos.

Las cámaras que muestran los alrededores ofrecen una imagen bastante perturbadora. Todo parece, sin duda, una base militar con barracones y gente armada por todas partes.

¿Qué haces?

Vórtice Marxista dijo...

M.J. dice saber disparar, Diego también, Fernando también (es lo que tienen los militares). Incluso Andrés dice que alguna vez ha cazado y que no debe de ser tan diferente.

-Opino que cualquiera al que se le enseñe lo básico, esto es: como cargar el arma, como quitar el seguro y cómo no volarse un pie o la cabeza de un compañero, es apto para disparar- opina M.J.-. Si bien algunos tenemos formación, opino que un grupo más grande, todos armados, podríamos provocar una "mejor imagen" si llega el momento de la confrontación. Por lo que sabemos, en las montañas puede haber veinte o treinta majaras de negro. Nosotros somos cuarenta y tenemos armas de sobra.

Ludio dijo...

(OFF: ¿Están todos reunidos o hay gente fuera también?

Las siguiente decisiones variarán según las respuestas que obtenga, ya sabes, se aplica el caracter retroactivo, jeje.)

Debo encontrar alguna forma de escapar, pero el hecho de haber encontrado las armas requisadas (OFF: cosa que no recuerdo que lleváramos, así que aclárame qué armas hay exactamente), me hace plantearme lo siguiente. Si hay suficiente para todos los presos pues se las daría, aunque, no sé si hay alguna llave para las celdas o se abren con algún mecanismo. Tendríamos una posibilidad, ya que con estas ropas podemos hacer parecer que hemos cogido a un rehén.

Por otro lado si los monitores hacen grabaciones me molaría ver qué demonios ha pasado en mi celda.

Si veo que las armas no son suficientes, continuaré con el plan inicial, aunque el walkie me lo llevo. A ver si con suerte encuentro algún desague, túnel de desecho por el que pueda irme sin que nadie me vea.

La última opción es salir andando tan tranquilo por la puerta, lo mismo no se dan cuenta,...

Dhyrxios dijo...

Yo tambien se disparar es lo basico que te enseñan en la mili.

Aparte tambien me enseñarón algo de combate y rescate.

Vórtice Marxista dijo...

LAPSUS LINGUAE: no hay armas requisadas. En un armarito, no obstante, hay una escopeta corredera cargada y una caja de cartuchos. En una pequeña bolsita de cuero encuentras diez cartuchos más y jurarías que están llenos de sal.

El walkie sí que es el que traíais con vosotros.

En la habitación no hay más salidas, la ventilación está en la pared, pegada al techo, podrías subir sin demasiados problemas.

Otra salida sería volver al pasillo de las celdas y subir la escalera por la que supones que os bajaron.

En la grabación del pasillo de las celdas hay un icono parpadeante con un texto abajo que dice intermitentemente: NO TAPE. Parece que no hay cinta grabando esa cámara concreta.

Virginia dijo...

- Ok. Me apunto al curso intensivo de armas. Pero si empezamos ya, que se nos va la mañana charlando, ostias.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Una cosa es el grupo de exploración, que debe ser de uno a tres miembros a los sumo y otra cosa es plantearnos una confrontación, cosa que no creo que queramos, ya que ellos si parecen tener formación militar.
Si estoy mas que de acuerdo en enseñar a todos a usar las armas aunque sean de forma básica.
Según vaya el entrenamiento, esta noche montamos el grupo de exploración para salir pero ya.
Si tenemos ropa de camuflaje mejor.

A los otros dos miembros del grupo de exploración (a ver quienes son?) si hay tiempo me los llevo aparte para establecer una serie de reglas básicas.

Ludio dijo...

La escopeta me la llevo sí o sí. Intento colarme por la trampilla de ventilación y si por algún motivo el hecho de llevar la pistola con silenciador, la pistola de descargas y la escopeta XD, me impidiera ir por la trampilla, pues le hecho huevos y me voy por las escaleras.

(OFF: No es por seguridad, es que tengo diógenes XD)

Vórtice Marxista dijo...

Sabes que en, las películas, los conductos de ventilación comunican todas las habitaciones de un edificio y se puede uno mover por cualquier parte sin ser detectado.

La triste realidad es que, vale, cabes por el hueco, pero a dos metros más o menos de la pared de la habitación desde la que has entrado, deberías empezar a caminar por un tubo de ventilación. Quiero decir, que no es el pasillo de ventilación de las películas, sino un tubo que cruza, exento de paredes a su alrededor, a través de una habitación por el exterior. O dicho de otra manera, que deberías meterte en un tubo suspendido en el aire y atado con cadenas en el techo de una habitación. Con el consiguiente sonido y el consiguiente movimiento.

Sabes que es una habitación porque oyes gente hablando abajo en klingon) y sabes que el tubo deja de estar incrustado en la pared porque se tambalea al aproximarse. Ni siquiera sabes si va a aguantar tu peso.

¿Sigues adelante y te arriesgas?

Vórtice Marxista dijo...

RECUERDO a todo el mundo, que habéis reunido a todos los supervivientes en el refugio para acordar el plan a seguir. Lo que expongáis u lo que votéis será lo que se haga. Si alguien cree que hay que hacer algo, que lo diga e insista hasta captar la atención del resto, que se supone que deberían estar votando o participando. Si alguien necesita saber cuánta gente se ha apuntado a una iniciativa que lea atrás y busque cuántos son y, en consecuencia, se autoresponda y, si quiere, trate de reculutar más voluntarios si los necesita.

Ludio dijo...

Que le den al tubo, si ya decía yo. Me vuelvo y voy por las escaleras,...

Vórtice Marxista dijo...

Subiendo por las escaleras lo primero que descubres es que el camino se vuelve a bifurcar, izquierda o derecha. Los pasillos parecen idénticos, aunque las voces llegan más claras del de la izquierda. Por el de la derecha, al final del pasillo, viene uno de ellos haciendo la ronda. No te ha visto, de momento, ¿qué haces?

Ludio dijo...

Reflexión: Si voy a la izquierda tendré que entrar en la sala a 'saco paco' y a punta de escopeta que nos dejen a todos salir,... Si voy por la derecha tengo que reducir al colega de la ronda ya sea con una descarga o un disparo en la cabeza con la pipa del silenciador. (esto último se lo dedicaría a Luís)

Con la opción B gano tiempo y mi plan de huir solo sigue adelante, pero si la A sale bien Eliseo me ayudaría a coger las armas y repartirlas entre los demás capturados.

Mi decisión: Voy por la izquierda y me cuelo a lo Tarantino en la sala,...

Dhyrxios dijo...

Si nadie quiere nada de mi me pongo ha investigar de donde coje la corriente el bunquer.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Dhyrxios puedes usar las tomas de electricidad para recargar todas las baterias que tenemos?-

Sigo insistiendo en organizar el grupo de exploración y empezar ya. O se organiza algo o me voy sólo, no deseo poner en peligro a mas gente.
Quiero confirmar si tengo lo que necesito:
-rifle de francotirador con silenciador
-2 pistolas de 9 mm
-prismáticos
-ropa de camuflaje
-cantimplora
-cuchillo de combate
-comida transportable para una semana.
si alguien viene, que complemente lo que he pedido y sugiera. nos tenemos que ir ya, esta misma noche.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
y la munición necesaria xD

Dhyrxios dijo...

(Javier)
No habra ningún problema en cargar todos los aparatos

Vórtice Marxista dijo...

Día 37

Amanece en el refugio.

El día anterior se ha gastado casi íntegramente en hacer aprovisionamiento para la misión de rescate y en dar instrucción básica a todo aquel que lo ha solicitado sobre manejo de armas y demás cosas relevantes en una misión de ese tipo. Es muy difícil movilizar y poner de acuerdo a tanta gente por lo que un par de decisiones que se planteaban sencillas llevan tres días tratando de fraguarse. Pero parece que Fernando ha dado un ultimátum: o se decide ya qué personas irán al rescate o se va solo, esta misma noche.

Por lo pronto M.J., Andrés y Leo se apuntan al viaje. TODO AQUÉL QUE SE APUNTE debe expresarlo a lo largo del día de hoy con total claridad, para poder organizarse.
Durante el desayuno, Steve parece demasiado cansado. Se le ve desfallecido, es como si llevase días escalando una gran montaña. Le cuesta respirar y tras comer casi nada se excusa y vuelve a su cuarto. Ha manifestado la idea de acompañar al grupo de rescate, pero la ha descartado casi inmediatamente. No cree que pudiera ser algo más que un estorbo.

Mientras, en las montañas.

Todo lo que está sucediendo en la cárcel tiene carácter retroactivo. Dado el sistema de juego en esta aventura y la naturaleza de “tiempo real” de la misma, es difícil cerrar las líneas argumentales en su tiempo correcto, por lo que se debe entender que desde que Ludio se encontró la puerta abierta hasta los acontecimientos que se relatarán a continuación, tan sólo ha transcurrido un día.

Ludio toma el camino de la izquierda, se arma de valor y, mientras comprueba que las armas están a punto, pone la oreja en la puerta. Al otro lado le llega una conversación en klingon que alguien muy cabreado está teniendo. Puede entender, porque las clases de esperanto de Leo valieron para algo (aunque para poco dada su brevedad) que se habla de matar a prisioneros. Envalentonado por la perspectiva que toman las cosas, abre un poco la puerta y echa un ojo al interior.

Siete hombres armados y Eliseo, ese es el contenido de la habitación. Eliseo está sentado en un extremo de la mesa, con la foto de los dos “ninjas” capturados por los supervivientes delante de él. Ocupando el resto de sillas de la mesa, delante de Eliseo, cuatro hombres de negro, con sus rifles al lado. A su espalda, caminando en círculos con las manos en la espalda, el tipo que está hablando en tono agresivo de matar a los prisioneros. A un lado de la puerta otro hombre de negro, armado, montando guardia, y en el otro extremo de la habitación, otro, haciendo café en una vieja cafetera.

Dentro de una milésima de segundo se habrán percatado de tu presencia.

¿Qué haces?

Vórtice Marxista dijo...

Fernando, no hay trajes de camuflaje en el refugio. Todo lo demás que has solicitado está allí. Respecto a los prismáticos, M.J. ya contaba con unos, con visión nocturna y todo. Bastante mejores que los que hay en el refugio.

Javier, parece que la electricidad se mete en el suelo. Quiero decir, que siguiendo el recorrido de los cables, van de un transformador enorme al suelo, directamente, entran por un agujero y se pierden hacia abajo.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Veo que no se me a entendido bien.
Hay dos cosas que tratar:
1)grupo de exploración inicial, de 1 a 3 miembros, en el cual participo y es en el cual he lanzado mi ultimatum. (para poder localizar las patrullas, las cámaras, el lugar exácto de la montaña donde los hombres de negro tienen su base)
2)El grupo de rescate, que incluirá a todos los que se puedan, para ir a saco y rescatar a los nuestros. Para este grupo hay menos prisa y cuanto mas sepamos, mejor para evitar que nos embosquen, usando su mejor conocimiento del terreno.

Pero si no sabemos que hay fuera, no podemos hacer nada con una mínima posibilidad de éxito.

Vórtice Marxista dijo...

Como sea: M.J., Andrés y Leo se apuntan al grupo de reconocimiento. M.J. piensa que no hay que demorar el otro grupo, que deberían salir los dos grupos a la vez, más o menos, con el grupod e exploración en avanzadilla y el otro en retaguardia. Para cuando vayais explorando el terreno se pueda hacer una incursión casi inmediatamente. No sea que os pillen a mitad de camino, como a Eliseo, Ludio y los demás y volvamos al bucle de gente presa y grupos de rescate.

Vórtice Marxista dijo...

Monto se queda mirando el papel en el que Steve ha dibujado el mapa. Mirando a las montañas (los dos ojos de la carita sonriente), coge el rotulador y comienza a añadir detalles:

Al norte del todo, en la orilla opuesta a la que tuvieron los supervivientes como hogar los primeros días tras el accidente, dibuja un rectángulo que se interna en el mar. Acompaña este dibujo con "pum pum, bang bang", onomatopeyas que suenan temerosas en su voz. A ambos lados de la "cara sonriente", en el norte, como si se tratase de cuernos de la susodicha, dibuja dos palos largos. Más pun pun y bang bang.
Luego se queda sonriendo, expectante de vuestra opinión.

Ludio dijo...

Pues si el que está haciendo la guardia está más cerca mía es el que pienso usar como escudo. Así que cuando lo vea distraido entraré dando una patada a la puerta encañonando a este a la cabeza y cagándome en los muertos de todo Cristo.

Mi intención, que no les de tiempo a reactonar y dejen las armas para que Eliseo las recoja. Si no me hacen caso creo que va a correr la sangre.

Vórtice Marxista dijo...

Pues ahora mismo se le ve bastante distraido, la verdad.

Ludio dijo...

Pues vamos que nos vamos. Dando un golpe a la puerta entro encañonando la cabeza del que hace la guardia con la pistola, colocándome detrás detrás de este y apuntando al resto con la escopeta. Todo esto al son de gritos como ¡Soltad las armas!¡Ni un movimiento!¡Se sienten coño!

Un poco más suave me dirijo a Eliseo, -¡Coge todas las armas!-

Vórtice Marxista dijo...

Quizá rompa un poco el tono literario, pero lo que oyes es un pedo. Al tipo al que has encañonado se le ha escapado, supongamos que como consecuencia del susto. Todo el mundo ha hecho amago de levantarse, pero se lo han pensado mejor al ver la escopeta. El otro que estaba de guardia, detrás del tipo que hablaba de matar prisioneros, te está apuntando. El ambiente parece tenso.

Eliseo te mira con los ojos muy abiertos. Tarda un poco en reaccionar, pero cuando lo hace se mueve con profesionalidad. En poco tiempo desarma a todos. El tipo de las manos en la espalda se encara con él y le dice alguna cosa en esperanto, con mucha mala leche y con bastante cara de odio. Eliseo le da un culatazo con uno de los rifles que acaba de confiscar y lo tumba en 0,2.

Ludio apacigua los ánimos de los que aún están armados con el cañón de la escopeta.

-Vaya, hombre- rie Eliseo-. El Septimo de Caballería llega justo a tiempo.

Una vez desarmados todos, añade:

-¿Y ahora?

Ludio dijo...

-Vamos a sacar a los demás de las celdas y a salir cagando leches de aquí. ¿Puedes inmovilizar a estos? Con alguna cuerda o esposas si tienen.-

-A uno nos lo llevamos, al menos hasta que hayamos salido, pero cojamos a uno que NO se haya hecho caquita.-

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Mirando a Mondo le digo
-Gracias machote, eres siempre de mucha ayuda- sonriendo afablemente.
Luego hablo con M.J., Andrés y Leo
-Gracias por estár tan dispuestos, recoged lo que haga falta que tenemos que irnos ya-
El resto del grupo deberia dejar aqui al menos a 2 personas, o a las que se vean menos útiles en el rescate.
Equipaos, poneros la ropa mas cómoda que tengamos y menos brillante XD. Nos vamos. según salimos, le pregunto a M.J., Andrés y Leo que conocimientos tienen.

Vórtice Marxista dijo...

-Gra Sias, Frenando- te dice Monto.
-Espera, colega- dice M.J a Fernando-. SIgo pensando que deberiamos salir los dos grupos a la vez. Se supone que el Concilio era para tomar decisiones conjuntas. Vale que la gente esté un poco sosa, pero sigo creyendo que sería cuanto menos útil que saliéramos los dos grupos a la vez. Así nos aseguraríamos el éxito de la misión.

Ludio dijo...

(OFF: A todo esto ¿Cuán era el plan inicial de Eliseo? Me refiero que a qué coño se supone que veníamos aquí)

Vórtice Marxista dijo...

-Una idea cojonuda- responde Eliseo, y acto seguido comienza a atar a la gente con su propia ropa. Evidentemente esto significa que antes los deja en ropa interior-. Con esto y echando la llave a la habitación- añade señalando la caja de llaves que hay en la pared- deberá ser suficiente como para poder salir antes de que nadie lo note.

Se para junto a la puerta después de coger de la caja la llave que lleva la etiqueta correspondiente a las celdas y dice:

-No sé cómo te vas a tomar esto pero... no estoy seguro de querer liberar a nuestros compañeros ahora. No sé cómo has llegado hasta aquí, te lo agradezco, pero me parece increible, con tanto hombre armado que hayas conseguido llegar hasta mí. Lo que está claro es que ya va a ser dificil para los dos escapar, imagina si cargamos con diez personas más. A lo mejor podríamos intentar otra cosa, salir de aquí, buscar ayuda y volver para rescatarlos. ¿Qué dices?

Toda esta conversación ha sido entre susurros y sabeis con certeza que nadie la ha oído aparte de vosotros mismos.

Vórtice Marxista dijo...

Ludio, el plan incial de Eliseo era venir hasta aquí y comprobar exactamente cuántos eran los ninjas, qué infraestructura tenían y, si la situación lo requería, dar un golpe antes de que ellos mandasen a nadie para rescatar a los suyos.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Si salimos los dos grupos a la vez, es por que queremos asaltar la base de los ninjas, sin saber nada de ellos, sin conocer cuantos son, que patrullas tienen, por donde se mueven, etc.
Aclaremos.
Yo voto por salir por separado, explorar primero y luego comunicar co el grupo grande de rescate y avanzar. Tenemos lo necesario para un posible "ataque" de rescate?

Ludio dijo...

-Luego te contaré, pero tienes razón, ya ha sido una locura el haber llegado hasta aquí yo solo. Decía lo de los demás por si había suficientes armas, pero tienes razón, puede que se arme la 'Marimorena',...-

-Salgamos pues.-

Le cuento a Eliseo lo que he visto en las cámaras, para que se haga una idea de cómo es la estructura del edificio.

Vórtice Marxista dijo...

-Tenemos armas de sobra para una escaramuza si hiciera falta. Pero no es lo que digo. Lo que digo es que yendo el grupo de 3 o 4 de reconocimiento por delante y el resto a la retaguardia, podríamos hacer las cosas mejor. Quiero decir, que si todo va bien hacemos que el resto avance, si va mal, los retenemos atrás, cubriéndonos la retirada. Además, si resulta que llegamos allí y la única forma de sacar a estos de donde los tengan es a base de plomo, que tengamos suficientes efectivos como para atacar. Yo no soy John Rambo, ya me gustaría. Y ninguno de nosotros lo es. Yo voto por organizar un despliegue mayor, aunque minimizando al 0% los riesgos- aclara M.J.

Vórtice Marxista dijo...

-Claro, Ludio, has demostrado tenerlos bien puestos. Sugiero que tratemos de salir por donde hemos entrado. Más o menos recuerdo el camino que seguimos cuando nos bajaron. Salir por la puerta principal y tratar de ser ninjas, pero de verdad. Salir de este campamento, o lo que sea, sin que nadie nos vea. Luego ir a buscar refuerzos o llamar por el walkie para que vengan a reunirse contigo y conmigo mientras no les quitamos ojo a esta gente. No sé qué mierda estaría diciéndome el tipo ese, pero dudo que me estuviera dando las gracias. A lo mejor planean negociar con los presos.

Ludio dijo...

-Hagamos eso, como ya has visto soy demasiado peliculero.-

(OFF: Mi personaje, que es un músico ha viajado tocando por muchos sitios y ha tenido a veces que enfrentarse a gente que trata de aprovecharse y timar a los turistas, así como a traficantes locales y situaciones complicadas de la vida misma. Excuso así su actitud y su sangre fria en ciertos momentos.)

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
No me convence demasiado pero si es lo que la mayoria decide, vamos.
Dejadnos 50 m de ventaja, salimos para que no puedan encontrar nuestra base, por ejemplo como si viniesemos de las cuevas o la playa.
Establecemos unos sonidos como de animales, señales con espejos y/o con los brazos para comunicarnos.
Los que se queden dentro, que no abran si no estamos al menos la mitad de nosotros y damos la clave. Mirar a la cámara y sacar la lengua con cara de asco XDDD. Vamos que se hace de noche otra vez.

Vórtice Marxista dijo...

Al final, los grupos quedan de la siguiente manera:

-Fernando, M.J., Andrés, Javier (que han resultado tener formación militar más que decente) y Leo forman parte de la avanzadilla. Ellos van delante y comprobando que todo va en orden. 50 metros detrás irá el grupo 2, cuyo único objetivo es ir armado y preparado por si hubiera que liarse a tiros. Este segundo grupo está formado por:

-Virginia, Grojniak, Alma, Miguel y veinte personas más. Todos armados y dispuestos.

Ambos grupos salen al caer la noche. Aún no se han separado cuando Javier da el alto y dice:

-Bueno, creo que ya lo he dicho pero lo repetiré. Ir por donde siempre es meternos en la boca del lobo. Hemos tentado la suerte demasiado repitiendo varias veces la misma ruta. Creo, por eso, que ir al noreste es caer en la trampa. Voto porque elijamos el noroeste. Así de paso conocemos otra parte de la isla. Igual nos encontramos con más refuerzos o... yo que sé... ya puestos ¡un tanque!

Hay un murmullo de aprobación. ¿Noreste o noroeste?

Vórtice Marxista dijo...

Ludio, Eliseo y tú comenzáis a andar a lo Solid Snake por los pasillos, no sin antes decidir que él también debía disfrazarse de ninja. Los dos, de negro ya, desandáis el camino por el que os bajaron.

-No creo, de momento, que sea necesario ir jorobados por los pasillos- dice Eliseo-. Al menos hasta que den la alarma, que los que hemos dejado en bragas pulsen la alarma o se den cuenta que faltas en tu celda. Es posible que nos crucemos con alguno y ni se de cuenta de que no somos de los suyos. Esperemos hasta que no quede más remedio para ser Rambo. Es más, para evitar represalias creo que deberíamos evitar matar a nadie. A knockearlos, y solo si es indispensable.

Ludio asiente con la cabeza.

Avanzáis por los pasillos. Os cruzáis, de hecho con un hombre de negro muy cerca de la salida, se os queda mirando, sonríe y dice:

-Saluton.

Y sigue adelante. Eliseo le guiña un ojo a Ludio.

Cuando llegáis a la puerta del edificio veis el exterior. Varias barracas con camuflaje, silos, algo parecido a hangares y un edificio como de tres plantas. Hay tipos armados por todas partes. Ahora os da la sensación de que sean lo que sean, deben de ser cientos.

Al acercaros a la salida veis que hay un ninja a cada lado de la puerta que se vuelven y miran a Eliseo.

-Saluton. Kiel vi fartas?

Eliseo parece que comienza a ponerse nervioso. Traga saliva, el sudor puede vérsele como una patina de pánico escénico flrorescente. Carraspea, echa una pierna hacia atrás...

-Eh...- dice, y acto seguido le da un culatazo en la mandíbula al tio de su izquierda que resuena en media isla dejándolo k.o.
Ludio, que pretende ser útil, agarra al otro por el pelo y en un movimiento que ni el mismo esperaba, le estrella la cabeza contra la pared y ve como cae en redondo.

-A tomar por culo la infiltración- dice, y se le ve la adrenalina hincharle la vena del cuello.

-¿Y ahora qué?- responde Ludio.

-Es fácil, las balas son malas. Evítalas y corre.

Y sin mediar ni media palabra más sale corriendo hacia el área menos concurrida del campamento.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Un grupo de 5 es algo grande, pero bueno ^^.
- Javier, me parece buena idea lo de cambiar de sitio y aprovechar para explorar otra parte de la isla.

Conversamos antes de salir para ver como nos organizamos y lo que cada uno de nosotros lleva.
- Tenemos que estár muy atentos a las cámaras, para evitarlas y saber donde andan para luego romperlas o al menos desmontarlas.
(OFF: Vórtice, todavía no me has dicho si hay silenciadores para el rifle y al menos las armas que lleva el grupo de exploración).

-Si nos encontramos con una patrulla y podemos reducirlos mejor. Y si no, lo evitamos, espero no tener que matar a nadie.

Vórtice Marxista dijo...

Finalmente, el equipo de rescate se ha dividido en dos grupos que forman, juntos, un total de treinta personas (contando a Monto, que corrió detrás del grupo a última hora). En una avanzadilla de cinco personas (M.J., Fernando, Andrés, Javier y Leo) que irán comprobando que el camino es seguro y tratando de sacar la mayor información posible del terreno y un grupo en retaguardia de veinte personas, armadas, preparadas para atajar con la superioridad numérica cualquier encuentro indeseado. Mientras tanto, Ludio y Eliseo, disfrazados de ninjas, han dejado k.o. a algunos de sus captores y tratan de huir de las instalaciones militares en las que estaban recluidos.

Día 38

Los grupos de rescate ya han partido, en la noche de ayer, y han caminado toda la noche en dirección noroeste siguiendo los consejos de Javier, que opinaba que ya habían tomado demasiadas veces la misma ruta y seria caer en la trampa. Cuando amanece, es el grupo de avanzadilla en que descubre la primera sorpresa de este viaje:

-¿Qué es eso?- dice Leo señalando a la jungla.

Se trata de un globo aerostático atrapado entre los árboles más altos, deshinchado y que cuelga lacio de sus ramas, con la cesta medio volcada.

-Vaya, parece que La Isla de los Accidentes no hace ascos a ningún medio de locomoción. Eso debe llevar ahí mucho tiempo. Fijaos en el color de la tela del globo y en la vegetación que ya ha comenzado a encaramarse a él- responde Andrés.

-Quizá ese es nuestro destino- filosofa Leo-, convertirnos en árboles en esta isla.

Hacen la señal acordada al grupo de retaguardia para anunciarles que el camino es seguro y continúan. A media jornada de distancia, en una playa pequeña, descubren un gigantesco letrero de SOS hecho con piedras sobre la arena. A juzgar por el estado en que se encuentran las mismas podría decirse que llevan mucho tiempo ahí. Tras una duna en esa playa, los supervivientes encuentran más de tres docenas de cruces de madera clavadas en el suelo, sobre montículos. Parece un cementerio. M.j. siente curiosidad y se acerca al mismo para ver si hay nombres en las tumbas. Lee un par al azar:

-“JOAN. ASIENTO 23”, “ANTOINE. ASIENTO 42”. Vaya, estos no acabaron bien.

La avanzadilla hace que la retaguardia bordee la zona. No quieren que cunda el desánimo. El viaje continúa sin incidentes. Ambos grupos (por separado) hacen un alto para comer y descansar un poco.

Mientras, en las montañas.

Ludio y Eliseo han salido corriendo por mitad de la base. No han tenido que abrir fuego hasta el momento (parece que Eliseo considera que será mejor no cabrearlos más de lo necesario). Una descarga eléctrica (la única carga de la pistola) sí que ha sido necesaria en un momento en que Eliseo ha sido sorprendido y encañonado por la espalda. Ludio no se lo ha pensado, mejor una buena dosis de electricidad que un agujero en la sien. Ahora, ocultos tras una barraca, contemplan la verja que se extiende rodeando el perímetro.

-No podemos arriesgarnos a que esté electrificada- dice Eliseo-. Seguro que encontramos alguna manera de traspasarla sin quedarnos fritos en el intento. ¿Alguna idea, compañero?

Ludio dijo...

-Seguro que está electrificada, no creo que se protejan sólo con una simple verja,...-

Observo el suelo por si la tierra está lo suficientemente suelta como para cavar y pasar por abajo, ya que la opción de de la pértiga supongo que ha quedado descartada.

-O por abajo o por arriba, no creo que la puerta sea buena idea. Si encontramos un trozo de goma grande, algo que sirva de aislate podríamos cubrir parte de la verja y escalar y si no ¿Cavar una zanja?

Vórtice Marxista dijo...

-Mira eso- señala Eliseo a una torreta de vigilancia aparentemente vacía-. Subimos y saltamos al otro lado. ¿Sabes caer?

Y en ese momento comienzan a sonar las alarmas.

Ludio dijo...

-Eso de rodar ¿no? Creo que podré, al menos estoy en forma.-

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(OFF: En todo el camino, hemos encontrado rastos de los hombres de negro?, o cámaras?. Sigo sin saber si tenemos silenciadores o no.
También estamos atentos a brillos metálicos en la jungla o luces.)
Al ver las cruces, estoy de acuerdo en no enseñarselas a los demás y mirando a javier digo: - O salimos de aquí por nosotros mismos, o parece que no salimos. En cuanto volvamos, sacamos los botes para el barco.-

Virginia dijo...

OFF: Master, el grupo de avanzadilla está claro, pero el resto... ¿estamos esperando a que vuelvan o les vamos siguiendo a una distancia prudencial? Que no me ha quedao mu claro...

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Aclaración para el grupo de rescate.
Cuando los del grupo de exploración vemos que todo está bien, mandamos las señales pactadas para indicar que se puede seguir a salvo, y entonces avanzais.

Mantenemos una distancia prudencial entre los dos grupos para evitar emboscadas.

Virginia dijo...

Ok, entendido entonces ^^

Vórtice Marxista dijo...

EQUIPOS DE RESCATE:

La avanzadilla va por delante, dejando entre vosotros y ellos una distancia prudencial de unos 50 metros (eso es lo que habíais acordado). Habéis pactado una serie de señales, tanto auditivas como lumínicas, que os ponen de acuerdo en los movimientos. Cuando la avanzadilla ve seguro que paséis os lo indica, cuando considera que debéis bordear un obstáculo (como el cementerio) os lo indica. En principio váis bastante cerca como para uniros si hiciese falta y lo bastante lejos como para que no sepan cuántos sois exactamente.
NO, NO LLEVÁIS SILENCIADORES. Creo haberlo dicho ya, al menos una vez, que las armas del refugio (escopetas, rifles y pistolas de 9mm. no tenían silenciador). El rifle de francotirador (reconozco que eso no lo he dicho) sí que lo tiene, aunque no parece muy profesional, más bien algo casero (o comprado en el mercado negro de Bagdag). Había cinturones con cartucheras, tanto de cintura como sobaqueras, munición para estar diez años emulando a Clint Eastwood con toda la colección de latas de un vagabundo con síndrome de Diógenes que viviese cerca de una central de reciclaje y algunos prismáticos. También había algunas granadas (concretamente diecinueve) y de regalito, una granada de gas lacrimógeno. Ea, de ahí os habéis armado con lo que queráis y sea prudente cargar. A vuestro criterio.

PRESOS EN FUGA:

-Sí,eso de rodar y no partirse una pierna- afirma Eliseo mientras comienza a trepar por uno de los lados de la torre de vigilancia. No por la escalerilla, sino por uno de los lados y hace un gesto con la cabeza para que Ludio le imite por el lado contrario.

Arriba de la torreta descubrís al guardia. Con otro bonito agujero de bala en la frente, durmiendo el sueño de los justos, bailando el lago de los cisnes de los secuaces muertos en acto de servicio y oyendo el "Gloria, Gloria, Aleluya" en esperanto en la sala de té del dios en que creyese. Muerto, por si no lo pilláis aún.
A Eliseo no parece llegarle bien la información que está recibiendo por sus dos ojos color avellana.

-No entiendo una mierda- dice parándose en seco.

La alarma comienza a sonar y unas voces frente al pie de la torreta comienzan a gritar. Ludio, que tiene apego a su hidratada existencia, le pega un empujón para sacarlo del trance.

Y ambos saltan, con más o menos gracia, no importa, desde los más de tres metros de altura. El suelo les recibe como al hijo pródigo. La gravedad los mece como a pequeños bastardos que quieren salir de su cuna.

Y ruedan. Y el golpe noe s para tanto. Un poco de dolor en los tobillos. Pero nada grave. De momento.

-Corre, por lo que más quieras- grita Eliseo cuando escucha los primeros disparos a sus espaldas. La alarma de seguridad parece una gata en celo anunciando a todos los gatos del barrio que hoy hay barra libre en la despensa de los cubos de basura de la puerta de atrás.

Ludio dijo...

(OFF: Vórtice, sin duda el mejor comentario de todos)

Corremos como alma que lleva el diablo,... -El que ha disparado al de la torreta debe ser el mismo que disparó al que nos vigilaba y me abrió la celda,...- Tomo aire y continuo mi breve charla entrecortada y jadeante -No llegué a verle, cuando desperté ya había pasado todo. El resto ya lo sabes.-

Virginia dijo...

OFF: Master, si no llevo ningún arma, me pido (con caracter retroactivo) un palo grande ¿vale? Y un par de granadas. Es lo único que se positivamente que puedo usar bien. A menos que el curso intensivo de Fernando haya hecho milagros y me dejes llevar también una pistolita. Pero ya es cosa tuya.

ON: Estoy atenta a cualquier señal del grupo de avanzadilla (supongo que como el resto de los compañeros). Si tengo a Monto a la vista, voy sobre todo pendiente de él.

Vórtice Marxista dijo...

Monto se mueve en la jungla como si fuera el dueño de todo cuanto baña la luz. Se le ve cómodo y resuelt e incluso da la impresión que se conoce cada raíz en el suelo y cada recodo escarpado como la callosa palma de sus tostadas manos.

Todo aquél que va en la expedición ha recibido un curso de disparo. Algo rápido y sencillo del tipo "A ver, señorita superviviente, esto es una pistola; señora pistola, esto es una superviviente. Esto es un gatillo, esto se llama cañón". En fin, algo parecido a "lo que se pincha se clava en el otro" pero con algunas nociones de retroceso y demás. Puede que ninguno seais por eso unos expertos pistoleros ni vayáis a ganar el Piolín gigante en la Feria de Vuestro Pueblo, pero seguro que podréis hacer ruido y, con un poco de suerte, volarle el lóbulo de la oreja a alguien cuando le apuntéis al corazón. Así que todo aquél que quiera puede llevar una pistola 9mm., modelo STAR, que son pequeñitas y no muerden (bueno, depende).
Si otros optan por rifles o escopetas correderas, también vale.
En cuanto a las granadas, Virginia, hecho, las llevas. Lo del palo, a tu criterio.

En la huida...

Eliseo se para en seco, se mete detrás de un árbol, coge a Ludio por las solapas y lo pone frente a él.

-¿Que alguien te ha sacado de la celda?- parece confuso y nervioso- ¿Quién? ¿Y cómo sabías dónde estaba yo? Esto es muy raro, Ludio, desembucha.

Está jugueteando con el seguro de su arma. No te da buena espina lo que ves en sus ojos.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(OFF: me apunto mentalmente enseñar a disparar de verdad a la gente, para que al menos no se pegen un tiro en un pie).
Cuando estemos descansando, voy de vuelta al grupo de rescate y pregunto a la gente que tal va, en voz baja y procurando tranquilizarlos a todos. Que me cuenten que tal van y eso.

_ALMA_ dijo...

- Estamos bien Fernando, Monto ha evitado ya varias caídas, el tío es un hacha - le aprieto el brazo a Monto sonriendo.

Por mi parte, llevo una de las pistolas pequeñas, la granada lacrimógena, dos granadas normales de las que matan y me he preocupado de encontrar plantas venenosas y preparar veneno, con unas rama hueca y ancha y otros tantos trozos de madera afilada he preparado unos dardos y su correspondiente "escupedardos" que reparto entre todos.

- Podemos dispararlos sin que se den cuenta, en unos segundos estarán paralizados, conscientes pero sin poder hacer ningún movimiento, el tiempo que estén así depende de la dosis que llegue a su sangre, pero como mínimo dispondríamos de media hora. Eso sí, tened cuidado de no sorber...

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Alma es muy buena idea, me tienes que enseñar a preparar mas ^^-.
-¿Me puedes dar unos pocos?-
Le toco un hombro a mondo, -bien echo machote- y vuelvo con el grupo de avanzadilla

_ALMA_ dijo...

La visita de Fernando me da seguridad, después de darle un buen puñado de dardos y 4 "escupedardos" pienso en Henry, a salvo en el refugio, y que cuando vuelva nos pasaremos un dia entero correteando, mi grandullón necesita estirar las patas.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Reparto los dardos y escupedardos por si tenemos que neutralizas a alguno sin hacerle daño.

Vórtice Marxista dijo...

¿Alguien es tan amable de explicarme cuáles son exactamente esas hierbas venenosas cuya existencia, recogida, tratamiento y preparación hasta convertir en veneno líquido, desconocía yo en grado sumo?
Y ya puestos, ¿alguien puede explicarme exactamente cómo, cuándo y con qué herramientas se han realizado esos escupedardos (que yo que soy muy cateto y tengo mucha imaginación llamaré "cebatanas")?
Y ya de paso, si alguien tiene a bien explicarme exactamente esos puntos, ¿alguien podría explicarme exactamente dónde ha aprendido a usar una cerbatana?

Vórtice Marxista dijo...

Monto te mira, Fernando y dice:

-Frenando, bien, bien.

_ALMA_ dijo...

OFF: Pues con mi guía vegana tropical identifico las plantas, las machaco contra una piedra recogiendo el jugo, con ese jugo se empapan los dardos. Una caña hueca, untada con aceite vegetal por dentro para que no haya fricción es la cerbatana. Pequeñas puas de madera afiladas son los dardos. Soplar con todas tus fuerzas sin dejar ningún hueco libre entre la boca y la caña para que el aire actúe como impulsor.

Sobre las plantas, hay miles, aquí tienes unas cuantas: http://mitosylegendas.galeon.com/enlaces1819752.html
Aquí tienes más: http://fichas.infojardin.com/listas-plantas/plantas-toxicas-venenosas.htm

Y aquí a la que me refiero:
http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20100618175523AA2RoyW

_ALMA_ dijo...

OFF: Y por si me lo preguntas el jugo lo guardo en un coco hueco bien tapado con hojas, y los dardos envueltos en hojas tb, no lo toco con las manos y se presupone que he avisado a todos de que no lo toquen directamente. ^^

_ALMA_ dijo...

OFF: Más sobre el Curare: http://es.wikipedia.org/wiki/Curare

Otras plantas venenosas y tb el Curare:
http://www.akenar.com/Akenar/Cuadernos/venenos.htm

Qué me dices, encuentro el Curare? Cúal encuentro entonces?

_ALMA_ dijo...

Último Off: Si no lo cuezo y eriquezco es para que no sea mortal ^^UU

Ale, paro ya con las plantas :P

_ALMA_ dijo...

OFF: Buuuuueno, mentí, esta si es la última: http://es.wikipedia.org/wiki/Plantas_t%C3%B3xicas

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
(OFF: en la peli de scott pilgrim se ve el poder de los veganos, cuidado Vórtice XD.
Supongo que como alma no ha estado demasiado disponible por las enfermedades varias, no ha podido indicar como lo hacia, te aconsejo alma que lo pongas en el foro de la isla en el facebook. Ysi hay ranas de brillantes colores, yo tambiñen saco veneno XDD)

Ludio dijo...

Miro fijamente a Eliseo a los ojos, una mirada firme, punzante. -¿Qué parte no has entendido de "cuando me desperté la celda estaba abierta"? Creí haberte contado lo de las cámaras de seguridad que encontré.- Empiezo a hacer lo mismo que él con mi arma sin inmutar la mirada, sin importarme su reacción. -Curiosa forma de darme las gracias,...-

Donser dijo...

(Tamer)
YYY me recupero de mi laaaarga inconsciencia.

¿dónde huevos estoy? Ah, la isla. Ah, la cárcel. Ah... ¿Ah? Quién coño me mandaría ir a Bora Bora... La próxima vez me voy a Groenlandia, leche.
Total.
Miro a mi alrededor.
¿Posibilidades? ¿Retrete? ¿Camastro? ¿Un compañero de celda grande, peludo y cariñoso llamado Borrris?

Donser dijo...

(TAMER)(Traducción online del noruego más cerrao en el que piensa el PJ)
Rememoro.
La caída en la isla. La salida que hice para explorar todo lo explorable del litoral, hasta alejarme unos pocos kilómetros, y observación del entorno.
Dioses, soy noruego, espero encontrar un puto bote de crema solar o me pillaré un cáncer del carajo.
No soy partidario de las fantasias macgiverianas, conozco lo que sé y sé lo que conozco. Soy ex-militar (otro más, sí ¬¬)y me dedico al asesoramiento paramilitar y mercenario, así que tonterías las justas.
Ahora se me empieza aclarar la vista, y la mente después de los dos zambombazos que me han dado en el pecho con el puto taser. Menos mal que no me ha dado un paro cardíaco.
Voy a coger a esos joputas y los voy a violar con ramas de espino, como los trinque. Me concentro en mis posibilidades para huir, preguntándome si Elíseo y Ludio ya la estarán liando parda o estarán siendo torturados.
...
A la espera de instrucciones.

Vórtice Marxista dijo...

El grupo de rescate continúa explorando La Isla mientras se acercan cada día más a las montañas. Van encontrando restos de otros accidentes en La Isla: un globo aerostático caído, un cementerio con nombre y número de asiento de algunos “náufragos” de otros vuelos… Alma, que había pasado los últimos días más callada de lo habitual tratando de crear nuevas armas, está planteando nuevas opciones de defensa. Pero de momento son infructuosas pues se ha lanzado a la búsqueda del curare, un poderoso veneno sacado de una planta estrictamente amazónica que, evidentemente, no crece en terrenos del pacífico. La búsqueda de plantas venenosas para crear dardos envenenados ha sido bastante dura pues no parece que estén muy a la vista las posibilidades que necesita. En el clima en el que se encuentran haberlas haylas, pero no en mucha variedad y desde luego no con fácil acceso. Comienza a plantearse si no sería mejor dejar de buscar en la vegetación y concentrarse en la fauna (sobre todo marina) donde, sin duda, habrá más opciones de encontrar veneno. También ha experimentado con el concepto cerbatana. Uno de los supervivientes, que una vez vio un documental sobre aborígenes y cerbatanas, le explica que hacer una cerbatana de madera es un proceso que puede durar, como mínimo, dos semanas; que hay que ahuecara fuego la madera, evitar las estrías y una serie de técnicas artesanales bastante complicadas a decir verdad. De hecho, el tipo asegura que ha oído que para alguien sin experiencia con un arma así (porque no es tan fácil como soplar por un extremo) se aconsejan cerbatanas de entre un metro y medio y dos metros de longitud, para un uso medianamente aceptable. Que de lo contrario quizá tuviera un proyectil lanzado, con suerte, a medio metro de la cerbatana, bastante desviado y con tendencia a clavarse “de culo” en lugar de “de punta” que es lo que se espera de un buen dardo. Y hablando de dardos… todo un arte crear un dardo estable y con suficiente fuerza, empuje y resistencia. Cualquiera que haya jugado a los dardos sabrá este punto. Que un palo afilado no es un dardo, aunque se le parezca, y que las condiciones de estabilidad dependen de factores como el peso, la pluma, el material, etc, etc… También dice un superviviente que si no sería más fácil usar tubos de pvc o plástico para las cerbatanas, que de esos hay bastantes y ya tienen un tubo perfecto que no hay que modelar. Mientras, Eliseo se enfrenta a Ludio pensando, quizá, que este último oculta algo.

Día 39

El camino del grupo de rescate se topa con algo bastante interesante. Se trata de una iglesia de piedra, con campanario y todo, en mitad de un gran claro de la jungla. Está bastante arruinada por las inclemencias del tiempo, pero parece que en algún momento ha sido bastante majestuosa, a pesar de ser pequeñita. Sobre las podridas y rotas puertas de madera hay una cruz de madera con una rosa grabada en su centro.

Mientras, los fugitivos…

-Vale, perdona- dice Eliseo después de una larga mirada a los ojos de Ludio evaluando sin duda su sinceridad-. Gracias, de nuevo. Y ahora vamos a dejarnos de tonterías y a salir de aquí, amigo.

Un disparo hace una fea astilla en el árbol tras el que discutíais, haciéndole sangrar un oído a Eliseo. Su respuesta no se hace esperar. Sale de su cobertura, corriendo de lado, y descerraja varios tiros sin apuntar, a lo peliculero. Ludio supone que solo pretende que el enemigo se ponga a cubierto, que sepa que van armados.

-¿A correr?- mueve los labios hacia Ludio masticando la pregunta.

Vórtice Marxista dijo...

OFF ROL: Alma, no obstante, llevas contigo el fruto de tu trabajo. Tus cerbatanas de caña con tus dardos de espina. Que sea probable que no tengan el éxito deseado no significa que no puedan funcionar. De hecho, igual hasta funcionan mejor de lo que yo mismo espero. No hay que olvidar que hay un factor importante en TODO y es la Suerte.
Por otra parte si que has encontrado Amanita. Si echas un ojo en tu guía vegana verás las virtudes de este hongo y, al contrario del complicado procedimiento para crear otros venenos (como el curare), es relativamente fácil y rápido impregnar tus dardos con una especie de concentrado de Amanita.
Espero no frustrar tus espectativas. ;)

Donser dijo...

(TAMER)

Reviso la habitación aprovechando que parece que no hay guardias.
Miro las bisagras y juntas. El somier, si es de barras o rejilla, porque entonces podría tratar de sacar los muelles tensores o los alambres y pensar qué hacer con ellos.
Si es un camastro adosado a la pared, me fastidio.
Si la cisterna está a la vista aún podría encontrar algo útil, si está integrada en la pared, maldigo mi suerte y me pongo a cantar canciones tabernarias...
"Conociiiiii a una chica de Alcibiiiieeeees,
que teníiiiaaaa los pezones como rubiiiieeees;
Tenía los rizos de orooooooo,
Y la grupaaaaa COMO DE TOROOOOOOOO"
Si consiguiera un alambre o algo así, conseguido del somier, lo suyo sería tratar de hacer una zancadilla a ras de la puerta para que cuando entren a electrocutarme hociquen y eso me dé una oportunidad.

_ALMA_ dijo...

Oki, pues Amanito los "dardos" y los paso a los dos grupos retroactivamente, he hecho lo mismo pero con Amanita. xD No me frustras, es que tirar por las setas lo veía muy fácil y digo; tiro por plantas, que en todas partes hay cientos de especies venenosas. Y obviamente, Alma, que es Vegana, no va a explotar animales (seres sintientes con capacidad de sufrir y disfrutar), por que no tiene derecho sobre sus vidas.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Me quedo con la idea de las cervatanas de pvc y sacar veneno de animales (pez escorpión, pez dragon, algunas especies de ranas etc ^^)
Ya que hay tiros, escuchamos alguno?

Ludio dijo...

Ahora que lo pienso, lso encierros no son para tanto,...

Vórtice Marxista dijo...

No, no oís los tiros. Si La Isla fuera una carita sonriente, el grupo de rescate estaría en la sonrisa de la misma y vosotros estaríais en su entrecejo.
De momento lleváis los dardos impregnados de amanita y las cerbatanas hechas por Alma (los efectos de la amanita pues... ya veréis) además de vuestras armas.

Tamer, tienes un catre con un somier de muelles.

_ALMA_ dijo...

La Amanita es una bomba para el cuerpo y la mente, estarán tan ocupados temblando y alucinando que no entrañarán ningún peligro xDD

Ludio dijo...

Frases como "¡Corred insesatos!" o simplemente del tipo "¡Corre Forrest, corre!" es lo único que me pasa por la cabeza. -¡Colega!¡Corramos!Pero si vemos algún sitio donde ocultarnos o darles esquinazo sería cojonudo.

_ALMA_ dijo...

Por donde vamos ya??

Donser dijo...

Muy bien. Saco los muelles, me cubro las manos con sábanas y empiezo a deformarlos hasta conseguir algo parecido a un cable. si lo consigo, hago la guarrería pertinente para crear la "trampa casera" del cable trampa.
Pregunta: puerta o rejas?
Motivo: no es lo mismo si tengo que disimular el cable siguiendo la línea de los barrotes transversales que si tengo que disimular y llamar más la atención sobre mi si la puerta es la típica de madera/metal con avertura.
Y entonces, solucionado esto, y con el beneplácito en la acción del master, me pongo a berrear. Si noto que abren la trampilla de arriba para mirar, me hago el enfermo total, dedos al gaznate, pota, dolores brutales.

Ludio dijo...

(OFF: Sé que es complicado seguir el ritmo porque últimamente estamos dejando menos mensajes, pero tengo la sensación de que mi personaje está corriendo en el campo de fútbol de Oliver y Benji XD)

Vórtice Marxista dijo...

Día 40

Amanece en la jungla.

Las guardias de anoche informan que las señales lumínicas en la selva se han duplicado. Esta vez no se han detenido en toda la noche, como si el tráfico de información fuera más denso. Como si alguien tuviese mucho de qué hablar. Monto se muestra, cuanto más se adentra en la selva, un poco más nervioso. Pero no puede ocultar que también disfruta del viaje. Da la impresión de que se conoce la selva como su propio hogar y resulta adecuado pensar que, además, disfruta del hecho de tener “amigos”. Y amigos con grandes “calibres”, dicho sea de paso.

Por la mañana, Monto se pone en cabeza, sonriendo y volviendo la vista atrás cada cierto tiempo para asegurarse de que el grupo le sigue. Como el perro de un cazador que menea su rabo irradiando nerviosismo y felicidad a partes iguales conduciendo a su amo a la presa derribada. El grupo de avanzadilla ha dado la señal de avanzar, pero Monto parece que pretende desviar al grupo unos metros hacia la playa.

Espoleados por la curiosidad y con la idea de que no puede ser nada grave retrasarse unos minutos, el grupo le sigue. Sonriente, Monto llega a una enorme duna en la playa que a primera vista estaba desértica. Pero al acercaros más descubrís, en una linde de la jungla muy cercana a la orilla, una pequeña edificación. Es un precario refugio similar al que construisteis en la playa, quizá algo mejor hecho. Ahora se le ve desvencijado, abandonado, viejo, pero da la impresión de haber servido bien para protegerse del clima. Podría recordar a una especie de porche de madera orientado al mar y el hecho de que en su interior haya una silla y una mesa mirando en esa dirección confirman esa idea. Las tres paredes del refugio están “adornadas” con el mencionado texto bíblico que ya se ha visto en infinitud de ocasiones. Sobre la mesa cubierta de arena asoman las lentes de unos prismáticos olvidados, en el extremo de los cuales, una araña del tamaño de un puño parece otear el horizonte en busca de un mundo mejor. Colgada del respaldo de la silla hay un arma, un rifle similar a todos los que hay en la isla, arruinado completamente por la humedad y la falta de cuidado. En un cajón de madera, cerca de la mesa, hay varias botellas de licor, buceando entre la arena que lo cubre todo.
Monto sonríe con una melancolía prácticamente tangible. Sale del refugio y señala al pie de la duna, donde la arena blanca da paso a la verde jungla. Podéis apreciar un montículo pequeño de arena sobre el cual se han apilado algunas piedras planas.

-Ti To Luuu ca- dice, y casi sin dar tiempo a que nadie le consuele, emprende de nuevo la marcha jungla adentro.

Vórtice Marxista dijo...

Amanece en las montañas.

Después de correr y correr como si no hubiera mañana, con las balas silbando melodías de sudor y sangre sobre sus cabezas, Ludio y Eliseo llegan a la falda de las montañas del norte de La Isla.
-Si encontramos una pequeña cueva o algo así quizá podamos darles esquinazo- dice Eliseo casi sin aliento-. Y así puedes recuperar la respiración, no me gustaría que te diera un infarto- bromea.
Han pasado la noche corriendo, sin descansar ni dormir puesto que el enemigo tampoco lo ha hecho, porque las balas corrían más que Morfeo y la adrenalina se había sentado a los mandos y había dejado caer un pie de plomo sobre el pedal de aceleración. Pero la noche ha sido también un refugio considerable. La oscuridad se ha portado como una madre buena y ha cubierto sus siluetas y sus huellas como una tristísima capa de alquitrán derramándose en su camino con pereza y parsimonia. Han avanzado menos de noche que de día, porque de noche no importa cuánto corras, de noche importa lo poco que puedan hacer ruido tus pies al quemar las suelas en la huida. Han sido silenciosos y rápidos y eso les ha hecho despistar un tanto al enemigo. Pero sigue ahí, en algún lugar a sus espaldas.

Comienzan a moverse por la falda de la montaña, como cowboys sacados de un spaguetti western, encorvados aprovechando la cobertura de los pequeños picos y los dientes de la montaña. Ahora no corren. Se saben expuestos al ascender. Cuanto más alto suban más se abre el campo de visión del enemigo, pero lo hacen de todos modos porque no hay otra. Suben la inclinada ladera con parsimonia y cuidado y se asoman de cuando en cuando, como hijos de La Ponderosa, a comprobar si el malvado enemigo está tan cerca como para cortarles la cabellera con un rifle de francotirador del modelo Manitú.

Y encuentran dos cuevas, como dos ascensores en un hotel, una al lado de la otra, casi idénticas, y comprenden que no sólo han encontrado un refugio. También han hallado una disyuntiva. Y lo bueno de las disyuntivas es que son sinceras, objetivas. Lo que te hace dudar, hará dudar a los demás. Si te cuesta decidir entre una y otra, también le costará a tus captores.

-Podemos escondernos aquí para descansar y quizá hablar por walkie con los de las cuevas- dice Eliseo-. Y podemos… tenderles a nuestros amigos ninjas una pequeña trampa- señala el pequeño pasillo por el que hay que acceder a las dos cuevas-, ¿sabes algo de las Termópilas? Bien podríamos usar el terreno para tener ventaja o bien podríamos hacerles creer sin ninguna duda que estamos en una de las dos celdas y estar preparados. O esperar a que se dividan para cubrir las dos posibilidades a la vez y caer sobre ellos. ¿Se te ocurre algún plan, compañero?

Vórtice Marxista dijo...

Mientras, en las celdas...

La alarma ha comenzado a sonar (recordad que esta escena transcurre mientras Ludio y Eliseo están escapando del recinto).

Tamer ha estado dando forma a una trampa bastante básica para tratar de escapar usando para ello un alambre del somier de su catre. Tenía pensado comenzar a gritar en cuanto estuviera listo, pero la alarma lo ha hecho por él. Y parece tener unas cuerdas vocales más potentes que las suyas propias así que no se enfada con ella y la deja hacer.

No pasa más de media hora cuando alguien entra en el pasillo de las celdas a buen paso. A juzgar por el sonido (un par de botas militares) se trata de una sola persona.

-Gracias- piensa Tamer con una sonrisa mental del tamaño de una catedral gótica, y se prepara para actuar.

Todo sucede muy rápido. El Dios de los sicarios esperantos está dormido o fuera de cobertura en estos momentos, inténtelo de nuevo más tarde, ninja asqueroso.

Ni el hombre de negro se da cuenta de nada ni, poniendo que en el último momento se hubiese dado cuenta, habría tenido tiempo de hacer gran cosa. Tropieza y cae, de bruces, y la mala suerte se apoya en su espalda haciéndole las cosas más difíciles. Porque trata de evitar lo inevitable, arqueando el cuerpo mientras cae pretendiendo quizá estabilizarse o (claro, debe de ser eso) no caer sobre su compañero muerto (todos los sicarios van al cielo, oh sana, gloria, gloria, aleluya).

Tamer oye el gritito ahogado que produce el hombre de negro al darse cuenta de que su movimiento ha empeorado su situación y que va a golpearse la cabeza con los barrotes de la celda; y entiende que no es un hombre de negro lo que acaba de caer en la trampa, sino una mujer de negro (demos gracias al Señor).

El sonido que hace la cabeza de la mujer de negro al golpear (a la altura de la sien derecha) contra los barrotes es similar al que haría un saco de escombros cayendo desde un segundo piso sobre un colchón abandonado en mitad de la calle.

YOU WIN.
K.O.

Las llaves están al alcance de la mano de Tamer que no puede creer su suerte (quiero oír un Amén).

Vórtice Marxista dijo...

Grupo de avanzadilla: muy a lo lejos podéis distinguir el sonido de lo que podrían ser unas sirenas de alarma.

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
Perfecto sabemos que vamos en la dir adecuada.

Aumentamos la velocidad. si ha saltado la alarma, es el momento de actuar, estarán mas alerta, pero el ruido nos permitirá acercarnos sin que nos escuches.
En que dirección viene el sonido?
-Atentos muchachos, parece que la cosa se pone caliente, avisad al resto para que se preparen-

(OFF: después de encontrar el refugio en la playa, anoto mentalmente para volver a visitarlo, puedo llevarme una de la botellas de licor??)

Vórtice Marxista dijo...

El sonido viene de MUY LEJOS aún, del norte de la Isla. Puedes llevarte alguna botella si quieres. Alguna aún tiene algo dentro. Puedes elegir entre Chivas 21 años, Ron blanco, Ron Negro y Bourbon "McFly".

Ludio dijo...

-La verdad que no se me ocurre mucho, peró sí que deberíamos aprovechar estas cuevas para ocultarnos y descansar algo. Pero como tú dices, ellos pensarán que es una posibilidad, con lo que hacer una trampa no es mala idea.-

_ALMA_ dijo...

- Parece que Ludio y Eliseo la están liando, esas sirenas están sonando por ellos, seguro.

Espero que estén bien, aguantad, aguantad.
Monto, tito Lucas, el porche, tengo ganas de llorar.

dhyrxios dijo...

(Javier)
-Habría que desplegarse y abarcar mas terreno de esta manera imposibilita aun mas la localización de nuestro grupo.Con siete metros sera suficiente.Habrá que ir con mas cautela desde ahora podría haber escapado nuestros compañeros y seria necesario cogelos nosotros antes que ellos.

Donser dijo...

(TAMER)
AAAAAAAAAAMÉEEEEEEN!!
Rápidamente recojo las llaves, recopilo todo lo que lleven, ropas (si hubiera algo de mi talla), armas, los tásers y campando para fuera con todo el cuidado del mundo, pasillo tras pasillo, a ver qué encuentro...
(Recordatorio: ponerle una ofrenda a Odín y otra a Morfeo, por eso de que mantenga dormido al dios de los esperantados).

Vórtice Marxista dijo...

Javier, de momento se han organizado los grupos de manera que no exista mucha posibilidad de que ninguno de vosotros caiga. Es menos efectivo, pero no queréis corres más riesgos. No obstante, si quieres plantear que los grupos se abran un poco más, aprovecha esta noche, cuando Fernando o M.J. vuelvan a ver cómo sigue todo por atrás y se lo comentas. O adelántate para alcanzarlos.

-Encenderemos un fuego en el fondo de una de las dos cuevas, Ludio, pero tratando que parezca que no queremos que lo detecten. Luego tenemos dos opciones, pero ambas dependen de la inteligencia de nuestros perseguidores. Podemos meternos en la de al lado y luego emboscarlos cuando entren pensando que estamos junto al fuego o... si creemos que son un poco más listos, quedarnos verdaderamente junto al fuego con la idea de que pensarán "no serán tan tontos como para encender un fuego y esperar a que no los pillemos. Seguro que están en la otra cueva". De todos modos siempre existe la opción de que se dividan en la entrada. En cualquiera de los dos casos anteriores los oiríamos llegar si estamos pendientes. No sé, ¿cómo lo ves?

Virginia dijo...

Me acojono al oír la alarma. Me pongo en guardia y observo la reacción de los compañeros. Espero que Fernando vuelva para ver qué cojones pasa.

- Javier, por tu madre. No nos dejes solos ahora, joder. Que lo de dispersarse es lo que hacen los pajosiesos de las pelis de miedo, y mira cómo les luce el pelo al final- digo apuntando con la pipa a donde supongo que proceden los ruidos - Alma, Groj, ¿cómo lo lleváis? ¿Estáis cansados?- y al resto- ¿Estamos todos listos por si acaso?

Ludio dijo...

-Eso suena a una especie de bucle infinito, de esos que dicen 'tal vez ellos saben que nosotros sabemos que ellos lo saben, etcétera,... Lo dejo a tu criterio, en fin, hasta ahora hemos tenido suerte.-

_ALMA_ dijo...

- Estoy preocupada, la cosa se pone peligrosa, pero estoy preparada.

Vórtice Marxista dijo...

Día 41

Equipo de rescate.

La noche transcurre sin problemas. Aunque la alarma no deja de sonar en ningún momento y cada vez parece estar más cerca. De hecho las montañas están a una jornada, tal vez menos, de camino.

Por la mañana, tras un desayuno rápido, el grupo de avanzadilla divisa con los prismáticos a dos hombres de negro armados y muy atentos rondando por la jungla. Parecen estar peinando la zona.

¿Qué hacer?

Fugitivos en la montaña.

Finalmente, Ludio y Eliseo decidieron encender el fuego en una de las cuevas y dormir en la otra. En ambas entradas prepararon dos trampas sonoras y decidieron descansar. La noche pasó en absoluta calma con lo que se sienten nuevos por la mañana. ¿Por qué no habrán aparecido? ¿Los estarán buscando por otra parte?

Cuando se asoman, aún agachados como vaqueros de película, descubren que la falda de la montaña está llena de hombres de negro armados, peinando la montaña. Varios pares de ellos ya están comenzando a subir. Parece que han optado por reagruparse antes de subir.

-Parece que nos consideran demasiado peligrosos como para subir de dos en dos- dice Eliseo.

Celdas.

Tamer toma el cuerpo de la mujer de negro y lo esconde en su celda. Comprueba que la ropa de Ninja es unisex y que, aunque quizá le quede un poco corta, podría ayudarle a pasar medianamente desapercibido a cierta distancia.

El pasillo de las celdas tiene dos opciones. Una puerta al fondo, muy cerca de la celda de Tamer y el pasillo que sigue hacia la derecha, por donde fueron bajados el primer día. Del piso de arriba vienen ruidos de movilización, por no hablar de que la alarma lleva sonando sin parar muchas horas.

Vórtice Marxista dijo...

FE DE ERRATAS
Tamer, la "mujer de negro" no se acercó al cadáver de su compañero muerto. El cadáver del ninja con el tiro en la frente no estaba en el suelo, sino que Ludio lo agarró y escondió en su celda, quitandole la ropa, por lo que en el suelo lo que llama la atención de la ninja es el charco de sangre.

dhyrxios dijo...

(Javier)
-Virginia la separación o dispersión que yo propongo son de 7 metros vamos ha estar continuamente cerca de nuestro perimetro visual y avanzando en linea.De esta manera se evita las emboscadas.Podemos seguir todos juntos pero, en mi opinión seria bastante peligroso en caso de que nos esten buscado.Si Ludio,Eliseo,Donser y los demas han escapados los "otros" estarián rastreando en "cuña".
-Fernando ¿que te parece? podiamos de noche controlar aun mas las luces y tendriamos mas posibilidades de encontrar algo o alguien.
-Por cierto ¿que hay de los perros?¿Lo llevamos con nosotros?

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Dispersarnos me parece buena idea,Javier.-
Si los dos hombres de negro se acercan,¿que hacemos?, pasamos de ellos, los anulamos, los matamos? no es bueno dejar que nos descubran , pero si los "anulamos", descubrirán la desaparición de sus exploradores?
Que perros son esos a los que se refiere Javier?
que decisión vamos a tomar cuando no podamos evitar a los hombres de negro?

Dhyrxios dijo...

(Javier)-No me parece bien que esos dos nos coja las espalda. Por otro lado sí los anulamos sus amigos le pueden echar de menos pero prefiero que lo echen de menos antes que nos cojan la espalda. Los perros están en el refugio.

Ludio dijo...

-No podemos enfrentarnos a tantos.- Ojalá tuviéramos una roca gigante para lanzarla ladera abajo y así ¿cazar al correcaminos? Continnuo hablando -Aunque la altura nos de ventaja no tenemos mucha munición, creo que debemos seguir huyendo.-

Dlobo dijo...

(FERNANDO)
-Javier, como se te ocurre que los eliminemos? os acercais vosotros tres mientras os cubro con el rifle?-